ESTRENOS 01/10/19

Entendedme, con un puente de por medio, complicado está que saque yo tiempo para la empresa de anunciaros las novedades. Así que, más vale tarde que nunca, como se suele decir.

Narcolepsias pesadillescas, androides mazados, agujeros domésticos, colaboraciones malignas, granjas mímicas, descaros invisibles, familias mágicas y mitos modernos.

No os durmáis y leed, malditos.

DOCTOR SUEÑO

Cuando Stephen King vio lo que Stanley Kubrick había hecho con su novela «El resplandor» se horrorizó. Aquello era otra cosa. Intentó apadrinar una TV movie que mostrase lo que él había imaginado, pero todo el mundo se maravilló con una de las mejores muestras del cine de terror en la historia del cine.

Hace unos años, King se decidió a escribir una secuela, con Jack Torrance ya crecido y lleno de traumas y a mí me encantó. Lo que aquí hace Mike Flanagan, director de la aclamada «La maldición de Hill House» es una doble pirueta, entrelazando la nueva novela con el universo de la película de Kubrick y yo estoy deseando saber cómo le ha quedado.

Para el retorno al hotelazo:

TERMINATOR: DESTINO OSCURO

La vuelta del creador original, James Cameron, a su saga más mítica, al menos en calidad de mecenas y poniendo su sello de calidad a la peli y borrando toda secuela posterior a la segunda. La vuelta de Chuache, que siempre vuelve y la vuelta de la badass Linda Hamilton al papel que la catapultó y quizá también la sepultó.

Dirige Tim Miller, el del primer Deadpool y parece que se pone punto y final de la manera que Cameron quiso a una saga a la que le sobran películas. Y eso que a mí la tercera me gustó. Saionara, Terminator.

Para el cachas metálico:

LA TRINCHERA INFINITA

Cuatro premiazos se llevó esta película del último festival de San Sebastián, dirigida por los responsables de «Loreak» y «Handia», dos de los máximos exponentes del cine vasco en los últimos años.

En esta ocasión viajan a la andalucía de la guerra civil para fijar su mirada en la perra vida de Higinio, interpretado por Antonio de la Torre, un tipo perseguido por el bando fascista y obligado a esconderse durante 30 años en un doble fondo en la pared.

Para la existencia oscura:

SORRY WE MISSED YOU

Ken Loach lleva más de cincuenta años denunciando todo tipo de injusticias sociales a través de un cine cercano y muy bien construido. Un tipo que jamás descuida un guión y no pierde pie a la hora de poner la lupa en el caótico modo de vida que, entre todos, estamos construyendo.

Ahora, oportuno y certero, como siempre, se fija en este gran engaño que nos ha traído el capitalismo salvaje que han llamado economía colaborativa. Un subterfugio para que las empresas tengan empleados que se acercan cada vez más a los esclavos. Y lo hace a través de un tipo de mediana edad que reparte paquetes para una empresa tipo Amazon.

Para la entrega urgente:

LA OVEJA SHAUN. LA PELÍCULA: GRANJAGUEDÓN

Las aventuras de esta oveja del rural inglés llevan provocando sonrisas en la televisión británica desde 2007 y ahora da el salto al cine. Un tipo de animación de la que ya no se lleva, con la técnica de stop-motion, con plastilina y sin palabras.

Una fabulosa oportunidad para enseñar a los enanos que no todo es Pixar, Disney y los dibujos por ordenador que hoy en día acaparan las televisiones. Y no lo digo como algo malo, sino como una rotura ante el monopolio de lo inminente y la velocidad de imágenes locas.

Para la lana muda:

SIN FILTRO

Beatrice va a sacar un libro sobre el accidente de su marido, el que ha provocado que se quede ciego y además haya eliminado las barreras de lo políticamente correcto de su cerebro. Así, se ha convertido en un tipo imprevisible y divertido.

Comedia francesa repleta de gags que no estoy seguro de que vaya hacia ningún sitio. Al menos no se vislumbra ningún horizonte en el tráiler, compuesto de bromas de diferente gracia, basadas casi todas en un protagonista deslenguado.

Para la invidencia social:

LOS RODRÍGUEZ Y EL MÁS ALLÁ

Parece esta película una actualización de las películas de Parchís adaptada a nuestros tiempos. Un film familiar en la que quizá los adultos puedan compaginar una siesta con alguna sonrisa mientras los chavales de la casa, no demasiado pequeños como para no entender la historia pero no demasiado grandes como para verla como una chorradilla, disfrutan con humor slapstick y chistes básicos.

Paco Arango dirige su película más infantil, dentro de este corte de historias bonitas y tiernas, destinando en todas ellas parte de la recaudación a la fundación Aladina, creada para ayudar a niños y adolescentes enfermos de cáncer.

Para la dimensión chistosa:

LOVE ME NOT

Ejercicio de estilo, surrealista y sincopada, una de esas obras que tanto gustan a la crítica y tanto repelen al espectador medio, dirigida por el director barcelonés Luis Miñarro.

Desde luego, como diría Sly en la TVG, «ésta non é a miña guerra». Un tipo de cine que ni aprecio, ni entiendo, ni me entretiene, ni me hace gracia. Creo que sólo la locura de Quentin Dupieux puede meterme a mí en el humor surrealista y mantenerme delante de la pantalla.

Para el desierto loco:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.