EN BUSCA DEL ARCA PERDIDA

Photo Sharing and Video Hosting at Photobucket

Se va acercando, lenta pero inexorablemente, el momento en el que por fin podremos hacer realidad uno de los sueños de muchos cineadictos de mi generación. Por fin, Harrison ford se pondrá su sombrero modelo australiano, Steven Spielberg se pondrá su gorra de dirigir blockbusters y George Lucas se pondrá su… bueno, supongo que pondrá parte de su dinero y su empresa de efectos especiales para poder rodar las nuevas aventuras de nuestro arqueólogo favorito. ¡Indiana Jones vuelve a la carga! Así que me ha parecido un buen momento para darle una revisión a la trilogía original antes de emprender las vacaciones. Esto significa que se acercan tres posts de tamaño extralargo tipo Batman. ¡Huid despavoridos!

Indiana Jones tomó forma en la mente de George Lucas al mismo tiempo que se fraguaba la historia de una aventura espacial en una galaxia muy, muy lejana. El tío George pensaba en una idea para hacer una película al estilo de las series matinales de los sábados, con un héroe intocable, sentido del humor y mucha acción. Una de las ideas que tuvo fue ambientarla en el espacio al estilo del cómic “Flash Gordon” y la otra era sobre un arqueólogo que sale a la busca de artefactos antiguos con características sobrenaturales. Es curioso como de dos ideas tan simples han surgido dos de las sagas más conocidas y admiradas del mundo del celuloide.

Photo Sharing and Video Hosting at Photobucket

Photo Sharing and Video Hosting at PhotobucketFinalmente Lucas se decidió por la idea de la aventura espacial mientras que la otra quedaba archivada en alguna estantería acumulando polvo. Una vez acabada se fue de vacaciones con su gran amigo Steven Spielberg para evadirse de la presión del estreno de “La guerra de las galaxias”. Cuando vio que la película funcionaba como un reloj suizo y estaba ofreciendo más ganancias de las que nadie se esperaba, Lucas se relajó y empezó a preguntar a Spielberg cual sería su siguiente proyecto. Éste contestó que siempre le había emocionado la idea de hacer algo al estilo James Bond. George Lucas cogió la idea al vuelo y le convenció para retomar su esbozo del arqueólogo.

La idea de que Indy buscase el arca de la alianza ya estaba fijada, el nombre del protagonista se tomó prestado del perro de Lucas, que había sido también un prototipo para darle un aspecto a Chewbacca. Solo faltaba asignar un guionista para desarrollar la idea, así que optaron por un conocido de Spielberg, Lawrence Kasdan, quien le dio ese aire que tiene la historia a años treinta, como las películas de Michael Curtiz (“Casablanca”). La leyenda empezaba su andadura.

Photo Sharing and Video Hosting at PhotobucketPero los primeros problemas no tardaron en surgir. Había un pequeño matiz que no conseguía llegar a buen puerto: la financiación. A ninguna productora le hacía gracia poner 20 millones de dólares para un proyecto que no veían como un caballo ganador. Así que Spielberg y Lucas se decidieron a rodarla como una serie de televisión, con trucos rápidos y sencillos, sin grandes efectos especiales y de manera rápida. Al fin lograron que Paramount aceptara el proyecto.

Photo Sharing and Video Hosting at PhotobucketEl siguiente paso era asignar el reparto. En un primer momento Spielberg le sugirió a Lucas la posibilidad de que Indy fuera encarnado por Harrison Ford, pero éste ya salía en dos de sus anteriores películas, “La guerra de las galaxias” (rebautizada más tarde como “Una nueva esperanza”) y “American graffiti” y Lucas no quería que se convirtiera en su actor fetiche o algo parecido, así que le hicieron una prueba a Tom Selleck (“Magnum P.I.”, “Friends”) junto con Sean Young (“Blade runner”, “Dune”). Parecía que ellos iban a ser la pareja protagonista pero Selleck tenía un contrato de exclusividad con una nueva serie llamada “Magnum P.I. y finalmente Sean Young fue sustituida por Karen Allen, no se yo si debido a la fama de malas pulgas de la actriz.

