ESTRENOS 05/01/2018

Y ahora sí que nos ponemos al día con los estrenos abordando los de inicio de año. Este viernes también estrenaron consitas, y algunas inauguran la carrera hacia los Oscar, que se ha abierto con los Globos de Oro celebrados este mismo fin de semana.

Así que agarraos para el aluvión de películas apetecibles y que nos obligan a descartar más que elegir. Que dura la vida del cinéfago.

Naipes famosos, frustraciones generacionales, lances con sotana, pesquisas silenciosas, pesquisas demoniacas, frustraciones de género y batallas enanas.

Allá que nos vamos.

MOLLY’S GAME

El caso de Molly Bloom saltó a la palestra hace bien poquito. Fue esquiadora olímpica y cuando colgó los esquíes comenzó como azafata y camarera en partidas de poker para famosos en los Estates. Le fascinó el mundo de las apuestas de los apuestos y fue ascendiendo en el mundillo hasta ser ella la que organizaba las partidas.

Conoció a todo tipo de famosos, algunos de los que habla bien, como Leo DiCaprio o Ben Affleck y otros que ha puesto a parir, como Tobey Maguire y su esfera se fue ampliando hasta involucrarse con círculos mafiosos. El increíble ascenso tocó a su fin cuando entró en escena el FBI y confiscó todas sus cuentas, obligándola a partir de cero.

Aaron Sorkin, el mago moderno de la palabra, el que es capaz de escribir diálogos tan brutales como los que pueblan los diálogos de “El ala oeste de la Casa Blanca” o “La red social” se ha fijado en el libro de memorias de Bloom para escribir el guión de esta peli y aprovechar para que este proyecto sea el primero en el que asume el cargo de director y se ayuda de una actriz tan magnética y camaleónica como Jessica Chastain.

Para el full de punchlines:

QUÉ FUE DE BRAD

Ben Stiller tiene un gusto exquisito para meterse, entre sus películas más taquilleras, en proyectos muy interesantes. Ahí tenemos las “Meyerowitz stories” de Netflix que aún tengo pendiente, el “Mientras seamos jóvenes” de Noah Baumbach o “Greenberg”. El tío parece un cinéfilo de tomo y lomo y está decidido a dejar tras de sí una carrera que no sólo haga uso de gags facilones.

En este caso se mete en la piel de un padre que roza los cincuenta que pretende aplacar la frustración de no haberse convertido en algo grande en la vida, a diferencia de algunos de sus amigos de la universidad, con enormes triunfos personales, ayudando al éxito de su hijo, acompañándolo a la búsqueda de la mejor universidad posible.

Una de esas películas independientes que hablan de los traumas vitales y de las búsquedas personales que, por mal que nos pese, nos hacen sentirnos identificados a los de mi generación. El síndrome del farsante y todas esas cosas.

Para la desubicación cincuentona:

QUE BAJE DIOS Y LO VEA

La Champion Clerum. La verdad es que la tontería me ha hecho gracia.

La comedia blanquita dirigida y escrita por Curro Velázquez, creador de la serie “El chiringuito de Pepe” no pinta nada mal. Por un lado, un elenco extenso y gracioso entre el que se encuentra Karra Elejalde, El Langui, Fernando Valverde o Macarena García. Por otro, un punto de partida loco en el que un monasterio en quiebra debe salvarse participando en un torneo de fútbol para religiosos.

La unión de excluídos sociales que luchan para conseguir un fin tan poético como a priori imposible es un clásico y cuando el guión consigue identificar a los rarunos con el público, entonces se produce la magia y surgen las risas.

Desde luego, parece haber toneladas de cariño en el trato a los personajes y toneladas de ilusión en el proyecto y, de alguna manera, el tráiler ha conseguido contagiármelos.

