ESTRENOS 10/03/2017

Aún estamos recuperando fuerzas del fin de semana loco que nos marcamos cuando ya aparecen nuevos estrenos por la cartelera.

Sí, ya sé que he visto dieciséis películas en cuatro días, pero qué queréis, el mono cinéfago no es algo que uno pueda aplacar durante demasiado tiempo.

Esta es la semana de las películas basadas en hechos reales, con al menos cuatro películas y un documental con nombres de gente que vive o vivió. Así que tenemos monetes enormes, muchachos explotados, periodos interrumpidos, ideas mangadas, patios de luces psicotrópicos, críticas peleonas, búsquedas áureas, aspas quebradas, parientes molones, divorciadas orientales y mininos cursis.

P’allá que nos vamos.

KONG: LA ISLA CALAVERA

Esta peli tuvimos la suerte de verla en el preestreno que nos trajo la muestra SyFy y podéis ver mi opinión en el post de ayer.

LAND OF MINE (BAJO LA ARENA)

Esta película danesa fue escogida para representar a su país en los premios Oscar y posteriormente nominada, aunque acabó llevándose el premio la iraní “El viajante”, de Asghar Farhadi. Trata sobre la utilización de prisioneros de guerra alemanes, muchos de ellos casi unos niños, que fueron utilizados para limpiar las playas de Dinamarca de minas que su propio ejército escondió.

A pesar de que aparezca un montón de gente vestida de uniforme, se trata de un drama en el que se resalta la extraña relación que se establece entre los prisioneros y sus captores y la evolución de la misma una vez rematada una guerra absurda. Parece que aborda el conocido cambio de percepción que torna el enemigo en humano y la idea final de que ambos bandos son peones utilizados por altos mandos con los que no les une ningún lazo emocional.

Para el buscaminas playero:

9 MESES (KEEPER)

Hace un tiempo, cuando la MTV aún se podía ver en abierto, había un extraño reality show llamado “Embarazada a los 16”. El título no engañaba. Trataba el día a día de parejas de adolescentes que se veían en la tesitura de afrontar un embarazo y hacer planes de futuro antes de tener una vida que permita sustentar al retoño.

Esta es la versión belga, dramática y bien filmada de la idea, con una pareja de quinceañeros que explora su sexualidad tan a gusto hasta que, zasca, ella se queda preñada. A partir de aquí una serie de fases complicadas: el cabreo, la aceptación, los planes en común, la puesta al día de las familias, la lucha por mantener su decisión y su relación y un montón de situaciones vitales que parecen desprender naturalidad y verdad.

Para la falta inoportuna:

EL FUNDADOR

La historia de los grandes triunfadores que han conseguido hacer suyo el sueño americano y contribuir de esta forma al marketing viral de la idea está repleto de jetas desalmados y sin escrúpulos. También hay alguno que se ha hecho a sí mismo con buenas ideas y altas dosis de moral, supongo, aunque estoy seguro de que son los menos.

El resucitado Michael Keaton da vida a uno de estos tipos que empezaron en la nada y a base de esfuerzo, tesón y engañar al prójimo sin ninguna pizca de arrepentimiento, se convirtieron en magnates millonarios. En este caso se trata de Ray Kroc, el tipo que llenó de McDonalds el universo robando la idea a dos hermanos que habían ideado su famoso restaurante de comida rápida.

Para la jugarreta al punto:

LA COMUNIDAD DE LOS CORAZONES ROTOS

Desde luego, Isabelle Huppert no ha estado desempleada estos últimos años, precisamente. Y ahora, tras su nominación a los Oscar, la vemos de nuevo en esta película coral sobre un puñado seres extraños viviendo en el mismo edificio. Un film plagado de surrealismo en el que se juntan una actriz madura, un astronauta usamericano perdido, una abuela entusiasta, un fotógrafo inválido y yo qué sé qué otros outsiders.

Situaciones de lo más insólito, optimismo de psiquiátrico y humor del tipo te hago reir porque te pongo nervioso se mezclan en un argumento marciano que parece querer hablar sobre la incomunicación propia de las comunidades de seres humanos.

Para la casa de los líos:

DOÑA CLARA

Los films sobre personas libres y cultas que se niegan a mudarse de una vida modesta y feliz para dejar entrar a grandes corporaciones que pretenden hacer caja derribando y reconstruyendo hogares, son un clásico. A veces son melodramas cargados de sentimentalismo y otras películas valientes que aportan mucho más que la propia lucha fratricida. Como curiosidad, os recomiendo el visionado de “El cuchitril de Joe”, una película cómica que lo peta en este género.

