ESTRENOS 07/04/2017

Trece películas se estrenan este fin de semana, alguna de ellas, por lo que he visto, imposible de encontrar en los cines. Lo que me hace dudar de dónde carajo se estrenan.

De todas formas, un buen número de posibilidades para amenizar el tiempo libre que dejan las vacaciones de semana santa.

Tenemos vidas cambiadas, vidas externas, vidas virtuales, vidas falsas, vidas heróicas, vidas perdidas, vidas gélidas, vidas segregadas, vidas en peligro, vidas censuradas, vidas fumadas, vidas culpables y vidas copiadas.

Como dice Coldplay, viva la vida.

YOUR NAME

Este estupendo anime japonés de ciencia ficción con trasfondo romántico lo pudimos ver en la muestra SyFy de este año y fue de lo mejorcito que pasó por los cines del Palacio de la Prensa durante esos días. Podéis ver mi opinión aquí.

LIFE (VIDA)

Con el fiasco que supuso la última entrega del xenomorfo más famoso y la llegada de una nueva entrega este año, de nuevo a cargo de Ridley Scott, aparece un competidor extraterrestre con ganas de liquidar a una tripulación espacial y, si le pilla de camino, cepillarse a la raza humana.

Ryan Reynolds y Jake Gyllenhaal, que han iniciado un bromance (nuevo palabro anglosajón inventado para describir a una amistad sin sexo entre dos personas del mismo idem, lo que en las madrugadas de cualquier bareto se conoce como “eh, tú eres mi colega para siempre”) durante la promoción, despachando entrevistas entre carcajadas, se unen a Rebecca Ferguson, Hiroyuki Sanada y Ariyon Bakare, bajo la dirección de Daniel Espinosa (sueco de origen chileno que trabaja en usamérica) para luchar con un tentáculo listo en la órbita terrestre.

La propuesta de terror espacial de la temporada.

Para la célula con mala leche:

CREATIVE CONTROL

Esta película es tan rarita, tan psicotrópica, tan original y marciana, que no puede más que llamarme con cantos de sirena. Una pequeña cinta independiente que hubiese sido digna de pasar por alguno de los festivales frikis que frecuento. Rodada en blanco y negro, escrita, dirigida y protagonizada por Benjamin Dickinson y producida por Amazon Studios, es una de esas pequeñas perlas que aparecen de vez en cuando por las carteleras.

En un futuro cercano, un tipo inventa unas gafas de realidad virtual muy avanzadas, capaz de moldear la realidad de forma tan adictiva que el encargado de usarlas se va olvidando cada vez más de la gris cotidianeidad y de su atractiva novia para sumergirse en las posibilidades de los anteojos.

Obviamente, el uso cada vez mayor que le da al gadget es el típico en un hombre treintañero común: el porno. Así que el tío se construye un avatar basado en una compañera de trabajo de la que está algo colgado.

Lo malo de todo esto es que no parece haberse estrenado en ningún sitio.

Para los quevedos futuristas:

ÓRBITA 9

Tengo sensaciones contrapuestas con respecto a esta película.

Por un lado, decantarse por una opción de thriller futurista en este país me parece toda una odisea. Sólo puedo aplaudir al salmantino Hatem Khraiche Ruiz-Zorrilla por lanzarse a la aventura de escribir y levantar una producción de estas características. Un experimento cruel, un romance instantáneo y una huida en la que se trata de esclarecer el misterio son señas de identidad de un montón de películas del género, desde “La isla” hasta “La fuga de Logan”.

Por otro, no pueden dejar de chirriarme un poco los diálogos y el enamoramiento del héroe en el plazo de 50 horas, que lo lleva a rescatar a la damisela en peligro.

También tengo la impresión de que el avance desvela demasiado y de que se ponen sobre la mesa demasiadas bazas de la peli que buscan sorprender al espectador y, después de esto, ya no lo harán.

Clara Lago, Álex González y Belén Rueda tratan de otorgar credibilidad al conjunto en esta carrera por dar al traste con el experimento.

