EL CASO WELLS

Photo Sharing and Video Hosting at Photobucket

La sombra de Fincher es alargada. Fue por aquella época, poco después de estrenarse esa gran película que revolucionó el cine de asesinos en serie, “Seven”. Recuerdo que, durante un tiempo, empezaron a surgir un montón de películas claramente influenciadas por los asesinatos de John Doe y la estética oscura del film y, digo influenciadas, cuando en realidad en algunos casos eran simple y llanamente malas fotocopias. El caso más flagrante que llegue a ver era el de una peli con Chritopher Lambert como protagonista, cuyo título ni me acuerdo ni tengo ganas de buscar, que prácticamente calcaba el guión cambiando el leitmotiv del asesino y poco más. Al acabar aquel VHS alquilado, decidí que dejaría las pelis de asesinatos en serie durante una temporada.

Ya han pasado unos cuantos años, pues “Seven” (o “SE7EN”, que mola incluso más) se estrenó en 1995, pero parece que hay directores que siguen claramente influenciados. Este es el caso del Hong-Konés (o como carajo que se escriba esto) Lau Wai-Keung en su primera incursión en el sistema jolibudiense. Para ello elige una historia protagonizada por un empleado del departamento de seguridad pública que se dedica al seguimiento de agresores sexuales que supuestamente se han reinstaurado en la sociedad. Este tipo, encarnado por un inquietante Richard Gere, está a punto de ser retirado forzosamente, pero antes intentará encontrar a una chica secuestrada en su distrito de actuación ya que tiene la seguridad de que uno de sus “fichados” está implicado.

Como si fueran pocos sus problemas, tendrá que cargar con su sustituta (¿os va sonando esto un poquito a la relación Pitt-Freeman?), enseñarle el oficio y atosigarla con sus paranoias. Así se ven en una persecución a contrarreloj intentando salvar la vida de la víctima sin saber muy bien a quien están persiguiendo.

Todo esto ya tenía un claro tufillo a “Seven”, pero el remate del tomate llegó en una de las últimas secuencias de la película. Imagináoslo conmigo: una carretera interminable perdida en un desierto estilo americano sin nadie a la vista; el culpable por fin capturado, de rodillas en el suelo y delante de él uno de los protagonistas apuntándole con un arma mientras tiene un complicado dilema moral. ¡Esto se salta claramente la barrera del homenaje!

A pesar de todo, tiene algún punto a favor. La película entretiene lo suficiente como para que uno no tenga que estar pensando continuamente en las comparaciones (por lo menos hasta llegar al punto anteriormente mencionado). Los protagonistas están francamente bien. Por un lado Richard Gere, quitándose poco a poco el sambenito de sex symbol, construyendo un personaje atormentado y afectado por los años de frecuentar la compañía de tipos bastante grimosos, obsesionado con volver a enchironar a los exconvictos o por lo menos sacarlos de su ciudad. Como contrapunto, el buen trabajo de una reaparecida Clair Danes (que encadena este trabajo con su aparición en Stardust), que resulta creíble en cada cosa que hace. En este caso clava el papel de novata no demasiado contenta con su puesto y acojonada y sobrepasada por los acontecimientos.

En los puntos flacos, pues eso, el abuso de la copia. No solo identificamos a Fincher en la película, sino también la estética “Saw” que también está inundando el cine de terror tras el éxito de la ahora tetralogía.

Supongo que si el señor Wai-Keung trata un guión menos manido, será capaz de sacar productos más que aceptables.

4 thoughts on “EL CASO WELLS

  1. Pues según lo que cuentas, ahí se quedará la peli. A pesar de los puntos a favor que comentas, ese final me parece de un descarado que clama al cielo.
    Y ya que estamos reivindicando el clasico, señores distrbuidores de la película en España, QUIERO QUE REEDITEN YA LA EDICIÓN ESPECIAL DE SEVEN!!!!

  2. Ya, yo también espero ansioso la reedición de una de mis pelis favoritas. Espero que con el estreno de “Zodiac” en dvd a los sabihondos de jolibú les de por concedernos el capricho.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.