ELECCIONES GALÁCTICAS

Photobucket

Queridos niños, hoy me he levantado juguetón y analítico, así que he venido aquí para hablar de un tema de rabiosa actualidad, de importancia soberana y de enjundia idiosincrásica. O algo por el estilo. Hoy os voy a hablar de las Elecciones generales en nuestro país.

Eh, parad, ¿qué hacéis todos buscando la cruz que cierra la ventana? Dadme una oportunidad, aunque sea pequeñita. Si veis que al decimotercer párrafo no os he enganchado, os dejo que os vayais a yonkis.com sin ningún remordimiento.

Si ya lo sé. Hablar de política en un blog ameno y desenfadado como este es un corta rollos del copón dorado. Pero es algo con lo que convivimos cada día y, viendo como está el tinglado que tenemos alrededor es hasta algo necesario. Vivimos en una sociedad, todos juntitos unos con otros (sólo hay que ver el metro en hora punta) y, si en algún momento queremos cambiar las cosas, no va quedando más remedio que conocer las reglas del juego. Porque no jugar y quedarse en el banquillo es exponerse a recibir un balonazo sin venir a cuento y ni siquiera tener razones para protestar.

El caso es que, cada vez que convocan elecciones, nos entran las mismas dudas. Que qué repámpanos es eso de la ley d’Hont, cómo se reparten los escaños entre los partidos, por qué partidos que tienen más votos sacan menos escaños que otros que tienen menos, qué diferencia hay entre votar en blanco, no votar y votar al feo de los hermanos Calatrava. Pues bien, he decidido salir de mi ignorancia y buscar respuestas a estos grandes misterios del universo y contarlo aquí, así que, ya de antemano, os pido disculpas por la longitud exagerada de un post que probablemente sólo leerá hasta el final mi familia directa… y no todos.

De todas formas, como esto sigue siendo una bitácora mayoritariamente de cine, de chascarrillos y de jijijajá, voy a intentar evadirme de la cruda y gris realidad y a ponerme en un supuesto que haga la explicación un poco más amena, para no parecerme al profe aquel de “las rocas metamórficas Gutierrez que le veo…”.

Imaginaos que no estáis en España. Ni siquiera en Europa. Que diantres, no estáis ni siquiera en este planeta azul. Voy a volverme muy loco, ni siquiera estáis en esta galaxia. Donde os encontráis en estos momentos es en una galaxia muy, muy lejana…

Así que estáis ahí, en vuestra casita de campo de Naboo, en una época convulsa en la que se han convocado unas elecciones, ante la crisis que está sufriendo la galaxia y los noticieros dando la tabarra con no sé que amenaza de guerra de unos clones o yo que sé. El caso es que tampoco es que estéis al tanto de lo que sucede en todas partes. Si ya es complicado enterarse de todos los cotilleos de la empresa, imaginaos lo que es mantenerse informado de los tejemanejes de toda una galaxia.

Pues bien, lo primero que debéis saber es que las elecciones generales al congreso galáctico van a ser las encargadas de designar a los 350 seres vivos pensantes (o, al menos, se supone que piensan, no se ha llegado a demostrar) que van a dirigir los designios de, valga la redundancia, la galaxia. Para ello, dicha galaxia, se divide en circunscripciones y cada una de ellas tendrá un número de diputados que pasarán a dormirse en los sillones del congreso galáctico una vez elegidos.

Photobucket

Para hacerlo más sencillo, imaginad que hay 50 planetas, aparte de dos poblaciones grandotas. Una situada en la luna de Endor, habitado por unos seres peludos y belicosos, amados y odiados a partes iguales y otra sumergida en un mar del planeta Naboo habitada por los Gungan, estos bastante odiados en una amplia mayoría. Así que, la pregunta es, ¿cómo se establece cuantos diputados van a salir de cada planeta?

Photobucket

Pues, para empezar, se decide que cada planeta parta con 2 diputados fijos, independientemente del número de seres que los habiten, de si son mamíferos o anfibios, cuadrúpedos o bípedos, esponjosos o gelatinosos, menos la luna de Endor y Otoh Gunga, que como son pequeñajos, van a partir con 1. Así, nos ventilamos de una tacada 102 asientos de los 350 totales. Nos faltan por repartir 248 escaños.

