EL INDOMABLE WILL HUNTING

 

Ayer, en una nueva sesión de cine para el recuerdo, vimos una película de 1997 escrita por unos primerizos Ben Affleck y Matt Damon: “El indomable Will Hunting”.

Por aquellos años, estos dos amigos de la infancia intentaban hacerse un hueco entre las estrellas de Hollywood, y como no encontraban demasiados papeles protagonistas decidieron emplear la táctica de Juan Palomo. Así que escribieron ellos mismos un guión que ofrecían a las productoras con el único requisito de ser ellos los protagonistas.

Así, Gus Van Sant (“Mi Idaho privado”, “Todo por un sueño”) aceptó dirigir el proyecto, y se unieron en el reparto Robin Williams (“Good morning Vietnam”, “Jumanji”), Minnie Driver (“Sleepers”, “Hard rain”) y Stellan Skarsgard (“Dogville”, “El rey Arturo”).

La historia trata de un chaval bastante problemático y pendenciero con un don para las matemáticas, interpretado por Damon. Es huérfano, y su única familia es su pandilla de amigos, entre los cuales está Affleck, que son leales hasta la muerte.

Un día es sorprendido resolviendo uno de los retos matemáticos que el profesor, interpretado por Stellan Skarsgard, deja para que resuelvan los alumnos de la universidad en la que Will trabaja como limpiador. El profesor se queda impresionado y cuando va a buscarlo descubre que Will está en la cárcel por una pelea, así que decide cogerlo bajo su tutela, descubriendo a lo largo del metraje que el chaval es mucho mejor de lo que él podrá serlo jamás. El juez obliga también a que Will asista a sesiones de psicología todas las semanas, y el profesor recurre a Sean Maguire, un psicólogo amigo suyo desde los tiempos de universidad, deprimido tras la muerte de su mujer.

La película es básicamente una visión de las relaciones entre estos personajes, y la evolución de un chico de origen humilde que se resiste a aceptar que su don le puede sacar de los barrios pobres, y de su pandilla de colegas, para llevarlo mucho más lejos.

Por este guión, Affleck y Damon consiguieron el globo de oro y el oscar al mejor guión, poniéndoles en la senda de ser las estrellas en las que se han convertido, aunque, viendo las actuaciones, comprendemos por qué de momento Damon ha conseguido más interpretaciones memorables que su amigo. Habrá que ver “Hollywoodland”, donde dicen que Affleck consigue realizar su mejor papel hasta la fecha.

A mi me parece una película simplona por momentos, aunque con ráfagas de muy buenos diálogos y personajes bien definidos, en la que lo más destacable son las interpretaciones de Damon, y un crack de la actuación como es Robin Williams. Se deja ver fácilmente, dejando un agradable sabor de boca.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.