ESTRENOS 09/07/2017

Ya os advertí que la llegada del calorcito, de la temporada vacacional y de la climatología playera, aunque en Madrid haya sido más bien del monzón, iban a traer retrasos en las entradas de mi Gunstar.

Así que, con un par de días de retraso, aquí estamos, en una semana extremadamente friki y extremadamente feminista, con tres películas escritas y dirigidas por mujeres, dos de ellas muy pero que muy frikis.

Así que, frikis del mundo, os va a faltar tiempo para acercaros a las salas a ver todo lo que os tienta en este fin de semana de estrenos.

Si es que siempre pasa, hay semanas en los que se hace difícil elegir por ausencia y otros se hace difícil por saturación.

Vamos al lío.

BABY DRIVER

Después de La trilogía del Cornetto, después del fiasco de Ant-Man y su salida de la película después de dejar casi a punto un guión muy divertido, se esperaba con expectación el nuevo proyecto de Edgar Wright. Y aquí está, una película de acción repleta de temazos que esperemos que le quite la espinita marvelita.

Baby es un joven con un problema auditivo, experto en evasiones sobre cuatro ruedas. Para concentrarse necesita estar escuchando música continuamente y espera saldar su deuda con unos gangsters malotes para poder vivir en paz y ver dónde le lleva la relación que acaba de empezar con una dulce chica.

Conducciones a toda pastilla, musicote del bueno, bueno contra malos, un plantel de actores envidiable… Wright lo ha vuelto a hacer.

Para el derrape de bemoles:

PREVENGE

Pues sí que me he perdido cosas interesantes en el pasado festival de Sitges. Si es que no puede uno faltar un año.

No hay cineastas como los británicos y los australianos a la hora de abordar negrísimas y desquiciadas comedias de terror y nos lo han demostrado en multitud de ocasiones. Y por lo que se ve, nos lo van a seguir demostrando, como en el caso de esta película donde una madre embarazada sigue la voz interior de su hijo nonato que le insiste en cometer atroces asesinatos a diestro y siniestro.

Alice Lowe escribe, dirige y protagoniza esta gamberrada que trata de desmitificar la idealización que últimamente se tiene sobre el periodo de gestación. Frente a los mensajes de periodo vital maravilloso, clases de yoga prenatal y paritorios en el agua con música de Bach, se encuentran un choque hormonal brutal, nauseas matinales y jefes que te hacen la vida imposible. Así que, a lo mejor le apetece a una más degollar imbéciles que planificar baby showers.

Para el feto cabrón:

LLEGA DE NOCHE

Esta película es la propuesta de terror que viene sonando con más fuerza desde que se despidió de la cartelera la original “Déjame salir”. Parece que más terrorífica y con una amenaza silente e invisible que acecha en el exterior de una cabaña de madera en la que viven los personajes interpretados por Joel Edgerton y Carmen Ejogo, junto con su hijo.

A dicha cabaña, situada en un contexto distópico de humanidad arrasada por un virus letal, llega otra pareja deseando cobijo. En ese escenario claustrofóbico y con muy pocos personajes, el director, Trey Edward Shults, hilvana un relato de relaciones entre seres humanos en momentos de desesperación, de desconfianza, de supervivencia y de lazos familiares.

Por lo que he leído, el realizador y guionista tira de minimalismo, construyendo una atmósfera opresiva con muy pocos diálogos y un ritmo cadencioso, ayudado por una buena banda sonora a cargo de Brian McOmber. Quizá una heredera de cintas de terror del estilo de “La cosa” o “Alien: el 8º pasajero”.

Para la convivencia agorafóbica:

EL HOMBRE DEL CORAZÓN DE HIERRO

Es curioso que con muy poco tiempo entre ellas, hayan aparecido dos películas sobre el mismo hecho histórico de la II Guerra Mundial. Por un lado, el año pasado, desde Inglaterra, “Operación Anthropoid”, con Cillyan Murphy, Jamie Dornan y Toby Jones, dirigida por Sean Ellis. Ahora, con producción francesa, “El hombre con el corazón de hierro”, con Jason Clarke, Rosamund Pike y Mia Wasikowska, dirigida por Cédric Jimenez.

Ambas se centran en la operación militar emprendida por la resistencia checa para asesinar a uno de los hombres más crueles e implacables del tercer Reich, el jefe de las SS y la Gestapo Reinhard Heydrich.

Esta película, en vez de tratarse desde el lado aliado, lo empieza haciendo desde la mente del propio Heydrich, intentando retratar el ascenso de Hitler al poder entre una sociedad alemana desencantada y debilitada. Aunque, en vez de rematar desde este punto de vista, construye una segunda mitad que también incide sobre el bando aliado.

Para la operación duplicada:

ESTADOS UNIDOS DEL AMOR

Esta cinta polaca que viaja a su país el año posterior a la caída del muro de Berlín, viene con un par de premios al mejor guión en los premios del cine europeo y en el festival de Berlín. En ella se retrata la vida de cuatro mujeres que viven amores socialmente mal vistos en un país que se empieza a abrir al resto del mundo.

Una señora que se enamora de un cura, otra que lo hace de su vecina, ésta a su vez trata de triunfar como modelo y una maestra que tiene un lío con el padre de uno de sus alumnos. Cuatro mujeres que viven un infierno interior al no poder saciar las pasiones que secretamente guardan en su interior.

Por lo que he leído de las críticas, los cuatro personajes están tan poderosamente interpretados por las cuatro damas de la actuación que los encarnan, Julia Kijowska, Magdalena Cielecka, Dorota Kolak y Marta Nieradkiewicz, que ellas solas son razón suficiente para dar una oportunidad a la película.