Así que, el consejo Jedi, que se supone que es listo, ecuánime y neutral, se reúne y decide hacer números. Primero calcula la población de toda la galaxia que puede votar, fuera menores y androides varios. Imaginemos que hay 40 millones de seres en toda la galaxia (me quedo corto, lo sé, pero así hacemos los números más manejables). Coge ese número y lo divide, en un primer momento entre los 248 asientos que quedan por repartir y, en su inmensa sabiduría ancestral, llama a este numerito “cuota de reparto”:

40.000.000 / 248 = 161.290,32 Cuota de reparto

En estas, Mace Windu se levanta en el senado y, con su voz profunda y aterciopelada se dirige al consejo Jedi diciendo: “amigos, es justo que los planetas que tienen más habitantes tengan más representación en el congreso galáctico”.

Photobucket

Yoda le mira, asiente con la cabeza, dice algo con las palabras puestas del revés y hacen otra cuenta. Calculan el número de seres que pueden votar y que están censados en cada planeta y lo dividen por la cuota de reparto antes calculada. Veamos por ejemplo, qué pasa con Dantooine. Sabemos que aquí, además de una base rebelde abandonada, hay 500.000 seres pululando. Así que:

500.000 / 161.290,32 = 3,1

Por lo tanto, Dantooine tendrá una representación de los 2 diputados fijos que tiene cada planeta más 3 diputados de su cuota de reparto. En total, 5 dantooinos cogerán su mochila y su bocata y pondrán rumbo a Coruscant, al congreso galáctico.

Cuando todas estas cuentas estén hechas, aún sobrarán unos pocos diputados a repartir, que se los llevarán aquellos planetas que se hayan quedado más cerquita de tener otro representante, hasta que se acaben.

Si por ejemplo, sobraran dos escaños por repartir y al dividir la población de Hoth entre la cuota de reparto ha dado 2,98 y la de Geonosis ha dado 1,94, siendo los dos decimales más altos de todos los calculados, Hoth se llevará en total 5 diputados y Geonosis 4 (los dos fijos más el redondeo al alza de los numeritos anteriores).

Photobucket

Pues ya están repartidos cuantos políticos hay que elegir por planeta, las reglas están estipuladas, los Jedi se han quedado satisfechos con su trabajo y, probablemente, haya quien piense que ésta no es la mejor manera de repartir el pastel del congreso, desafiando a los maestros. Pues quizá no, pero a día de hoy, es la que hay y más vale conocerla y saber sus debilidades si se pretende criticarla o incluso proponer cambiarla.

Ahora bien. Una vez que sabemos cuantos administradores van a salir de nuestro planeta, ayudados por nuestros votos, nos entran las dudas. ¿A quién votar? ¿Vale igual votar en blanco que no votar? ¿Cómo se calcula el número de diputados que se lleva cada partido? Veamos, primero, quienes se presentan.

Por un lado, tenemos a los dos partidos mayoritarios, asentados cómodamente en sus miles de votos, que se van repartiendo gobierno y primera fuerza opositora, dependiendo de la legislatura.

Ahí están los de la Federación de Comercio Galáctico (FCG), que han administrado la galaxia en estos últimos tiempos, de una forma algo caótica. No han sabido lidiar con los problemas económicos, han invadido Naboo de forma chapucera y parecen seguir dictados de unos entes superiores que permanecen en la sombra. No me convencen nada.

Photobucket

En firme oposición, el Partido Republicano de Palpatine (PRP) que no paran de criticar las decisiones del actual gobierno y exhiben un discurso pomposo y, por momentos, demasiado demagógico, sin propuestas claras. Además, el propio Palpatine, máximo dirigente del partido, parece que no cuenta todo lo que sabe y tiene un lado oscuro que no me gusta un pelo, además de tener un parecido al Papa terrícola que me pone nervioso.

