ESTRENOS 11/08/2017

Bueno, parece que hemos llegado al momento más bajo del cine de verano. Cinco estrenos. Pre-nota máxima: cinco. De ahí, para abajo.

De aquí, sólo puede ir todo a mejor.

Así que, tenéis tiempo para disfrutar de las playas, los resorts, las montañas o, en los casos más desafortunados, de las oficinas semi-vacías y con aire acondicionado.

Siempre nos quedará Netflix.

Vayamos rapidito y no perdamos tiempo.

REY ARTURO: LA LEYENDA DE EXCALIBUR

Guy Ritchie tiene un carácter muy marcado a la hora de filmar sus películas. Esto tiene una parte buena y una mala. La buena es que es un autor con todas las letras, capaz de dotar de personalidad propia a todos los proyectos que escoge. La mala es que a algunos de ellos, dicha impronta no le sienta bien.

Después de los gangsters británicos, las pasteladas playeras por amor y el detective más famoso de todos los tiempos, se ha decidido a abordar el mito artúrico y, en esta ocasión, crítica y público parecen coincidir que esta es una de esas ocasiones en que el traje no le queda bien al largometraje.

La espada en la piedra, magos, brujas, damas del lago y espadas mágicas, todos conocemos los puntos básicos de la historia y es probable que los hayamos visto expuestos con mayor acierto en otras ocasiones.

Para la mesa acelerada y redonda:

DESCONTROLADAS

Amy Schumer es una humorista que basa su gracia en lo grotesco, en lo excesivo, en hablar de cualquier tema sin pelos en la lengua. Sexo, alimentación, traumas infantiles, todo sale de su boca con naturalidad, sin eufemismos y exagerado. Quizá por eso triunfa en los Estates, porque no están acostumbrados a una mujer hablando de una forma tan directa y eso les incomoda y les hace gracia.

Por suerte, nosotros estamos algo más acostumbrados y, aunque de vez en cuando me hace gracia, no me parece el epítome de la incorrección y la barrabasada.

Se junta en esta película con Goldie Hawn, que llevaba mucho tiempo desaparecida, para protagonizar una comedia de acción repleta de gags madre-hija y ellas es probable que estén perfectas, cada una en un papel que dominan a la perfección, pero el guión se me antoja repleto de tonterías y humor de brocha muy gorda.

Para el secuestro maternofilial:

LA HORA DEL CAMBIO

Atentos, porque puede que os resulte familiar. Resulta que hay una ciudad italiana enterrada por las irregularidades políticas, el trapicheo, la ilegalidad y los desmanes burocráticos. Así que, cuando llega un nuevo aspirante a alcalde que promete limpiar la ciudad y hacer funcionar las cosas, todo el mundo le vota.

Pero resulta que en el momento en el que el político hace cumplir su promesa y trata de regularizarlo todo, de regir un ayuntamiento de forma legal, de tratar la basura de forma sostenible y de aplicar un criterio sensato a todas sus decisiones, resulta que los habitantes se agobian y acaban decidiendo que vivían mejor con los gobernantes ladrones.

Está claro que la peli es una crítica a una sociedad irrecuperable y a cómo la estupidez del pueblo es la verdadera causante de los gobiernos que llevan a la ruina a nuestra sociedad, pero me resulta muy difícil empatizar con un sentido del humor tan italiano.

Para el censo gilipollas:

MILAGRO EN PRAGA

No sé quién habrá sido el director de marketing avispado que ha decidido estrenar una película sobre milagros navideños, ambientada en una Praga nevada y llena de adornos propios de la estación, en pleno agosto, pero ole sus huevos.

De todas formas, no sé yo si estrenarla en el momento adecuado ayudaría mucho más a una película plagada de lugares comunes, con pequeños milagros repletos de bondad, buenas intenciones y amor que juega con las creencias católicas y las ansias de maternidad.

Una familia mexicana acude a la capital de la República Checa para devolver una figurita y conseguir así un poco de suerte para que una muchacha se quede embarazada. Cuando llegan, se encuentran un bebé abandonado. Y hay amor y frases almibaradas por todas partes.

Creo que me está saliendo ya urticaria.

Para el copo desubicado:

EMOJI: LA PELÍCULA

No estoy seguro de cómo puede llegar a una cabeza pensante a llegar a la conclusión de que puede ser una buena idea, como material de base, partir de los emoticonos del whatsapp para empezar a escribir el guión de una película. Me consuela saber que no sólo hay iluminados e incompetentes con ansias de dar la nota en las empresas españolas.

Porque la película va de eso, el mundo de los emoticonos del whatsapp, con sus caritas, sus flamencas, sus pulgares para arriba y sus zurullos, envueltos todos en una aventura estúpida, repleta de chistes estúpidos y con una moralina final estúpida.

Una película de animación, a pesar de que la técnica ha ido evolucionando a pasos agigantados, se tarda bastante en hacer. Dedicar esfuerzo de animadores profesionales a parir engendros salidos de la mente de algún ejecutivo engominado que piensa que ha tenido una epifanía, me parece lamentable.

En fin, todo el mundo coincide que esto es un montón de caca.

Para la carita triste:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.