ESTRENOS 04/10/2019

Yo creo que va siendo hora de desempolvar viejas costumbres y recuperar este espacio cinéfilo antes de que caiga (aún más) en el olvido.

Comencemos por los estrenos de la semana, aquel chivatazo periódico que advertía de las nuevas propuestas que iban pasando por la cartelera. Entre otras cosas porque de esta forma, incluso yo vuelvo a estar ligeramente enterado de lo que se cuece en la actualidad cinematográfica.

Pachachos jamados, himnos sublimes, bolas y balones, adopciones de corazón, investigaciones clásicas, accidentes moldeantes, realidades jodidas, músicas machirulas, elecciones animales y fuegos helados.

Descendamos a la locura.

JOKER

Sin duda el gran estreno de la semana. Una película que, según el director, en vez de introducir a Joaquin Phoenix en el universo de DC, lanza al conocido villano y némesis de Batman al universo particular del actor.

Todd Phillips salta, sin solución de continuación, de las películas de humor grueso y personajes desatados como «Resacón en Las Vegas» o «Road trip (Viaje de pirados)» a llevarse el León de Oro en Venecia con un payaso mucho más inquietante.

Para la sonrisa violenta:

AMAZING GRACE

Escuchar a Aretha Franklin, ya sea en un concierto, en la radio, en un personaje en medio de las andanzas de los Blues Brothers o, como es en este caso, en una actuación en una iglesia de Los Angeles cantando gospel, es siempre un subidón de adrenalina.

Este documental recoge la grabación de un disco en directo que se hizo famoso por el grado de emoción que la voz de esta gran diva consiguió en los afortunados que pudieron verlo. Y estoy seguro de que se hace corto.

Para la voz celestial:

UNA PEQUEÑA MENTIRA

Historia de redención de un padre que es un completo desastre a través de los sueños depositados en la carrera balompédica de un chaval que es un crack, aunque algo bajito y enclenque. Muy a lo Messi.

Aunque el trasfondo deportivo podría, a priori, no encajar con mis gustos, me da a mí que el camino que ambos recorren para reconciliarse entre sí y con la vida es muy bonico y me podría llegar a la patata. Además, si está un tipo como François Damiens, a quien descubrí en la preciosa «La familia Belier», el total sube unos cuantos enteros.

Para el remate a la vida:

DIECISIETE

Daniel Sánchez Arévalo es el director que pergeñó «La gran familia española» o «Primos», así que con sólo su nombre ya se presupone una calidad incuestionable. Un tipo que maneja la emoción, la risa, el tempo y la música de una peli de una manera excepcional.

Aquí nos habla de la búsqueda de uno mismo en esa complicada edad del pavo, en la que un chaval asocial y que entra y sale de los centros de menores encuentra un poco de paz a través del amor de un perrete. A mí tanto las actuaciones como el viaje me han ganado.

Para el guía vital:

EL CRACK CERO

Hace la friolera de 38 años José Luis Garci filmó una película imprescindible para el cine español. Un relato de cine negro protagonizado por Alfredo Landa en la piel de un detective privado que bebía del cine clásico estadounidense.

Ahora le ha parecido adecuado hacer una precuela, retomando el personaje de Germán Areta con el rostro de Carlos Santos y, no sé a vosotros, pero a mí los diálogos me suenan tan forzados como Díaz Ayuso en una olimpiada matemática.

Para el detective cañí:

CUERNAVACA

Un chaval se encuentra sólo y desamparado después de que su madre tenga un grave accidente y acaba en casa de una abuela que apenas conoce, en un mundo nuevo que apenas conoce y que le servirá para ir transitando ese oscuro camino hacia la adultez.

El avance de esta película mexicana, con Carmen Maura entre su plantel, parece algo vacía en sus imágenes. O sin alma. O qué sé yo. El caso es que a mí me ha dejado frío como un témpano.

Para la nueva convivencia:

VARADOS

Una nueva muestra de que el interés del tema en sí, no tiene por qué ir ligado en mi cabeza al interés del documental que lo aborda.

Historias sobre refugiados, sobre almas que esperan, con la esperanza ya justita, a su paso al viejo continente, huyendo de realidades muy jodidas.

Para el mundo podrido:

LA DIRECTORA DE ORQUESTA

Tanto la trama, como las intenciones y los diálogos de esta película de empoderamiento femenino basada en una historia real, suena a demasiadas veces visto, a plantilla de Word de personaje que lucha contra la incomprensión de la sociedad, a derroteros perfectamente previsibles.

No niego la validez de las intenciones, sin embargo mi interés por los caminos seguidos para llegar a la crítica es más bien baja, por la aparente falta de riesgo o de intentar salirse un poco del molde. Todo esto con mi habitual falta de información y de criterio, claro está.

Para la batuta empoderada:

EL REY BURRO

No es frecuente que una película de animación paquistaní se presente por nuestros cines. Ni frecuente ni ha sucedido en la vida, diría yo, arriesgándome a equivocarme.

Por lo que vemos en el avance, tampoco era necesario. Humor tontorrón, crítica política a unos niños que seguramente se la bufe bastante y bailes a lo Bollywood en una mezcolanza difícil de deglutir.

Para otro gobernante burro:

TABALUGA Y LA PRINCESA DE HIELO

Película infantil alemana que parece un refrito de varias cosas que han triunfado últimamente sin más ambición que la de poder atrapar por alguna de ellas a algún infante despistado.

Por un lado, los dragones y por otro una Elsa descafeinada que no canta «Let it go» ni parece tener el más mínimo encanto en una aventura carente en absoluto de originalidad, con un Olaf gordo y malvado poniendo trabas por el camino.

Para la fusión mal:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.