Para los pichones de laboratorio:

POWER RANGERS

Cuando la serie de estos caballeros de colores llegó a las pantallas de los televisores del país, a mí me pilló con el criterio suficiente como para llegar a la conclusión de que era demasiado cutre y los capítulos demasiado similares como para que me interesara. Nunca vi un capítulo entero.

Sin embargo, veo el tráiler de estos Power Rangers remozados, más brillantes y con mucho más dinero y efectos especiales detrás y no puedo evitar que mi lado palomitero tome posesión de los mandos e intente convencerme de que podría ser divertido.

Quizá divertido sí, pero no sé si tanto como para pagar una entrada de cine y concederle el honor de ser vista en pantalla grande. Quizá para cuando llegue a Netflix sea una buena opción de tarde-noche de pizza y refresco de cola.

Llama la atención que aparezca en el producto un actor de la talla de Bryan Cranston que, por otra parte parece lo suficientemente friki y simpático como para que le haya divertido la idea.

Para los parchises peleones:

EL HIJO DE JEAN

Un tipo vive en Francia tranquilamente sin haber conocido nunca a su padre. Su madre le ha contado que fue una aventura de una noche así que nunca le ha dado más importancia al asunto. Hasta que recibe una llamada de Canadá de un tipo que le dice que su padre acaba de morir, que tiene un par de hermanos y que el difunto le ha dejado como herencia un cuadro.

Para cuadro, la situación que se acaba de abrir ante mí, piensa el protagonista. Así que, decidido a investigar esta parte desconocida de la familia, se coge un vuelo hasta Montreal donde se encuentra que su nueva familia es bastante gilipollas. Menos mal que el señor que le llamó por teléfono, amigo de su padre, le recibe en su casa y le brinda un montón de conversaciones metafísicas que pueblan la peli.

El film de Philippe Lioret se llevó el premio al mejor actor principal y secundario en los César del año pasado.

Para la llamada canadiense:

EL OTRO LADO DE LA ESPERANZA

Aki Kaurismäki es un finlandés con una forma muy particular de escribir y rodar sus películas. Supongo que muy en consonancia con el propio carácter del país nórdico. Personajes hieráticos, de semblante petreo que se comportan de manera extraña entre situaciones aún más extrañas.

Un sirio llega a Finlandia en busca de asilo político. A pesar de que no se lo conceden, decide quedarse y aparece en la puerta de un restaurante que está montando un tipo harto de su vida, de su mujer y de casi todo. Así que, ambos tipos, después de romperse las narices con sendos puñetazos, se hacen colegas.

En esta segunda peli de una trilogía sobre Europa que empezó con “Le Havre” presentada en la Berninale y que se llevó el Oso de Plata al mejor director, se mezcla la comedia y el drama de una forma bastante chaplinesca o keatoniana, según cuentan las crónicas.

Para el sirio helado:

I AM NOT YOUR NEGRO

James Baldwin fue un escritor afroamericano que sobresalió como uno de los más agudos participantes del movimiento por los derechos civiles que luchaban por la igualdad racial allá por los años 60. En esta época conoció a tres activistas que fueron asesinados por defender algo que hoy en día parece obvio, que los negros tuvieran los mismos derechos que los negros. Estos tres tipos fueron Malcolm X, Martin Luther King y Medgar Evers.

Baldwin dejó inacabado un ensayo que incidía en que el problema del racismo en los Usamérica estaba escrito en el propio ADN del pueblo, que era un mal estructural que marcaba la historia del país. Este documental, narrado por Samuel L. Jackson, nominado al Oscar y con un montón de premios, viene a ser una extensión de aquel ensayo.

No niego que cuente cosas muy interesantes para entender la forma de pensar de una gran parte del pueblo estadounidense. Lo que pienso es que no es un tema que me apasione, la verdad. Soy consciente del fanatismo y la estrechez mental de gran parte de sus ciudadanos (sólo hay que echar un vistazo a quién han elegido como presidente) y un nuevo documental que lo ponga de relieve no me llama demasiado.

Para la segregación enraizada:

PRIMER MINISTRO

El primer ministro alemán, su mujer y sus hijos son secuestrados justo antes de un encuentro con la presidenta de los Estates. Maniatado en medio de un escenario muy cinematográfico le plantean un duro dilema: o le dispara a la presidenta o su familia será asesinada. Así de simple, de directo, de conciso.

