ESTRENOS 04/05/2018

La semana pasada, entre viajes estelares por lejanos mares intermedios y más carga ocupacional en las misiones diarias, no tuve tiempo a dejar mis pre-impresiones sobre lo que se estrenaba.

Enmendamos la falta, aunque nos ha quedado una semanita algo ramplona.

Suertudos viejales, nominables quijotescos, tradiciones rancias, vigilantes de cereales, disgresiones románticas, incursiones vengativas, besos a oscuras, tratos húmedos, discursos alambicados, piernas cruzadas, materiales baratos y miradas internas asoman la patita.

Vean.

LUCKY

Harry Dean Stanton es uno de los actores fetiche de David Lynch y un gran secundario que ha paseado su frágil cuerpecillo por infinidad de producciones de todo calado.

Murió en septiembre del año pasado, pero antes tuvo tiempo de protagonizar, a los 91 años, la opera prima de John Carroll Lynch que, al contrario de lo que estáis pensando, no tiene nada que ver con el director de “Mulholland Drive”. Es el actor de calvo y barrigón que pudimos ver en “Zodiac” o “Fargo” y que ahora da el salto a la dirección.

La película parece hecha tan a medida del actor que no para de recibir grandes críticas e incluso se alzó con el galardón a la mejor interpretación masculina en el festival de Gijón. Sin embargo, Harry decidió que su tiempo entre nosotros había tocado a su fin y se marchó antes de poder recogerlo.

Todo suena crepuscular y entrañable en este atípico e independiente canto del cisne.

Para el final de la carretera:

ROMAN J. ISRAEL, ESQ.

Denzel Washington es uno de esos actores que todos los años tiene, de alguna u otra forma, la etiqueta de oscarizable, independientemente de la película que protagonice. Ya puede hacer un drama intensito o lanzarse a arrear guantás que siempre está creíble.

En este caso, se ha dado una combinación algo extrema. Todo el mundo coincide que la película es un poco del montón, un argumento que tira al drama legal que va cayendo en una especie de thriller que conforma un bonito batiburrillo, pero Denzel ha sido nominado a la estatuilla. Quizá no la ha ganado porque el envoltorio de su interpretación no era muy vistoso, pero ahí está.

Con esta casuística se convierte en una cinta que, al menos, genera curiosidad y que no me importaría ver alguna tarde de domingo. A ser posible, sin pagar entrada.

Para el pelazo terco:

MI QUERIDA COFRADÍA

Supongo que será ésta una película que se ve con mucho más cariño si uno es asiduo a la Semana Santa andaluza. Aunque su vocación de denuncia y su guerra de sexos responden a un ámbito más global, hay un montón de localismos que seguro que se sienten más cerca cuanto más haya vivido uno la idiosincrasia del sur.

No es mi caso, más apegado con las costumbres del norte (quizá por ello me hace más gracia un “8 apellidos vascos”) y, sin desmerecer la película, que parece tener unas interpretaciones muy solventes entre esa cuadrilla de mujeres rebeldes, no es un tema que me atraiga a una sala de cine.

Se llevó el premio a la mejor actriz de reparto para Carmen Flores en el Festival de Málaga y las críticas no la ponen nada mal, así que estoy seguro de que garantiza buenas risas a gran parte del público.

Para las costumbres arcáicas:

REBELDE ENTRE EL CENTENO

Minipunto negativo por no encontrar tráiler en versión original subtitulada.

El empeño del cine americano por relatar historias de héroes es ilimitado. Todo personaje famoso de la historia es susceptible de aparecer como un genio, que ha luchado contra viento y marea contra fariseos que han puesto en duda su talento, hasta conseguir el sueño americano. Y muchas de las veces la realidad es mucho menos interesante.

Esta vez le toca el turno a J. D. Salinger, un escritor que obtuvo el reconocimiento planetario por su novela “El guardián entre el centeno”, una novela que cautivó a un gran número de personas ilustres y con el que se relacionó a algún otro infame personaje histórico, como Lee Harvey Oswald o Mark David Chapman.

Un tipo ya difunto del que se dice que tiene varias novelas por publicar y que irán saliendo escalonadamente y que no pueden haber generado más curiosidad.

Para el plumilla estrella:

AMANTE POR UN DÍA

Los franceses reflexionando sobre el amor. Parece un tópico, pero es un tema al que vuelven una y otra vez, diseccionando relaciones, rupturas y deseos con películas cargadas de psicología.

En este caso una muchacha vuelve después de un mal de amores a casa de su padre y descubre que éste tiene una relación con una alumna de su edad, lo que le plantea preguntas sobre la fidelidad, la ética y los escalofríos que le produce pensar en su padre acostándose con otro ser humano diferente a su madre.

Parece ser que esta película cierra una terna de películas dirigidas por Philippe Garrel que habla sobre relaciones complicadas y demás rayaduras coronarias.