Para los corazones sin salida:

THE LOVE WITCH

De nuevo una propuesta que se vio en el festival de Sitges de este año y que a poca gente dejó indiferente por lo arriesgado de la propuesta, todo un homenaje a las películas de terror y sexplotation en Technicolor de los años 70 en los que la angelina Anna Biller dirige, escribe y pone la música a una sátira feminista con marcado formato.

Una bruja utiliza diversos métodos arcanos para encontrar el amor, sin embargo, por lo que sea, el objetivo no acaba de lograrse, dejando a su rastro un montón de muertes entre aleteo y aleteo de sus larguísimas pestañas postizas.

Reconozco que el terror de los años 70 se me atraganta. Aquellos tonos pastel, aquella sangre de rojo chillón, aquellos peinados imposibles y aquellos pantalones campana me sacan continuamente de la película. He intentado muchas veces apreciar el arte de gente como Dario Argento o Lucio Fulci y mi infancia marcada por el tono de los ochenta me lo impide una y otra vez, así que los homenajes crean en mí un efecto parecido.

Para la Morticia enamoradiza:

LA WEDDING PLANNER

Comedia gala, que, una vez más, está dirigida, escrita e interpretada por una mujer, la polifacética Reem Kherici, en la que es sus segunda película en la que ostenta todos estas labores.

Pero, al margen del mérito necesario para la industria de una artista que se lanza a controlar de semejante modo una producción, la peli parece una comedia con demasiados puntos ya vistos millones de veces. Calzonazos que sale con una chica rica que no le llena, que tiene una aventura con una mujer divertida, independiente y atrevida y que se mete en millones de situaciones rocambolescas con tal de no dar la cara y decirle a la primera cómo son sus sentimientos.

Así, parece que entramos en la típica comedia romántica compuesta de gags hilvanados por una historia poco original en los que el espectador se debate entre la vergüenza ajena y la media sonrisa incrédula.

Para el lío planificado:

TOM OF FINLAND

Cuenta el argumento de la película que el dibujante homosexual en el que se centra la película es un artista conocido. El tal Tom of Finland, nombre artístico de Touko Valio Laaksonen, fue un pionero en la cultura gay americana, un tipo que sufrió la homofobia en su juventud, que volvió de la II Guerra Mundial como un héroe y que finalmente tuvo que emigrar de su país de origen obligado por la incomprensión de la sociedad finlandesa.

Fue en Usamérica donde se dio a conocer con sus dibujos de enormes hombres musculados vestidos en cuero. Un estilo que influyó muchísimo en la escena gay de los años 70 y 80.

Yo es la primera noticia que tengo del trabajo de este dibujante y su historia vital no es que me tire demasiado.

Para las tiras moteras:

BRAVA

De una cosa parece no haber ninguna duda: Laia Marull es una actriz portentosa capaz de llevar sobre sus hombros el peso de cualquier película. En ésta, guía el viaje interior de una muchacha traumatizada con el encuentro violento con unos bárbaros en el metro y el viaje físico para intentar curar sus heridas a su pueblo natal, donde vive su padre.

Lo que ya no está tan claro si el resto de la película está a la altura de la actriz principal. El ritmo pausadísimo y la esquemática propuesta, que basa más sus fortalezas en la contención y la búsqueda de los sentimientos que en un argumento demasiado elaborado, parecen convertirla en un plato no apto para todos los gustos.

A mí, en concreto, no acaba de decirme nada un tráiler que parece dejar claro que la historia es la que es y debemos atender más al trabajo actoral que al guión, algo que me suele costar.

Para el golpe en el alma:

EL PASTOR

Un pastor de ovejas vive tranquilamente en su casa aislada, cuidando del rebaño, tomando su carajillo en el bar de toda la vida y dedicándose a una vida sencilla y sin sobresaltos, cuando unos señores de corbata vienen a tocar los huevos ofreciendo al señor unos dineros por comprar su casa y empezar a construir una urbanización de gente bien.

El conflicto está muy de actualidad, con ese ansia por el ladrillo que asola nuestra cultura económica, sin embargo no parece haber mucho más detrás del párrafo arriba expuesto. Una primera mitad de película en la que se filma la vida sencilla del pastor y una segunda en la que la tensión va creciendo hasta el extremo por la negativa del protagonista a vender.

Por lo que se ver en el avance, las interpretaciones parecen estar un poco forzadas y eso ya me echa algo para atrás.

Para la oferta rechazada:

DÍA DE PATRIOTAS

No podría haber un título más acertado. Quizá se hubiese acercado un poco más “Película para patriotas”, o “Una jodida película patriótica” o incluso “IU! ES! EI! IU! ES! EI!”, pero el que hay me parece lo suficientemente certero.

En el 2013 se produjo un atentado durante el maratón de Boston en el que murieron tres personas y sufrieron heridas más de 250. Se acusó a dos hermanos de provocar la explosión, uno de ellos fue abatido por la policía y el otro condenado a muerte. En principio, ninguna organización reclamó la autoría ideológica del mismo.

La peli parte del atentado y sigue las investigaciones para capturar a los malos antes de que exploten más cosas y aparecen por ahí Mark Wahlberg, Kevin Bacon y John Goodman haciendo cosas patrióticas y Michelle Monaghan llorando por su héroe.

Todo muy testosterónico y, no sé si lo he dicho, patriótico.

Para el aparato antiterrorista a plena potencia:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.