ESTRENOS 03/11/2017

Otra vez de retrasos.

Otra vez sin colgar críticas.

Otra vez con el tiempo vital pegado al culo, como una zurraspa.

Otra vez con la nave en piloto automático, surcando las estrellas sin pararse a analizar los datos que nos llegan por los sensores.

En fin, este finde pasado nos han llegado agujeros en sábanas, raquetas sexistas, monólogos vitales, profesores brutotes, investigaciones cristianas, artistas frikis, nuevas líneas mortales, apellidos cósmicos, apellidos culturales, paisajes mojados y colecciones bélicas.

Veamos.

A GHOST STORY

Esta extraña película de fantasmas es la opción arriesgada de la semana. Se presentó en el festival de Sitges y la gente acabó dividida entre los que creían que era una bonita poesía sobre el tiempo y los recuerdos y los que creían que era un agujero vacío y pretencioso. Entre los que se emocionaron y los que se durmieron en la butaca.

Nosotros no pudimos verla, pero seguro que, de hacerlo, hubiese entrado al famoso premio de “Tú a Londres y yo a California”.

Una pareja es muy feliz viviendo en un casoplón pero, oh fortuna, él muere en un accidente de tráfico. Así que vuelve a la casa como un fantasma. Cuando se da cuenta de que ella no le ve, se pone una sábana y observa cómo transcurre la vida sin él. Todo ello con un ritmo muy a lo Terrence Malick.

Para el fantasma sin cerámica:

LA BATALLA DE LOS SEXOS

En 1973 la sociedad estadounidense era más machista que hoy en día. Sí, aún más, es difícil creerlo, pero así es. Entre esta ingente masa de gallitos había uno especialmente bocazas llamado Bobby Riggs. Campeón del mundo de tenis retirado se dedicaba a dejar patente la superioridad masculina en todo campo imaginable, salvo, quizás, en la cocina.

Por otro lado, había una tenista, número uno en el ranking en aquel año, que se empeñaba en desmentir el discurso heteropatriarcal. Se llamaba Billie Jean King y era carismática y arrojada.

Bobby convenció a Billie Jean a enfrentarse en un partido de tenis que probase cual de los dos tenía razón y ahora Emma Stone y Steve Carrell llevan a la pantalla aquel circo mediático y reivindicación feminista en una comedia plagada de diálogos punzantes.

Para las pelotas en lid:

LA GRAN ENFERMEDAD DEL AMOR (THE BIG SICK)

Kumail Nanjiani es un cómico pakistaní que se ha labrado una carrera en los Usamérica primero en el circuito de stand-up comedy y luego en la serie de televisión “Silicon Valley”, que ahora escribe esta comedia romántica autobiográfica contando cómo conoció a su gran amor.

El actor se rodea de actrices de la talla de Zoe Kazan y Holly Hunter para contar una historia amarga con puntos de comedia indie en la que relata cómo conoce a una chica frágil y rápida de mente, viviendo una complicada historia de amor y desamor.

Para el virus cupidesco:

AMERICAN ASSASIN

Michael Keaton está viviendo una segunda juventud en las pantallas. Fue salir en Birdman riéndose de las películas de superhéroes y, a partir de ahí, sólo encarnar a villanos y héroes en películas de acción. El tipo siempre ha tenido mucho sentido del humor y el careto de psicópata le ayuda a meterse en estos papeles extremos.

Ahora le toca hacer de mentor, de superagente capaz de desarmar, tumbar y guiñarle un ojo a un tipo en menos de diez segundos. Y con estas habilidades, entrenará a Taylor Kitsch, el actor que sobrevivió a encarnar a John Carter en aquella película de Disney que no funcionaba por ninguna parte para, juntos, dedicarse a acribillar terroristas.

Acción pura y dura con argumento sencillito.

Para el tío duro y el aspirante:

THE CRUCIFIXION

Axioma: toda película de exorcismos que se precie tiene que tener un plano de una cruz contra una puesta de sol y, a ser posible, mostrarlo en el tráiler, siguiendo los mandamientos de la película de William Friedkin.

Si añade el cartel de “Basada en hechos reales”, entonces sube puntos. Esta peli cumple ambos mandatos y muestra la historia de cinco sacerdotes del clero romano que fueron condenados por asesinar a una monja en 2005 en medio de un supuesto exorcismo.

