ESTRENOS 08/06/12

Photobucket

Venga, un par de acelerones más y me pongo al día. De momento, a jueves, las películas que debieron llegar a lo más reciente del blog el viernes pasado.

Un puñado de filmes que demuestran que estamos en una época floja, muy floja. De nuevo no pasamos de los siete prepuntos, cuando estamos a dos semanas de que nuestro amigo y vecino, el trepamuros, nos alegre la tarde. Hasta entonces, estas son las afortunadas.

ROCK’N LOVE (YOU INSTEAD)

El rollito indie que impregna a esta película se filtra a cada molécula de su ser. Los protas son un par de estrellas de sendos grupos indie que se llevan como Rajoy y la verdad, la historia se desarrolla en un festival de música indie, la película en sí busca un patio de butacas indie. Si no es la película más indie de la historia, que venga Indy y lo vea.

Un par de divos musicales son castigados a pasar el festival de música en el que actúan unidos por unas esposas, tras una trifulca entre ellos. La indiferencia y el asquito que sienten el uno por el otro irá permutando en una curiosa atracción, derivando en una comedia romántica esperemos que ligéramente atípica.

Aunque sólo sea por la banda sonora y el ambiente de festival, quizá ya se alce como la mejor propuesta de la semana. Así que para los indies encadenados:

Photobucket

LAS CHICAS DE LA SEXTA PLANTA

Hubo un tiempo en el que España estaba sumida en una profunda depresión, el paro asolaba nuestras calles y el único medio de sobrevivir y buscarse las gachas era emigrar a los países vecinos, aprender el idioma y buscar trabajo de lo que fuera. Como se puede ver, hemos aprendido fenomenalmente de nuestros errores y ahora eso es impensable.

El caso es que se puso de moda en el París burgués el tener una asistenta española, como se pueden poner de moda los cuadros escoceses o los pantalones de pata de elefante. Si en los sesenta no tenías una chacha de la península, no eras nadie. De esa manera, se formaban pequeñas comunidades de españolitas que curioseaban en las vidas de los fríos matrimonios gabachos adinerados.

La peli, cuenta la historia de una de esas pandillas de mujeres y de un francés que flipa ante la espontaneidad y el desparpajo de las señoras de bandera y tres jotas. Una comedia del país vecino plagada de rostros patrios que han ido en busca de un trabajo fuera de nuestras fronteras. Toma precrítica capicúa.

Para las chicas del piso de arriba:

Photobucket
STOPPED ON TRACK

Si la película anterior os parecía un dramón, comparada con esta os va a parecer una de las comedias de Apatow, una peliculilla ligera y amena, para pasar la tarde.

Un hombre va al médico y éste le dice: tengo dos noticias malas para usted. La primera es que tiene cáncer. La segunda es que tiene usted Alzheimer. Por suerte, no es cáncer. Pues esta es la historia de nuestro protagonista, dueño de un cáncer fulminante y terminal pero con las neuronas perdidas e incapaz de retener la triste nueva. ¿Maldición o bendición?

Película cruda, sobria y rodada con frialdad cercana al documental capaz de inundar los ojos de lágrimas al más machote de la sala. Una opción sólo para valientes. Dudo que yo esté entre ellos, así que, para el drama encarnado en persona humana:

Photobucket
EVELYN

Dramón de los gordos sobre la trata de blancas y los sueños de una vida mejor rotos por promesas en papel mojado. La historia de una chica que llega a nuestro país huyendo de la pobreza y se ve inmersa en un mundo de prostitución, barras de baile en tugurios de baja estofa y tipos sin moral, escrúpulos ni decencia.

Un puñetazo en la boca del estómago que denuncia una realidad que se esconde entre las miserias de nuestra sociedad avanzada y primermundista y primer largometraje para Isabel de Ocampo, que ya había realizado un corto sobre un tema similar. Habrá que comprobar si las ganas de alzar la voz se corresponden con la pericia como realizadora, pero ya puede uno escoger un día luminoso y alegre para alejar la tentación de suicidio.

No sé yo si encontraré ese día. Para la muñeca rota:

Photobucket
4 LOVERS

No me puedo creer que llegue, una semana más, ininterrumpidamente, como la gota malaya, otra película francesa a la cartelera. Es impresionante lo de estos tíos. Menuda industria que tienen, llueva o truene, caigan chuzos de punta o crisis de canto. Ellos, a su rollo, cuidando la cultura, sin saber que el mejor medio para salir del hoyo es recortar en cerebros.