Para las bicicletas del rapero:

WONDERSTRUCK. EL MUSEO DE LAS MARAVILLAS

Todd Haynes es el director de “Lejos del cielo” o “Carol” y en este caso aborda una historia que no sé si calificar de fantástica o de épica, porque el tráiler, a pesar de ser muy emotivo, ayudándose del “Space oddity” de Bowie, no llega a aclarar demasiado su argumento más allá de señalar a sus dos protagonistas, un niño y una niña sordos en dos épocas distintas.

Parece ser que ambos buscan algo, el chaval, el contemporáneo, busca pistas que le lleven a conocer a su padre y la niña busca algo relacionado con una actriz de teatro. ¿Cómo se llegan a juntar estas dos historias? Pues para saberlo, habrá que ver la película.

Participó en la sección oficial del Festival de Cannes y las críticas hablan de emotividad a raudales que ralla el melodrama y el espectacular diseño de producción, características ambas que ya pueden apreciarse en el avance.

La verdad es que la historia me tiene bastante intrigado.

Para las búsquedas sin sonidos:

INSIDIOUS: LA ÚLTIMA LLAVE

La saga de “Insidious” es un caso curioso en el mundo del terror franquiciado. Debo reconocer que no llegué a conectar demasiado con la primera, cuando la vi en el Festival de Sitges porque acabó pareciéndoseme demasiado a un remake encubierto de “Poltergeist”, aunque no cabía duda del talento de James Wan tras las cámaras.

Pero con el tiempo supo deshacerse de esa primera impresión y derivar hacia una serie de películas protagonizadas por una medium de avanzada edad, secundada por dos frikazos de ramalazo cómico, lo que en Hollywood es casi impensable. Además, consiguió mantener el interés evolucionando sus tramas lejos de la familia del comienzo.

No es que se haya convertido en mi saga favorita, pero con el tiempo acabé viendo todas sus entregas. Supongo que pasará lo mismo con ésta última. Eso sí, es probable que espere a que aparezca en alguna plataforma de vídeo por demanda.

Para el upside down conjurado:

ENTRE ELLAS

Me da la impresión de que el guión de esta comedia belga está plagada de tópicos. Una sucesión de escenas de “Matrimoniadas”, contadas desde el punto de vista femenino y, eso sí, mucho más sofisticadas y puestas al día. Como si unos cuantos monólogos de “El club de la comedia” fuesen llevados a un guión de cine.

Mujeres modernas, que sufren la estupidez crónica de los hombres y se ven obligadas a tirar del carro a cada momento. Y no es que le vaya a poner yo peros a esta aseveración, sin embargo los enredos que vemos en el tráiler no suponen una gran valentía ni profundidad, sino que se limitan a los chistes sexuales y los líos de cuernos.

Entre todos estos gags, una historia central que habla de una pandilla de mujeres que descubren que el prometido de su prima le es infiel y deciden no contárselo para darle una oportunidad al futuro matrimonio.

Para el clan de la frustración:

SOLA EN CASA

La verdad es que en este caso, voy a echar un capote al becario titulador. Aunque parezca que ha tirado por el camino fácil parodiando la famosa película de Macaulay Culkin, era imposible sacar otra cosa del título original, “Gnome alone”, un juego de palabras que mezcla el gnome de gnomo con el home de casa. Así que correcto.

Por lo demás, la historia se presenta muy anodina y formuláica. Una muchachuela que se muda con sus padres a un casoplón y se encuentra con que unos gnomos de jardín son los encargados de mantener a raya a unos bichos de otra dimensión que tienen querencia por destruir el universo.

Así que la gótica y el amigo nerd se ven envueltos en la lucha para salvar al mundo y ayudar a los gnomos y todo sin demasiado interés por construir algo novedoso.

Como curiosidad, el tema de la película lo firma Becky G., que se ha hecho muy famosa en nuestro país con la canción “Mayores”, después de ser censurada en TVE en el programa de OT. Suponemos que en este caso sin símiles verderolos.

Para los enanos guardianes:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.