El hombre, claro está, se halla atribulado. Así que se reúne con la política con las calandracas temblando y la seguridad de su familia y su deber como ciudadano, mandatario y ser humano luchando en su cabeza.

Obviamente, para que la peli dure, el tipo elige intentar plantar cara a los malos de la peli, iniciándose así una huida llena de suspense germano en la que, el que parece ser el único político con escrúpulos del planeta, trata de solucionar el pifostio.

Para la política mortal:

ÚLTIMOS DÍAS EN LA HABANA

Un puñado de personajes que malviven en las calles de La Habana sueñan con que su suerte cambie de bando. Uno sueña con escapar a Nueva York y otro con curarse de una enfermedad incurable.

Seguro que un argumento de estas características, ambientada en Cuba, esconderá un montón de metáforas y simbolismos que hablarán de la situación política y social de la isla y estoy seguro de que yo no las pillaría.

De todas formas, estos argumentos pegados al asfalto, en los que se respira el sudor de los personajes y se mueven en un dramatismo crudo y sin concesiones, no suelen conseguir atraerme hacia el cine. Tampoco éste parece ser el caso.

Para los sueños huidos:

SMOKING CLUB (129 NORMAS)

Ojo a los tags que pone FilmAffinity para categorizar la película: comedia, película de episodios, drogas, artes marciales.

Lo de artes marciales yo creo que es porque en el avance se ve a un tipo pegando una patada y rompiendo un taco de billar, porque por lo demás, poca pinta tiene esto de parecerse a una peli de Bruce Lee.

Un cuarentón cansado de la vida decide dar un giro a su existencia y dejar su curro de funcionario para montar un club de fumadores de cannabis con una sola norma: el club es un espacio de libertad. Lo que pasa es que al final la libertad es un caos difícil de manejar y se ven obligados a poner otras 128 normas para intentar acotar el desmadre.

Con esta premisa, un montón de personajes porretas a cada cual más extravagante y un paquete de tres kilos de hierba que desaparece, se construye una comedia fumeta y alocada.

Para el humo libertario:

EMPATÍA

Me da la impresión de que últimamente hay un montón de documentales parecidos que intentan concienciarnos sobre los males ecológicos de este planeta, que no son pocos. Voces que alertan a nuestra conciencia sobre el malgasto de recursos o sobre la tala de vegetación, sobre el maltrato a los animales y a nosotros mismos. En definitiva, pruebas de que nuestra huella ecológica se está volviendo mortal e irreversible.

En este caso, “Empatía” incide de nuevo sobre el maltrato animal. El avance nos cuenta que antes de salir de casa por la mañana ya hemos maltratado patos, ratones de laboratorio, vacas y ovejas. Después comeremos carne de todo tipo y estaremos cargándonos la capa de ozono por culpa de la ganadería.

Con algunas cosas puedo estar de acuerdo y con otras no. Empatía sí, pero no hasta extremos infinitos. En todo caso, estos documentales pueden servir para situar mejor dónde estamos situados en cuanto a este tema.

Para el cariño animal:

EL REINO DE LAS RANAS

Vamos a ver, vamos a ver… que no sé si yo estoy imaginando cosas raras. En el reino de las ranas se celebran unas ranalimpiadas. El ganador tendrá el honor de casarse con la princesa. Pero la princesa no está de acuerdo y se presenta también a las pruebas para hacerse con su destino. Por si esto fuera poco, la primera disciplina que se puede ver en el tráiler en el que participa la princesa es tiro con arco.

¿Es cosa mía o esto es exactamente el argumento de “Brave” cambiando pelirrojos escoceses por anfibios? ¿Esto no es tener muchísimo morro?

Vale, después parece que todo va por otros derroteros y la mayor seña de identidad es un fallido sentido del humor que provoca muecas de dolor en vez de sonrisas.

Siempre me llama mucho la atención que subproductos como este consigan llegar a la cartelera.

Para el ranismo rancio:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.