Otro rollo es la calidad de las películas, que, obviamente, no es lineal, sino que más bien sigue una pauta de diente de sierra. Son capaces de construir una dramedia de altura como “Intocable” o uno de sus planfletos en plan “soy franchute, el mejor amante del mundo, inventor del buen sexo y la libertad orgásmica, flipa con mi rollo hippie”.

Básicamente, esta peli trata de eso. Tratado de la experimentación física y emocional de cuatro individuos buscando trapasar barreras y tabúes. El avance da pinceladas de falsa profundidad y estudiada postura rompedora. Para los cuatro follamigos:

Photobucket
PROJECT X

Hablamos ya en alguna ocasión del “found footage”. Ese tipo de argumento que comienza con el hallazgo de un material grabado que se edita y vende como si fuera real, normalmente aplicado al género de terror. De ese palo es “Paranormal activity” o “REC”.

Pues algún listo ha decidido trasladar la idea hacia otro género, el de la comedia gamberra generacional. ¿Cómo hubiese sido “El guateque” con humor gordo, una cámara digital y un montón de extras? Aquí tenéis la respuesta. Una casa típica usamericana, una piscina, un cumpleaños, alcohol, tetas y un montón de chistes sobre porrazos y sexo.

Película con un público objetivo muy concreto, diría que con las hormonas en ebullición y algún piercing o tatuaje a lo largo del cuerpo, peinados extraños y gusto por los 40 principales. Creo que no llegué nunca a entrar en esa categoría, así que para el proyecto del pardillo de USA:

Photobucket
EL GRAN AÑO

Hay tres cómicos usamericanos en una película supuestamente graciosa, con diálogos horribles, guión formado a base de ideas de fumado unidas en un botellón de licor de patata, chistes de parbulario y estereotipos de manual. Los tres tenores elegidos para dar vida a los protagonistas: Jack Black, Owen Wilson y… (pausa dramática) Steve Martin (desmayos, gritos, desesperación, prima de riesgo disparada).

¿En serio puede haber alguien, en su sano juicio o que no sea congresista, que decida pagar por ver esta película? Lo voy a repetir, por si acaso alguien no lo ha asimilado. Steve Martin.

En fin, para los tres reyes de la carcajada:

Photobucket

PLUMÍFEROS. AVENTURAS VOLADORAS

Esta semana nos llega otra película de una de esas categorías que podemos empezar ya a asumir como clásicos. La de las pelis de animación que se deberían haber quedado en la televisión, alojadas en algún rinconcito de la programación dirigida a los más enanos de la casa. Una de esas películas que, si por casualidad, llevan a un padre a la sala, viéndose obligado a pagar entradas, refrescos, palomitas y demás enseres, puede provocar un parálisis en el lóbulo parietal de modo que ponga, durante todo el metraje, cara de oler un huevo podrido.

En este caso, nos llegan desde argentina, un montón de pajaritos, pajarracos y demás seres alados cargados con bromas de pedos y eructos, golpes, risas de malvados y demás constantes en este tipo de cine, con el plus añadido de contar con ese acento tan característico de la Pampa. Que suerte.

Es probable que no llegue a muchos cines, aún así, dejemos claras las cosas y démosles a los voladores cansinos:

Photobucket

SUEÑO Y SILENCIO

Lo confieso, no he visto ninguna película de Jaime Rosales. Lo confieso también, me dan una pereza infinita así que, con todas las películas que hay desde la invención del cinematógrafo hasta ahora que me gustaría ver, es improbable que vea alguna de las que tiene echas. Tercera confesión: las voy a criticar de todas formas. Sin rubor. Porque un tipo que hace una película filmándola de lejos para que no se escuchen las conversaciones… es un tipo con el que me costaría hablar sin pensar que es un Casper de la vida.

Su último experimento es “Sueño y silencio”, una peli que concibió junto con el artista Miquel Barceló, rodada en blanco y negro y sin diálogos en el guión. Es decir, dejando a los actores en unas cuantas situaciones para ver cómo improvisan sus frases. ¿Quien necesita guionistas cuando es tan profundo y tan genial?

Ya lo dice el sabio refranero popular: los experimentos, con gaseosa. Y el cine de arte y ensayo para los que son capaces de hablar durante horas de un plano de una bombilla a media luz. Yo soy de los simples. Así que para el bostezo y la nada:

Photobucket

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.