Por lo que se lee por la red de redes, esta película brasileña parece pertenecer al segundo tipo y también parece hallar unanimidad afirmando que Sonia Braga está inmensa sosteniendo la obra sobre sus hombros.

Una ex-crítica musical retirada vive en un edificio emblemático al lado del mar y una constructora ha logrado echar a todos los propietarios menos a ella. Comienza la batalla.

Para la pernambucana tozuda:

GOLD, LA GRAN ESTAFA

Es asombroso el giro radical que ha conseguido imprimir Matthew McConaughey a su carrera. De ser carne de cañón para películas románticas de consumo rápido a participar en todo tipo de cintas arriesgadas cambiando su aspecto sin ningún complejo.

Después de conseguir un Oscar con “Buyers Dallas Club” y aparecer en cintas tan diversas como “El lobo de Wall Street”, “Interstellar” o la serie “True Detective”, nos aparece aquí con barriguita incipiente y calva grimosa interpretando a un incansable emprendedor que busca pegar el pelotazo descubriendo una mina de oro, dicho esto de forma literal.

El suertudo la encuentra y comienza una batalla por mantener su control, luchando contra todo el que quiere obtener su pedazo de tarta del pastel.

Para el explorador moderno:

ZONA HOSTIL

Debo reconocer que me pone un poco nervioso esa voz en off que relata lo que está pasando en primera persona desde el punto de vista de varios personajes en el avance de esta cinta bélica española en la que, para variar, somos nosotros los que rescatamos a los soldados usamericanos.

Y el caso es que en esta misión, se nos deben haber pegado las maneras de los rescatados, porque la pinta es muy americana. Las escenas de acción, la música épica, el helicóptero contrastando con el ocaso, la bandera ondeando… como si Michael Bay se hubiera reencarnado en Adolfo Martínez, su director.

No estoy diciendo yo que esta vocación estilística sea mala, ni mucho menos, aunque mucho melodrama veo por ahí en medio.

Para el rescate con fanfarria:

UNCLE HOWARD

Aaron Brookner es cineasta. También lo fue su tío, Howard Brookner, aunque su carrera fue truncada por el SIDA a finales de los años 80. Aaron admira a su tío Howard y descubre unas entrevistas filmadas a William S. Burroughs que estaban destinadas a convertirse en documental. En aquellas filmaciones habían ayudado dos jóvenes destinados a hacer historia: Jim Jarmusch y Tom DiCillo.

Así que Aaron se propone encontrar todas las grabaciones y realizar un documental sobre el documental que estuvo a punto de realizar su tío y de paso echar una mirada sobre la efervescencia cultural que impregnaba el Nueva York de los 80.

Como no conozco a los dos protagonistas principales y no soy muy fan de los otros tres, todo esto no me interesa demasiado.

Para las bobinas perdidas:

YO NO SOY MADAME BOVARY

Concha de oro a la mejor película y concha de plata a la mejor actriz en el pasado festival de San Sebastián para esta peli china de extraño formato y argumento algo loco que mezcla el humor con el drama.

Parece que la trama se centra en una de esas femme fatale del cine negro que pretende asesinar a una serie de tipos y para conseguirlo se asegura la colaboración de un pagafantas bajo la promesa de ofrecerle sexo si cumple con su cometido.

Para ello, el director juega con el formato de la imagen con tres pantallas en tres situaciones diferentes, una pantalla circular, otra cuadrada y finalmente a pantalla completa. Supongo que esta decisión está pensada para ofrecer algún tipo de metáfora o símil que, estoy seguro, yo no pillaría jamás.

Toda esta modernez me supera cantidad.

Para la geometría visual:

GATOS. UN VIAJE DE VUELTA A CASA

¿Sabéis los vídeos de gatitos por internet que solían llegar al correo en los albores de Internet? O lo que es peor, ¿sabéis las animaciones de gatitos que solían llegar al correo en los albores de Internet? O lo que es aún mucho peor, ¿sabéis los gif de gatitos en flash que solían inundar los albores de Internet?

Pues esta es su versión en película de animación japonesa cutre que no sé cómo carajo ha llegado a estrenarse en nuestro país, por simplona, por tontorrona y por falta de ambición.

Un cachorro de gato se escapa y tiene que volver a casa. Por el camino, el espectador intenta no hacerse el harakiri.

Para la mascota de saldo:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.