ESTRENOS 10/08/2018

Por fin, llegó el momento en el que mente y cuerpo se ausentan de los mandos de la rutina y se zambullen en el puro ocio. Este año durante un tiempo muy limitado y que se antojará, a bien seguro, escaso, pero que trataremos de aprovechar con la máxima optimización posible.

Vamos, que nos piramos de vacaciones.

Pero antes, los estrenos de esta semana de ecuador estival.

Nos llegan conversaciones tensas, conversaciones violentas, conversaciones adolescentes, conversaciones prehistóricas, conversaciones familiares, conversaciones mudas y conversaciones terrenales.

Conversemos sobre esto.

EL REHÉN

Brad Anderson es un realizador bregado en infinidad de series de TV, muchas de ellas muy apreciadas. Pero también ha dirigido tres películas muy diferentes que en su momento me gustaron: “Session 9”, “El maquinista” y “Última llamada”. Y una que le salió un poco regulera: “Vanishing on 7th street”.

Ahora se mete en una compleja historia de negociadores, espías, terroristas, venganzas y tramas políticas deudora de un cine negro con pinceladas de acción digno de escritores como John le Carré.

Protagoniza un siempre interesante Jon Hamm en el papel de ese negociador traumatizado por la muerte de su esposa tratando de salvar a su colega y suena todo lo suficientemente interesante como para darle una oportunidad.

Para las negociaciones cálidas:

THE EQUALIZER 2

No tiene mala pinta esta película de acción protagonizada por Denzel Washington, con escenas de peleas y piñoun piñoun muy bien coreografiadas. Lo malo es que se trata de una segunda parte de otra que no he visto y eso no la coloca en una buena posición para que me meta en una sala de cine a verla.

El dire sigue siendo Antoine Fuqua, que también rodó la primera parte, así como el remake de “Los 7 magníficos”, “Objetivo: la Casa Blanca” o “Training day”, así que está bregado en cintas de este tono y acostumbrado a trabajar con Washington.

El objetivo de venganza y destrucción parece una excusa para poner al actor a repartir estopa por las calles de la ciudad y poco más.

Para los balances ajustados:

MENTES PODEROSAS

Con el letrero que reza “de los productores de Stranger Things” ya parece que nos quieran contar de qué va el tinglado y no nos equivocamos. Adolescentes con poderes que son perseguidos por malvados adultos que se cagan por la pata ante las posibilidades de los primeros y una chica con el signo de “la elegida” típica en las historia de este tipo.

Se juntarán unos cuantos, se harán amiguitos, habrá alguna riña, juntos tratarán de salvar a su quinta de los planes de los viejunos y un camino del héroe de autodescubrimiento para la protagonista principal que desembocará, o bien en un final feliz o bien en un cliffhanger para una segunda parte.

Casi parece más un piloto de una serie televisiva que una película, pero supongo que será material molón para una sección amplia de la población pre-edad del pavo.

Para los cerebros potentes:

MEGALODÓN

A veces, en el mundo del cine se ponen de moda cosas muy raras. Ahora a los productores les ha dado por meter viruta en movidas con tiburones. Y con bichos grandes y jurásicos. Así que, la mezcla entre ambas modas no podía tardar en llegar.

Aquí está, con el duro ex saltador de trampolín Jason Statham y un montón de escenas acuáticas de escualo merendando gente que os recordarán a multitud de películas anteriores, desde la precursora, “Tiburón”, hasta cositas más modernas como “Piraña 3D”.

No se espera ninguna novedad, ningún giro interesante y ninguna moraleja a una película destinada a que el británico sea el héroe en un Marina D’Or abarrotado y lleno de carnaza en bañador.

Para gran pescado:

COMO NUESTROS PADRES

Drama familiar con mujer, madre y esposa que trata de ser perfecta pero, oh chorprecha, no le sale. Tiene una relación tirante con su propia madre y un día ésta le suelta una revelación que hace que todo su mundo se tambalee.

Un retrato de las difíciles relaciones entre padres e hijos que se van traspasando de generación en generación, desde un punto de vista femenino y un montón de escenas que fotografían el clima tenso de una familia con pequeños traumas irresueltos que provocan pequeños estallidos.

Todo tiene un carácter naturalista y sin excesos, el problema es que el tema no me acaba de llegar del todo.

Para la supermamá con kriptonita:

ALTO EL FUEGO

Un tipo traumatizado por la segunda guerra mundial, lo deja todo y se va a vivir a África. Tiempo más tarde, regresa a su París natal para encontrarse con un hermano sordo que está viviendo con su madre. El protagonista trata de adaptarse a esta nueva vida.

No parece haber mucho más detrás que los traumas bélicos de dos hermanos que tratan de superarlos de formas diferentes, con caracteres diferentes. Uno con un carácter arrojado y el otro apocado.

Se mezcla por ahí un romance que no me queda claro si es trío amoroso, pero no hay nada que me interese demasiado en la historia, al menos desde la visión del avance.

Para los hermanos combatidos:

BUENOS VECINOS

Que una película islandesa comience con la frase “el verano es horrible”, ya demuestra que sus personajes no pueden estar bien de la azotea. Y efectivamente tiene toda la pinta de comedia negra repleta de humanos desquiciados y reacciones en cadena que se van extremando sin remedio hacia algún desenlace psicótico.

El problema es que este tipo de humor nórdico parece no congeniar con mi humor galaico y la escalada de mal rollo entre estos vecinos me recuerda a un tipo de película que me suele dejar con una mueca de incredulidad.

Un hombre es echado de su casa por su mujer por supuesto adulterio y lucha por la custodia de su hijo pequeño, mientras tiene que hacerse a volver a vivir con sus padres y asistir a la batalla de estos con sus vecinos por los problemas de un viejo árbol.

Para las tensiones barriales:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.