ESTRENOS 08/12/2017

Esta semana pasada hemos tenido un puente por el medio y, como era de esperar, ya nos ha descuadrado todo. Sin tiempo para ponernos enfrente del teclado y la nave sin barrer.

Así que vamos a enmendar el retraso y dar un repaso por los estrenos navideños más recientes.

Sí, lo sé, mañana estrenan otra vez y todo indica que no me va a dar tiempo.

Espero que me funcione el motor de hipervelocidad.

EL VACÍO (THE VOID)

Ha tenido que pasar más de un año, hasta que esta película de terror canadiense que se llevó el premio del festival de Sitges al mejor largometraje el año pasado se ha convertido en viral y casi de culto, hasta que a alguna distribuidora le ha dado un parrús y se ha decidido a programarla en nuestro país en salas comerciales.

Pocas, tampoco os flipéis.

Pero el caso es que está y ya podemos disfrutar de la sangrienta historia de aires ochenteros de esta extraña criatura interplanetaria y sus elegantes esbirros que seguramente quieren algo muy vago como la dominación universal o algo así.

Carne de frikis como el menda lerenda.

Para los huecos sin llenar:

SUBURBICON

Sexto largometraje como director para George Clooney que, como totem de la industria, no tiene ningún problema en reunir un reparto de altura para un guión que firma junto con los hermanos Coen y Grant Heslov, colaborador habitual del primero tanto en forma de guionista como de actor.

Matt Damon, Julian Moore u Óscar Isaac acompañan al realizador en esta historia desmadrada y repleta de humor negro ambientada en una aparentemente idíllica sociedad usamericana de los años 50 donde se esconde lo peor del género humano bajo cada aspirada alfombra.

Parece que el particular sentido del humor de los Coen y el del propio Clooney se han unido dando lugar a una cinta cargada de mala leche.

Para la podredumbre enterrada:

EL VIAJE

En 2007 se firmó en Irlanda del Norte, después de una suspensión de la autonomía que había durado cuatro años y después de mucha violencia del IRA, un pacto de gobierno entre dos personajes que parecían enemigos íntimos y de posturas irreconciliables. El lider del DUP y el del Sinn Féin, el unionista y el secesionista cogieron la pluma y dieron lugar a un momento histórico para las verdes praderas británicas.

Cuenta la película que se estrena, que esta firma vino propiciada después de un tenso viaje en automóvil de los dos líderes, donde se tiraron todos los cuchillos de los que disponían hasta que el peso de la historia pudo más que el de su odio y llegaron a la conclusión de que Irlanda del Norte les necesitaba.

Los británicos son muy buenos filmando este tipo de dramas basados en la palabra y dos totems de su cine como son Colm Meaney y Timothy Spall bordan sus caracterizaciones.

Para las ideas enemigas:

EL SENTIDO DE UN FINAL

No he entendido muy bien la trama, pero lo que sí tengo claro es que cuando dos pesos pesados como Jim Broadbent y Charlotte Rampling llevan el peso de la trama, la película ya merece la pena.

Parece ser que está basado en una novela muy vendida escrita por Julian Barnes y habla de la memoria y de los mecanismos que llevan a que las malas y buenas decisiones de nuestro pasado condicionen nuestra vida futura.

Tony es un tipo divorciado y jubilado, algo cascarrabias y con un fino sentido de la ironía que vive tranquilamente su retiro. Hasta que la aparición de un antiguo diario remueve sucesos acaecidos en su juventud y que escondía prudentemente bajo la alfombra. La aparición asimismo de una antigua novia le llevará a un viaje mental por su adolescencia.

Para los errores olvidados:

CORAZÓN PURO

Curioso cuento de amor italiano en el que una muchacha de 17 años que va a clases para llegar virgen al matrimonio y un muchacho de 25 con una vida algo violenta se juntan y se forma una burbujita de amor puro.

El problema es que el amor puro acaba por vencer las ganas de ella de mantenerse impoluta y luego sobreviene el sentimiento de culpa y la mirada inquisitiva de su entorno. A partir de este punto se abre la interrogante de qué pasará a continuación.

Selene Caramazza se llevó el premio a la mejor interpretación femenina en el festival de Sevilla y la película parece contar con la brutal naturalidad y el compromiso de su pareja protagonista.

Para el voto roto:

EL GRAN DESMADRE (MALAS MADRES 2)

No vi la primera entrega de esta nueva comedia supuestamente gamberra usamericana que juega con la mojigatería general de sus habitantes, pero no porque no creyese que me iba a hacer gracia. Quizá entra en la categoría del tipo de humor que no suele encandilarme pero tiene a favor un plantel de actrices que me resultan simpáticas.

No obstante, a pesar de que Mila Kunis y Kristen Bell, con la desconocida para mí Kathryn Hahn y desaparecida del cartel Christina Applegate me hacen chiste, no lo hacen tanto como pagar entrada por ellas, así que esperaré pacientemente a que aparezca en alguna de las plataformas de vídeo por demanda a las que estoy abonado.

En este caso, las madres pasotas, cansadas de que las familias tiren de ellas para todo, se disponen a pasar unas navidades diferentes. Supongo que alguna risa que otra tendrá que dar todo esto.

Para las progenitoras hastiadas:

EN LA PLAYA SOLA DE NOCHE

Mira, no sé. Este es uno de esos extraños casos en el que la crítica mundial se vuelca con la película, su director y, aún en mayor medida, con su actriz principal, que se llevó el máximo galardón en los festivales de Berlín y Gijón. Uno de esos extraños casos, como decía, en el que pasa todo eso y yo no acabo de entender por qué.

