DRACULA, DE BRAM STOKER

 

No está de más ir revisitando de vez en cuando aquellas películas que te marcaron, que has visto una, dos o infinidad de veces y que han dejado imágenes impregnadas en la retina quizás para siempre. Los clásicos de cada persona, que casi nunca coinciden con las listas oficiales, las que no te cansas de recomendar y las que nunca te dejarán de gustar.

Entre las ingentes cantidades de películas que encuadro en esta categoría le ha llegado el turno a todo un clásico moderno, del cual tuve el poster colgado en mi habitación durante mucho tiempo. Una película clasificable dentro de un montón de géneros, y una arriesgada apuesta de Francis Ford Coppola. Tiene un poco de película de terror, otro poco de thriller, otro poco de peli romántica… una obra genial y la que más se acerca a la idea original del libro, que por cierto también me encantó.

Toda la película es un ejercicio de estilo del barbudo director. Alejándose de los efectos especiales que habitan en este tipo de producciones en la actualidad, juega con otro tipo de herramientas para crear el ambiente onírico que la historia necesita. Un montón de ángulos de cámara fuera de lo corriente, sombras que cobran vida, contrapicados y fondos que se diluyen en el castillo del conde, imágenes montadas unas sobre otras, una iluminación genial, que alterna la oscuridad del castillo con la luminosidad de Londres, rojos intensos en las escenas vampíricas, habitaciones inundadas de humo, cámaras que avanzan por el escenario a toda velocidad, cambios de escena geniales… Coppola vuelve a las antiguas técnicas consiguiendo dar importancia a la historia y a los personajes.

La creación que Gary Oldman (“El quinto elemento”, “Harry Potter y el prisionero de Azkaban”) realiza del monstruo es impresionante, dotándolo de una intensidad increíble. Por aquel entonces el actor se encontraba en medio de una espiral de alcohol y drogas de la que años más tarde llegó a afirmar que ni siquiera se acordaba de haber interpretado alguna de las películas en las que participó. Sin embargo, tanto entonces como ahora, se trata de un actor impresionante. Ese estilo de actor que tan solo se da en Inglaterra.

Sin embargo no es el único conocido de la cinta. Anthony Hopkins (“El silencio de los corderos”, “Conoces a Joe Black”) interpreta al eterno enemigo del conde, Van Helsing. Wynona Ryder (“Eduardo Manostijeras”, “Mujercitas”) es Mina, la prometida de otro de los protagonistas, Jonathan Harker, interpretado por Keanu Reeves (“The Matrix”, “Mi idaho privado”). Sadie Frost, la ex de Jude Law, interpreta a la amiga libertina de Mina. Monica Belucci es una de las esclavas de Drácula. Cary Elwes, el pirata Robert de “La princesa prometida” interpreta a un Lord inglés, e incluso sale el genial cantautor Tom Waits interpretando, como no podía ser de otra manera, a un chiflado. Todos están bastante bien en sus papeles, exceptuando quizás a Keanu Reeves, al que se ve algo perdido.

Las escenas se salen de la pantalla con una fuerza enorme. Están inundadas de tristeza, de erotismo, de drama, de terror, de suspense… Cada una es un pequeño homenaje a las películas del género y están realizadas con sumo cuidado y respeto hacia la obra original.

Un amor inmortal retratado de forma genial en una película que humaniza al eterno personaje del conde vampiro, dejando un poso triste y un aroma a película antigua. Una obra de arte.

 

5 thoughts on “DRACULA, DE BRAM STOKER

  1. Drácula!!!! Sí señor.Es una de mis películas favoritas y cómo tú dices,de las que forman parte de la lista de imprescindibles. He de reconocer que la primera vez que la ví, más o menos con 12 años, no le hice demasiado caso,pero años más tarde desempolvé esa cinta y en ese momento me dí cuenta de que se iba a convertir en una de mis películas preferidas,esas que como tú dices puedes ver una y otra vez, y la verdad que no sé cuántas veces habré visto esta película, pero nunca me cansaré de verla. Para mí es, ante todo, una película romántica por excelencia, retrata un amor tan fuerte, y sincero, que no puedes evitar que se te pongan los pelos de punta.(La atmósfera creada en toda la película también ayuda)

    Aún no me explico, porqué le regalé mi cinta a un exnovio..

    Te pongo un link con algunas curiosidades de la película; http://tepasmas.com/curiosidades/draculastoker

  2. Muy interesantes las curiosidades, gracias Ire. Seguro que algún día acabaré comprándome la edición extendida y podré poner alguna más. Aunque seguro que no hablarán mucho del estado en que Oldman hizo la película. Seguro que sería interesante.
    Para mi también es más romántica que otra cosa… al igual que el libro. Si no lo has leído te lo recomiendo.

  3. Oye , pues ese tio para estar borracho y drogado lo hacia bastante bien..jaja.

    Lo que mas me ha gustado de la peli es que es una historia muy romantica y con unos puntitos eróticos geniales
    Drácula , (que me perdonen los cinéfilos …) a mi no es un personaje que me guste demasiado , pero el tio lo hace bien ,la verdad.

  4. Yo como siempre, me leí primero el libro y luego vi la película… y debo decir que me encantó la adaptación, es genial y por supuesto una de mis películas favoritsa junto con la Princesa Prometida a la que también haces alusión, jejeje…

    Volviendo a las curiosidades, no es el mismo Gary Oldman el que hace de un actor borracho en Friends?? un poco irónico no?

  5. Pues si, es el mismo. Y eso lo hizo una vez rehabilitado, lo que dice bastante a su favor y a favor de su sentido del humor.
    Otro ejemplo es Robert Downey Jr., que después de la bromita en el escenario de los oscars aludiendo a su pasado (reciente) psicotrópico, encarnará a Ironman, alter ego del millonario del comic Tony Starks, que también empieza la saga del superhéroe recuperándose de su adicción al alcohol.
    Veamos si dentro de algunos años hacen algo parecido Lindsey Lohan (“Herbie a tope”, “Bobby”) o Haley Joel Osment (el niño de “El sexto sentido”), ya que parece que ambos pasan ahora un periodo de querencia excesiva por la botella.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.