Es complicado que, a día de hoy, una película de terror centrada en un exorcismo aporte muchas ideas nuevas. Esta película británica lo intenta con la investigación de un equipo de periodistas del caso y una estética propia del cine de posesiones dispuesta a meter unos cuantos sustos. Ay esa aguja acercándose al ojo…

Para la posesión periodística:

LE COMPLEXE DE FRANKENSTEIN

Muchas de las películas más conocidas de ciencia ficción, fantasía y terror que habitan en nuestra memoria, antes de que el CGI inundara nuestras vidas, tienen bichos, monstruos y seres que podían tocarse y se movían delante del actor con limitada pero extraordinaria vida.

“Alien: el octavo pasajero”, “La cosa”, “Gremlins”… este tipo de películas basaban gran parte de su éxito en el artesanal trabajo de unos genios que lograban insuflar vida en los muñegotes que creaban. Eran buenos y ahora son míticos, leyendas de un modo de hacer cine que se ha visto relegado a pequeñas y valientes películas independientes.

Ésta es su historia. La historia de estos magos capaces de poner forma a las pesadillas de guionistas y directores a base de talento.

Para los escultores del mal:

ENGANCHADOS A LA MUERTE

Yo era un fan de la primera versión de esta película. Me acuerdo de Julia Roberts, Kiefer Sutherland (que por aquella tuvieron un lío que casi acaba en boda y que acabó con el Sutherland deprimido perdido y sólo como la una), Kevin Bacon, William Baldwin y Oliver Platt jugando con breves visitas al más allá. Me acuerdo verla en VHS y disfrutar con el miedo a lo desconocido y a la luz al otro lado del túnel.

Era 1990 y también os digo que no he vuelto a ver la película. No sé cómo ha envejecido y no sé si mi yo del presente sentiría condescendencia por mi joven yo del pasado. Lo que sí que tengo claro es que no es una película a la que le hiciera falta un remake.

Y a la vista de los comentarios generales de crítica y público, el resultado, que parece ser un calco, no va a mejorar el recuerdo de la original. Creo que prefiero revisionar aquella.

Para los caminantes de la fina línea:

EL SISTEMA SOLAR

Esta coproducción entre Perú y España se basa en una obra de teatro y es fácil ver el ADN de su estructura teatral en los diálogos familiares que transcurren en su mayoría en el interior de una casa durante una cena de Navidad.

El padre aparece en la cena de la mano de la ex-novia de su hijo y la hija dice que está embarazada aunque no sabe de quién, mientras el hijo pequeño asiste a esta retahila de seres humanos heridos poniendo sus reflexiones en voz en off.

Entre todas las actuaciones, destaca la de Adriana Ugarte, un remanso de naturalidad entre un grupo de actores quizá algo descafeinados tratando de dar salida a sus traumas personales.

Para el solar de cabras:

SAURA[S]

Los Sauras Jr. hablando del legado, la carrera y la personalidad del Saura Sr. Y son unos cuantos a analizar la poliédrica alma de Carlos Saura. Siete, ni más ni menos. Siete vástagos que parecen coincidir en que el patriarca es un tipo frío y apasionado, distante y cercano, un ser humano complicado que vive del presente y hace de su pasión su modo de vida.

No soy yo un gran seguidor de la carrera del oscense aunque sí un gran cotilla y aficionado a las biografías. Aunque me echa para atrás el hecho de que este documental no pretende ser un respaso de la vida del director, sino el vínculo que tiene con su familia.

Para los genes del creador:

DEEP

Tengo la impresión de que en películas como estas se lo pasan mucho mejor y se esmeran mucho más los diseñadores gráficos que los guionistas. El tráiler está lleno de escenarios preciosos y muy currados de un intrincado mundo bajo el mar.

Un mundo en el que los océanos han engullido continentes enteros y los peces y moluscos se lo pasan bomba pasando de un teatro de variedades a un metro suburbano.

Eso sí, la historia no parece dar para mucho. El clásico grupo de inadaptados que tienen que salvar a toda una comunidad gracias a su valentía y coraje.

Para lo hondo:

POKÉMON ¡TE ELIJO A TI!

Los dibujos de los Pokemon ya me pillaron tarde, así que no tengo ni idea de sus personajes, ni he jugado jamás a sus videojuegos ni me interesa demasiado la historia de Pikachu y sus batallas con bichitos monos con poderes letales.

Por lo que veo en el tráiler, esto debe ser una especie de precuela. El joven Ash se hace colega del peluche eléctrico y se va de aventuras retándose con otras especies. O algo así, ya os digo que no tengo claro el universo en el que se mueven estos seres.

Quizá les interese a los fans del videojuego, pues la película parece muy bien hecha, así que espero que todos ellos la disfruten. Pero por mi parte…

Para los luchadores de colores:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.