EL PERFUME

 

Por fin ha llegado el fin de semana. Tiempo de quedarse dormitando entre las sábanas hasta las tantas, de quedar con los colegas para comentar lo aburrida que fue la semana y tiempo sentarse en la oscuridad de un cine.

Y esta vez, esto último ha sido para disfrutar con un peliculón como la copa de un pino: El perfume, historia de un asesino.

Supongo que, dependiendo de quien vaya a verla, se pueden contemplar dos películas distintas. Por un lado estará la gente haya leído el libro, e irremediablemente se pondrá a comparar las similitudes y diferencias entre imágenes y palabras. Este grupo de público encontrará una película, que sin seguir de una forma totalmente fiel las páginas del libro, si recoge a la perfección el espíritu del mismo, y sin que el personaje principal, Jean-Baptiste Grenouille, sea clavado al de la novela (aquí quizás está un poco más suavizado en sus rasgos), la impresionante actuación de Ben Whishaw, todo un descubrimiento, si que le confiere la personalidad del personaje original.

Por otra parte está el sector del público que desconoce el novelón de Patrick Süskind. Esta gente se encontrará una película genialmente filmada, con imágenes realmente llenas de vida, coloridas, que parece que se salen de la pantalla para atraparte y meterte de lleno en un mundo, tan intangible y tan difícil de trasladar a la pantalla, como es el mundo de los olores.

El argumento se sitúa en el París del siglo XVIII, donde en medio de un mercado de pescado, lleno de toda clase de olores desagradables, nace un niño repudiado por su madre, con un sentido del olfato excepcional pero carente de otra clase de sentimientos.

Mientras Patrick Süskind, en su novela, nos trata de sumergir en toda la gama de sensaciones que nos transmite nuestro sentido olfativo mediante las palabras, los símiles y las acertadas descripciones, el director Tom Tykwer (dire también de otra película genial, aunque totalmente diferente, llamada “Corre, Lola, corre”) trata de hacernos llegar a las mismas sensaciones a través de imágenes muy nítidas, en primerísimos planos, acercándonos tanto a la superficie de las cosas como para llegar a captar su esencia.

Así, durante unas dos horas y media que para nada se me hicieron largas, asistimos tanto a imágenes de una belleza y unos colores increíbles, como a otras tan crudas y viscosas que rozan la repugnancia. Prados inundados de vegetación de poderosos tonos o los preciosos ojos azules de la protagonista en contraste con suburbios de la Francia de aquellos años, llenos de pobreza y suciedad. Se ven como nunca los maquillajes de la época, algunos cuarteados, o el talco que se posaba en las pelucas de los nobles. Absolutamente todo llega hasta nuestros ojos con una claridad cristalina en medio de una ambientación cuidada al detalle.

Vamos, que me pareció una película sublime, imprescindible, genial. Si he de ponerle un pequeño pero, ni siquiera es de la película en si, sino del doblaje. ¿Por qué de repente la voz de Dustin Hoffman solo me suena a la imitación que Buenafuente hace de Robert deNiro con su abogadooooo? Es raro, porque he buscado y se trata de su doblador habitual, Ricard Solans. Como diría Friker Jiménez, es un asombroso caso de psicofonía… titotatintatin.

4 thoughts on “EL PERFUME

  1. Vaya, otra semana que nos quedaremos sin hablar de Scarl…perdón Scoop!! No he visto el perfume y dudo que vaya a verla pero si tengo curiosidad por saber que te pareció el final. He leido que la pelicula esta bien, pero que el final es bastante malo (creo que más bien por la forma que por el fondo) Algún comentario (sin destripar la peli…puedes utilizar el mítico metodo Tribbiani del “espacio”)

  2. Pues chico, a mi me gustó como está hecha. Además, es tal y como explica el libro. Viendo los créditos finales te das cuenta de que dicha escena está montada por La fura dels baus, que son bastante polémicos… pero la verdad es que me parece muy bien llevada a cabo e incluso poética. Otra cosa es que el puritanismo de alguna gente le juegue malas pasadas.

  3. efectivamente la peli es genial , lo unico que he de apuntar , es que el principio es un pelín vomitivo , cosa que dice mucho de lo bien hecha que está , ya que quiere reflejar el maloliente , putrefacto y , eso , vomitivo , parís del siglo XVIII…hay tramos de la pelicula que casi creo oler lo que el personaje principal huele …sencillamente magnífica , igual que este post …
    felicidades Heyman , te superas con cada post!

  4. vomitivo como una peli de tarantino,mola y violencia gratuita,mira que mi madre casi me convence de que me lea el libro,pero con tales elementos y aunque el sabado no pudiera r a verla,la ire a ver cuando termine de veer todas las peliculas atrasadas,y en 2007 estrenan manolete y peliculas infantiles como ratonpolis.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.