Photobucket

Por otra parte, tenemos algunos partidos minoritarios que luchan por conseguir escaños. Tenemos a los Ewoks Ecologistas (EE), que proponen un modelo social más respetuoso con el medio ambiente y un apoyo a la agricultura sin precedentes. El Partido Autónomo Wookie (PAW), liderado por Chewbacca, un tipo noble y con gran presencia, aunque un discurso ligeramente ininteligible. O la Alianza Jawa (AJ), cuyo pegadizo eslogan (“Uchini!!”) parece estar ganando adeptos día a día.

Photobucket

Si tuviera claro que mi candidato ideal es uno de estos partidos políticos, el quebradero de cabeza no existiría. Votaría a ese y punto pelota. Pero mi visión de la política actual es bastante pesimista. Tengo claro que una mayoría absoluta, en la que la visión crítica y enfrentada no cuenta, no es un buen negocio para el futuro de la galaxia, a pesar de que un Jedi jovencito que últimamente sale mucho en los programas de tertulia, un tal Anakin nosequé, esté pidiendo el voto masivo para Palpatine. Las buenas ideas suelen salir del debate sano y no de la decisión unilateral de un solo pensamiento. Así que, la idea del bipartidismo, no me gusta.

Photobucket

Por otro lado, ¿qué voto de protesta surgiría más efecto? ¿Quizá pasar de todo y quedarme en casa la jornada electoral? ¿Sería mejor ir y votar en blanco? ¿O por el contrario, voy y pongo cualquier tontería en la papeleta, como dar mi voto al partido de Jar Jar Binks (que locura, ¿os imagináis que se presenta?) y que se considere como voto nulo? Veamos qué diferencia hay entre las tres opciones.

Photobucket

Tanto el voto nulo, es decir, que una papeleta aparezca rota dentro del sobre, o pintarrajeada o que aparezca un bocata de calamares en vez de una papeleta, como la abstención, caen en el mismo saco, esto es, no contabiliza a la hora del recuento de votos. Es decir, es como si los que se abstienen (no van a votar) y los que han realizado un voto nulo, no formaran parte de la población de derecho (aquella que está en el censo electoral del planeta y que, por tanto, puede votar) y por tanto, favorecerán a la mayoría. Para verlo claro, cojamos un planeta con poca población para hacer un simulacro, por ejemplo, Dagobah, donde están Yoda y cuatro bichos más. En total, 100 habitantes. Imaginemos también que Dagobah elije a 5 diputados.

Photobucket

Pensemos que la suma entre los que no acuden a votar y los que votan nulo es de 40 habitantes. Por otra parte, el partido que más votos tiene cuenta con 45 votos. Pues bien, el porcentaje de votos de dicho partido se calcula entre los que sí dieron un voto válido, es decir los 60 seres. Con lo que nos queda que de 60 votos válidos, el partido mayoritario, pongamos el de Palpatine ha obtenido, con una sencilla regla de tres:

45 votos de 60 votos válidos = 75%

Una clara mayoría absoluta.

Si, por otra parte, esos 40 seres pensantes que no votaron o votaron nulo, hubiesen votado a algún otro partido que no fuera el de Palpatine, en el escrutinio general, el partido de Palpatine, con los mismos votos, 45, hubiera obtenido:

45 votos de 100 votos válidos = 45%

Que ya no es una mayoría absoluta.

Estos números no se traducen literalmente en escaños y deberemos de ver alguna otra regla, pero lo que deja claro este ejemplo sencillito es que tanto no votar como votar nulo, favorecen al partido mayoritario y, por lo tanto, las mayorías absolutas. Si tú estás de acuerdo con que los políticos hagan de su capa un sayo sin ninguna oposición, entonces puedes contar con estas dos posibilidades. Si por el contrario tienes una opinión más crítica, entonces quizá deberías contemplar alguna otra.

Ahora veamos el caso de los votos en blanco, que sí cuentan como votos válidos y por tanto son contabilizados a la hora de elegir los escaños para cada partido. ¿Pero, de qué forma? Para comprenderlo, hay que entender primero cómo se reparten los escaños por cada partido.