Al menos a priori, que a lo mejor después veo la peli y se me hace el culo pesicola.

Pero el tráiler no me abre el apetito. Los enredos mentales de esta actriz que sufre de desamor y se pelea con un mundo que no la entiende me dejan algo frío. Como un friki solo de noche en la playa, vamos.

Sin embargo, si tanta voz se alza para ensalzar las virtudes de la cinta, digo yo que por algo será. Así que le otorgaremos el beneficio de la duda.

Para la costa oscura:

EL LIBRO SECRETO DE HENRY

Estamos ante lo que podría ser una película trampa muy bien orquestada. El tráiler está estupendamente montado, los actores son de altura, tanto el jovencísimo Jacob Tremblay, que asombró en “La habitación” y ahora pasea también su drama “Wonder” por las pantallas como Naomi Watts, Dean Norris o Sarah Silverman.

En la dirección el flamante director de “Jurassic world”. En la trama una madre soltera, un hijo superdotado, una vecina en problemas y un plan secreto para poder salvarla.

Y luego uno lee todas y cada una de las críticas y el 100% hablan de una película tramposa, ñoña, estúpida, con un nivel de inverosimilitud abismal y, claro, es difícil no llegar a creérselas. Porque, repito, son todas ellas.

Para la desinteligencia emocional:

MY LITTLE PONY: LA PELÍCULA

Me parece estupendo que exista esta película, que vaya esta declaración de intenciones por delante. Cuando yo era pequeño era fan de “He-Man” o de “Dragones y Mazmorras” y hubiera dado mi reino por que existiese un largometraje en dibujos animados de aquellos adorados héroes. Por la misma razón, entiendo que hay enanos y enanas fans de estos potrillos alados repletos de purpurina y merecen la emoción de acudir a pantalla grande a ver una aventura suya.

Otra cosa es que me parezca que yo puedo ser el público objetivo de una producción como esta. Que va a ser que no.

Su público objetivo está claro. No soy yo. No lo pretende. Todos somos conscientes de ello y todos somos felices.

Para los equinos del arco iris:

LA ISLA DE LOS MONJES

Documental que relata la vida de ocho monjes que viven en un monasterio holandés enorme y que, por necesidades que no explica el avance, se tienen que ir.

Y ya está.

En algún momento fueron ciudadanos de a pie, luego sintieron la llamada del señor, luego se fueron al monasterio cisterciense y al final tienen que cambiar su lugar de residencia.

No me interesa demasiado.

Para los hábitos emigrantes:

LLUEVEN VACAS

Estamos ante uno de esos argumentos que no pueden entrar, de ninguna manera, en mi limitada y cuadriculada cabecita. Una historia repleta de metáforas que sirven para denunciar la violencia de género. Pero de una manera muy poética y muy críptica.

Por lo que he podido adivinar, a lo mejor me equivoco, una serie de mujeres viven supeditadas a la sinrazón de sus maridos. Ellos ordenan, ellas obedecen. Y si ellos dicen que están lloviendo vacas, ellas tienen que creérselo.

Así, la cinta parece destinada a incomodar en todo momento, ayudándose mucho de la forma para enmarcar el fondo. Y tanto incomoda el tráiler que me parece imposible que yo acuda a dejarme incomodar durante 75 minutos. Por mucho que tenga un elenco de sobrada capacidad actoral. Por mucho que se destine su recaudación a una asociación sin ánimo de lucro.

Para los cuernos del cielo:

KÉKSZAKÁLLÚ

De nuevo, otro de esos proyectos que soy incapaz de masticar, que se me hacen bola y que me hacen pensar que mi sensibilidad está a años luz de distancia de la de muchos críticos que ven belleza donde yo veo soberano aburrimiento.

Una película argentina que está basada en una ópera donde, aparentemente no pasa absolutamente nada.

Me tengo que ir hasta el argumento oficial para descubrir que se trata de, y cito textualmente: “un incisivo retrato de un grupo de adolescentes en el umbral de la adultez, que atraviesan distintas crisis que derivan del confort de clase”.

Ni siquiera entiendo esto, así que ni me voy a molestar en tratar de asimilar otra obra conceptual hecha para gente mucho más lista que yo.

Para la nadería operística:

FE DE ETARRAS

Curioso el caso de la película de Borja Cobeaga. Un proyecto por el que lleva luchando años y que vio luz verde después de convencer a los jerifaltes de Netflix y que ahora, en una bonita carambola de la vida, consigue su estreno en cines mientras sigue en la plataforma de VOD.

Yo ya la he visto, así que ya no la puedo pre-votar. Algún día comentaré por aquí lo que me pareció, si cuadra.

Como pequeño resumen, me gustó, aunque quizá menos de lo que me esperaba. Y es que siempre me espero mucho del realizador vasco.

TERMINATOR 2: EL JUICIO FINAL

La sorpresa de la semana es que se re-estrenó, a golpe de jueves, una de las obras maestras de James Cameron. La segunda parte del robot venido del futuro encarnado por Arnold Schwarzenegger. Y, agárrate a los higadillos, en poderoso 3D.

No me va a dar tiempo a ir a verla y me va a fastidiar, porque es una de mis películas favoritas, pero bueno, la re-estrenaré en mi salón en simple 2D.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.