Para los corazones hambrientos:

12 VALIENTES

El 11 de Septiembre de 2001 se produjo un atentado en los Estates que derribó las torres gemelas. Como los usamericanos son muy de acción, poco tardaron en enviar un comando especial a Afganistán para eliminar a los talibanes.

La película trata de esta misión desde un punto de vista tan patriótico y masculino que es probable que en el cine te den una copa de brandy, un puro y unos calzoncillos de esparto para un correcto visionado.

Aparece Chris “Thor” Hemsworth, al lado de Elsa Pataky, que parece que está volviendo a la actuación tras un tiempo dedicado a la maternidad, el siempre genial Michael Shannon y un Michael Peña muy alejado del descacharrante papel que ostenta en “Ant-man”.

A mí tanta testosterona me marea.

Para la venganza en caliente:

AMOR DE MEDIANOCHE

Vamos con una nueva película de enfermedad rara y pareja totalmente enamorada que debe luchar contra la naturaleza y contra el escepticismo de padres sobreprotectores para conseguir comer perdices el resto de cenas de su vida.

Esta vez no es un chico de marte que no tolera los patógenos terrestres, ni una muchacha sin defensas que debe vivir en una burbuja, sino una chiquilla que no tolera la luz solar y toca la guitarra que se enamora del vecino y tiene que quedar de noche.

Ella decide no hablarle de su dolencia y él se entera después y hay riñas, pero el amor es más fuerte y está todo contado con música de radiofórmula y un tono pastel que atrae a las adolescentes como la luz a las polillas.

Para el amor con velitas:

#SEXPACT

Las veces que la comedia americana se pasa de frenada con la falta de sutilidad, es asombrosa. La cantidad de referencias explícitas del tráiler me quita toda la gracia. Es como si el camarero te preguntase si quieres postre introduciendo tu cabeza en un cubo lleno de chocolate.

En realidad no es sólo la americana, pero en general es un tipo de humor que no me hace gracia, demasiado de chiste de tercero de E.G.B. y, por si eso fuera poco, en este caso con un grupo de actores que parece fuera de su zona de confort.

Un grupo de padres descubre que sus hijas quieren perder la virginidad el día de su baile de graduación y lo descubren a partir de una conversación de emoticonos en el Whatsapp. Y claro, no están preparados, ellos, los padres y están dispuesto a impedirlo a toda costa.

Incluso a costa del sentido del humor y de un temazo de Meat Loaf que es violado sin compasión.

Para el bloqueo orgásmico:

MANIFESTO

Aquí tenemos otra de esas obras profundamente artísticas y rompedoras, cargadas de simbolismos, que mi pequeño y limitado cerebro es incapaz de asimilar. Una propuesta que suelta fragmentos de pensadores ilustres (Marx, Breton..) en situaciones rarunas con diferentes interpretaciones de una Cate Blanchett abocada a la causa.

Quizá si eres aficionado al arte y entras en el juego de sarcasmos y crítica gremial, puedas disfrutar este galimatías. Si eres un muggle como yo, todo te sonará a pretenciosidad y broma interna de la que has sido excluido.

Por mucho que la Blanchett se marque otro recital interpretativo, a mí me queda muy lejos esta disertación sobre el lenguaje y la exposición artística.

Para las bromas de listos:

SADHAKA: LA SENDA DEL YOGA

Un documental que cuenta con un avance compuesto por lentos travellings que muestran escenas pacíficas y relajantes mientras suena un mantra eterno, quizá no sea para mí.

Un señor que sabe muchísimo de yoga nos cuenta en qué consiste, alejándose del lado más mainstream del término y adentrándose en sus ramificaciones espirituales y místicas. Que no todo va a ser hacer el saludo al sol.

Para apasionados del mundo del yoga e iniciados en su mitología, un documental que no creo que se vea en demasiadas salas del país.

Para la búsqueda mística:

SUPERMADEROS 2

Vaya ahí el teaser de menos de un minuto por dos razones poderosas:

  1. No encontré el avance largo en V.O.S.
  2. Una película de estas características no necesita más para lanzar su idiocia.

Resulta que hay unos policías montados del Canadá que son muy tontos y tienen que hacer algo en la frontera con los Estates.

Como su propio título describe, es una segunda parte de otra película que tampoco he visto, que parece igual de idiota y que no tengo ninguna intención de ver.

Parece que ésta es la semana de las comedias de humor grueso.

Para la ley del tarado:

AKEMARROPA

No sé tíos, no entiendo nada. Hablé de esta película allá por febrero, porque parecía que la estrenaban de aquella y no entendí mucho por qué algo así llegaba a las salas. Podéis ver lo que dije entonces aquí.

Ahora tenemos un avance nuevo y sigue pareciendo algo muy amateur y sigo sin entender nada.

Va de una actriz decidida que quiere hacer un largo que se basa en un corto, pero el director parece un papanatas que solo quiere la pasta y hablan mucho todos sin decir demasiado.

Yo que sé.

Para las conversaciones intrascendentes:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.