Photobucket

Imaginemos que en ese escenario de 100 votantes en Dagobah, tenemos los 5 partidos políticos antes mencionados. Imaginemos también, para empezar, que no hay ni abstenciones, ni votos en blanco, ni votos nulos y toda la gente realiza un voto a algún partido, quedando como sigue:

PRP 49 votos

FCG 30 votos

EE 16 votos

PAW 4 votos

AJ 1 voto

Como hemos sido listos y estamos jugando con Dagobah, que tiene justo 100 habitantes, los votos se traducen, exactamente en tantos por ciento, con lo que es más fácil verlo todo.

Para empezar, se eliminan del juego aquellos partidos que no hayan llegado al 3% del total de votos válidos escrutados, con lo que la Alianza Jawa se tendrá que seguir dedicando al comercio de androides y no podrá tener representación política.

A continuación se hace una tabla en la que se va dividiendo cada número de votos de los partidos que quedan en juego entre 1, entre 2, entre 3… y así hasta el número de diputados que llevará ese planeta al congreso galáctico. Como en este caso nos hemos inventado que llevará 5 diputados, la tabla queda así

                     entre 1             entre 2             entre 3             entre 4          entre 5

PRP                 49                    24,5                 16,33                12,25               9,8

FCG                 30                     15                       10                     7,5                    6

EE                     16                      8                       5,33                    4                    3,2

PAW                 4                        2                       1,33                     1                    0,8

Es a partir de esta tabla de donde se escogen los representantes en el congreso por cada partido. ¿Cómo? Escogiendo las cifras más altas hasta llegar a dicho número de representantes. Como en nuestro caso hemos dicho que sean 5, pues serán los que están marcados en rojo, es decir:

PRP 3 parlamentarios

FCG 1 parlamentario

EE 1 parlamentario

PAW 0 parlamentarios

Pues esa es la forma de elegir a los listos que nos representan. Pero vayamos ahora al caso que teníamos pendiente. ¿Qué pasaría si hubiera votos en blanco? Imaginemos entonces que votan en blanco 30 personas. Imaginemos entonces que la cosa, se queda así:

PRP 39 votos

FCG 20 votos

EE 8 votos

PAW 2 votos

AJ 1 voto

Voto en blanco = 30

Al igual que antes,  AJ se queda sin jugar porque no llega al 3%, pero esta vez tampoco llega a dicho corte el pobre PAW, por lo que Chiwbacca intenta arrancar la cabeza de uno de sus adversarios, como es costumbre en su pueblo y es detenido por unos Clone Troopers.

Photobucket

Así que nos queda, esta vez, la siguiente tablita:

                      entre 1             entre 2          entre 3           entre 4           entre 5

PRP                 39                    19,5                 13                    9,75                 7,8

FCG                 20                     10                   6,6                     5                        4

EE                     6                        3                      2                      1,5                     1,2

Repartiéndose esta vez los políticos entre PRP (3 escaños) y FCG (2 escaños), quedándose fuera también los Ewoks y favoreciendo ese bipartidismo tan feo.

¿Qué se saca con esto en claro? Que cuantos menos votos a partidos “minoritarios” que tengan posibilidades de sacar algún escaño haya, menos partidos habrá representando las ideas de una sociedad global y menos debate e ideas diferentes habrá para regir los destinos del universo.

Así que, con toda esta información, si habéis sido valientes y habéis conseguido leer hasta el final, podréis tomar una decisión más crítica y pensada este próximo domingo, en esta galaxia muy, muy cercana.

Que la fuerza os acompañe.

Nota: la primera viñeta pertenece al gran artista Mel, cuyo inmenso blog podéis visitar aquí. El resto de fotografías son propiedad de George Lucas, o de Lucasfilm o alguna empresa similar, que espero que tengan tantos millones acumulados que no les de por demandarme por ponerlas en el blog.

6 thoughts on “ELECCIONES GALÁCTICAS

  1. A ver; ¿por que los hados informáticos, no dejan ver la luz a mis pobres comentários?. Por una vez y sin que sirviese de precedente tenía la posibilidad de ser el primero. ¡Menos mal que no me presento a las clonaciones(¿en que estaría pensando?) elecciones quería decir. Daremos por bueno el salto y seguiremos adelante diciendo: HAY QUE VOTAR A EQUO.(Creo que no está en la galaxia oficial, oficialisíma.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.