Así que casi sin tiempo para empezar el rodaje le mandaron el guión a Harrison Ford, al que le encantó la idea. Tras una prueba con el director el rostro del nuevo héroe estaba elegido.

La apariencia de Indy venía de las ilustraciones originales. La chupa de cuero, el sombrero sucio y desgastado y el látigo eran parte de la concepción del personaje, inspirada en las novelas gráficas de finales de los años 30, así que Ford tuvo que empezar a recibir clases para manejar el látigo con soltura.

Photo Sharing and Video Hosting at PhotobucketLlegaba el momento. Intercalando diversos exteriores con los estudios Pinewood en Inglaterra (los mismos donde Lucas había rodado Starwars) se empezaba el rodaje de “En busca del arca perdida” y si os fijáis la primera imagen es la montaña del logotipo de Paramount Pictures hecha realidad, donde Indiana va a buscar el tesoro de una tribu indígena, una curiosidad que a Spielberg le pareció divertida… no se si tanto a los que se ocupaban de las localizaciones.

Photo Sharing and Video Hosting at PhotobucketLa saga siempre se ha caracterizado por escenas con bichos bastante desagradables. En esa introducción donde Indy va a por la estatua indígena, Harrison Ford y Alfred Molina (“Chocolat”, “Spiderman 2”) tuvieron que soportar unas cuantas tarántulas correteando sobre su cuerpo. Para hacerla posible llegó un tipo con un maletín lleno de tarántulas y empezó a ponerlas sobre la espalda de los dos actores donde permanecían totalmente inmóviles. Hasta que a punto de empezar a rodar se oye a Spielberg desde su silla: “¿Por qué no se mueven? Parecen de mentira”. El adiestrador explicó que eran todas tarántulas macho, que necesitaban una hembra para empezar a pelearse. Dicho y hecho, en cuanto le pusieron a Molina una hembra encima se armó la gorda, con las tarántulas corriendo por su cara, cayéndose al suelo y peleando entre ellas. Seguramente al actor no le costó demasiado poner la cara de terror que aparece en la secuencia.

Photo Sharing and Video Hosting at PhotobucketEntre la escena de las arañas, la de cómo se hace con el ídolo y la fuga del templo perseguido por una gran esfera de piedra, una idea tomada en el último momento por la fértil imaginación de Spielberg, tenemos uno de los mejores inicios de películas de aventuras que he visto. Tan solo han pasado 10 minutos de película y ya estamos metidos de lleno en la historia e identificados plenamente con nuestro héroe.

Photo Sharing and Video Hosting at PhotobucketHacia el final de dicho prólogo se encuentra por primera vez con su principal enemigo, Belloq, interpretado por el actor Paul Freeman, perfecto en el rol de arqueólogo oscuro y manipulador, con una mirada fría y penetrante y un marcado acento francés, requisito indispensable que le pedía Spielberg a este actor británico cuando lo eligió para el papel.

Photo Sharing and Video Hosting at PhotobucketOtro de los fijos en dos de las tres películas es Deholm Eliott, interpretando al bonachón y paternal Marcus Brody, el colega tímido y consejero del impulsivo Jones. Apenas sale en esta primera entrega pero el público rápidamente se identificó con el personaje que tendría más peso en “Indiana Jones y la última cruzada”.

Photo Sharing and Video Hosting at PhotobucketEl personaje femenino habíamos dicho que se lo habían quitado de las manos a Sean Young para dárselo a Karen Allen que resultó perfecta. Tiene esa belleza felina e imposible de domar que le confiere un aire muy auténtico a la relación que tiene con Indy durante la película, quizás todo lo contrario que Kate Capeshaw en la segunda, que hace de la típica damisela en apuros. Corrían rumores de que iba a ser la primera quien apareciese de nuevo en la cuarta entrega, pero de momento todo se ha quedado en eso, en rumores.

Para continuar comentando el reparto principal hacer mención al genial y sádico personaje del torturador nazi, Toht, interpretado por un escalofriante Ronald Lacey. Un tipo siempre sudoroso, con cara de vicioso y retorcido, con un aire un poco a lo Peter Lorre, capaz de hacer creer que una percha desmontable es el peor instrumento de tortura jamás inventado.

Photo Sharing and Video Hosting at PhotobucketPor último el enorme John Rhys-Davies (Gimli en “El señor de los anillos”) que interpreta al fiel Sallah, un papel que en principio se le iba a conceder a Danny DeVito, que estaba emocionado con la propuesta. Al final, por problemas de fechas con su programa de televisión no fue posible y se le mandó al guión al enorme Rhys-Davies que aceptó de inmediato.

Photo Sharing and Video Hosting at PhotobucketLas escenas de la busca del “Pozo de Almas”, en la ciudad perdida de Tanis, y algunas otras, fueron en realidad rodadas en Túnez, en el mismo escenario donde en Starwars se rodaron las escenas del planeta Tatooine. De hecho, el cañón desde el que Indy ve que los nazis tienen el arca y a Marion prisionera, es el mismo cañón donde R2-D2 es secuestrado por los Jawas. De hecho no es este el único punto en común entre “La guerra de las galaxias” e Indiana Jones. En una conversación entre Belloq e Indy, el primero le dice que él es su reverso oscuro y en uno de los grabados egipcios que aparecen en las columnas del “Pozo de Almas”, podemos ver a R2D2 y C3PO muy bien camuflados.

Photo Sharing and Video Hosting at PhotobucketPor otro lado, la parte del mercado de El Cairo, fue rodada en un pueblo llamado Kairouan, al que hubo que hacer una pequeña modificación para que fuese creíble que la escena transcurría en los años 30. Los técnicos de la película tuvieron que dedicarse a quitar unas 300 antenas de televisión de las casas para poder rodar un plano general desde la casa de Sallah. Fue aquí también donde una gran parte del equipo cayó con problemas intestinales, como Harrison Ford que tuvo que sustituir la pelea que estaba escrita con el tipo que aparece haciendo malabares con una enorme cimitarra por el famoso disparo, o John Rhys-Davies que no pudo completar una escena en la que está a punto de ser fusilado por un nazi porque no pudo evitar hacerse sus necesidades encima en ese momento.

Photo Sharing and Video Hosting at PhotobucketOtra de las escenas de complicada elaboración fue la de las serpientes en el “Pozo de Almas”. El suelo debía estar completamente cubierto de ofidios y los 3000 reptiles que trajeron en primera instancia dejaba un montón de huecos. Buscaron por toda Europa y consiguieron unas 7000 serpientes más que, ahora sí, cubrían todo el piso del escenario. Entre ellas, había alguna venenosa, como la cobra que Indy se encuentra cuando cae en el pozo. Siempre me había preguntado como se había hecho esa escena, en la que la cobra se yergue frente a Indiana, amenazante, y la solución no podía ser más sencilla. Había una separación de metacrilato entre el protagonista y la serpiente en la que, si nos fijamos, se ven muy tenuemente reflejados los focos del plató. Lo que no sale en la película es cuando la serpiente intentó atacar a Harrison Ford y pringó totalmente el cristal con veneno, lo que demuestra el cuidado que tuvieron que tener con los animalejos.

Photo Sharing and Video Hosting at PhotobucketAdemás, no era fácil dirigirlas, ya que, en el momento en el que Indy y Marion tratan de alejarlas utilizando las antorchas, éstas empezaban a acercarse más atraídas por el calor, echando por tierra el guión. Por otra parte, Karen Allen no debió de pasarlo demasiado bien, pues mientras su compañero de reparto llevaba pantalones largos y botas altas ella tenía que estar rodeada por las serpientes con un vestido corto y tan solo un zapato, lo cual demuestra el carácter aventurero y valiente de la actriz.

Photo Sharing and Video Hosting at PhotobucketMás tarde, en la secuencia de la pelea entre Indy y el gigantón nazi alrededor del avión fue Harrison Ford el que salió malparado. En un lance de la pelea, Ford se cayó y chocó contra una de las ruedas del avión, que aunque era una maqueta, le rompió el ligamento de la rodilla. Sin médicos cerca, lo único que pudo hacer fue ponerle hielo, vendarla y seguir rodando.

Photo Sharing and Video Hosting at PhotobucketLa película es tan entretenida y se disfruta de tal manera que hasta le perdonamos algunos puntos algo complicados de asumir. La escena en la que los nazis raptan a Marion del barco para llevarla a ella y al arca, Indy consigue seguirlos ¡subido a la cubierta de un submarino! Suponemos que esto es un record aguantando la respiración. El dato anecdótico es que el submarino lo alquilaron al equipo responsable de rodar una película basada en una famosa serie de televisión, llamada “Das boot (el submarino)” dirigida por Wolfgang Petersen. Además en La Rochelle, en Francia, había un muelle alemán de la segunda guerra mundial intacto, en el que aún se podían observar los graffitis nazis de las paredes. Fue el perfecto escenario.

El resultado final, todos lo conocemos. Un inicio increíble para una saga multimillonaria, que dejaría en la memoria de muchos espectadores de mi generación la silueta eterna de un héroe mítico. Había nacido Indiana Jones.

Photo Sharing and Video Hosting at Photobucket

6 thoughts on “EN BUSCA DEL ARCA PERDIDA

  1. Ummm Indy? solo pido una cosa… por dios!!! que el guion sea bueno! aunque con todo el tiempo qe llevan con el. que menos no?

    Reparito 2.07

    Por cierto la segunda me parece la mas floja!

  2. Yo también espero que salgamos del cine como lo hicimos con estas y que el tiempo tomado para la historia haya sido revelador.
    Mañana nos dedicaremos al repaso de la segunda, que no se si la más floja, pero si es la que más se aleja del espíritu Indy.
    Un saludo.

  3. IMPRESIONANTE tu artículo, Heitor… ¡¡¡cuántos detalles!!… ¡¡Enhorabuena, de verdad!!…

    ¡¡Qué decir de una de las mejores películas de aventuras de todos los tiempos!!… Añadir que me encantó la música que envolvió la saga puesto que es genial…

    Sólo espero que la cuarta no flojeé, pero para ser sincero lo dudo muuuucho… ¿cómo van a hacer creible que el “abuelo” Ford haga de un aventurero en plena madurez?… ¿saldrá el “bisabuelo” Connery para dar la nota simpática?… Lo que sí tienen asegurado es la recaudación… Pase lo que pase, digan lo que digan, habrá que ir a verla…

    Un abrazo.

  4. ¡Qué puedo decir sobre esta entrada!, si lo has dicho todo, R2D2 y C3PO, la diarrea de Harrison, lo de las antenas. Creo que no soy el único por aquí que tiene los DVDs. Eso, o menuda labor de documentación. No hace falta que te diga que espero los artículos de las otras dos con gran emoción.
    Por cierto, después de ver la pruebas de Tom Selleck me alegro mucho de que no pudiera hacer de Indy. Ese bigote…
    Y otra observación: a Sean Young también le arrebató el papel de Vicky Vale Kim Basinger en “Batman”. Hay algo que no va bien en esa mujer.
    La cuarta ya me pueden decir que es la peor película de la historia, que no me la pierdo en el cine. Podría ser la última vez (y para mi única) que veamos a Indy en pantalla grande. (Y el CHAN CHA CHAN CHAN-CHAN CHA CHAN en sonido THX).
    Y lo del Harrison sexagenario… a Indy no le pesan los años, si no los kilómetros.

  5. Tony: Yo también espero encarecidamente que la cuarta no flojee y casi estoy seguro de que no lo hará. No me importa ver a Indy más viejote ya que dicen que sus nuevas aventuras se adaptarán a su edad. Connery no aparece, pero sí volverá Karen Allen en el papel de Marion. Seguro que será una bomba!

    Otro de Sanci: Por supuesto que tengo la ayuda de los DVD’s, que no estoy yo pa investigar todo eso, jeje.
    La verdad es que Sean Young debía ser de armas tomar, pues no solo le arrebató Kim el papel de Vicky en Batmán, sino que también la Pfeiffer le robó el de Catwoman en Batman vuelve. Por lo menos se le recordará por su genial replicante en Blade Runner.

    Saludos.

  6. Gran entrada llena de detalles para recordar las aventuras de Indy antes de vernos inmersos en la cuarta entrega, que si es la mitad de buena que esta la iré a ver 3 o 4 veces al cine.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.