DON JUAN DEMARCO

Photo Sharing and Video Hosting at Photobucket

“Mi nombre es Don Juan DeMarco, soy el hijo del gran espadachín Antonio Garibaldi DeMarco que fue trágicamente muerto defendiendo el honor de mi madre, la bella doña Inés Santiago y Sanmartín. Soy el mejor amante del mundo”. Con esta frase comienza una de las películas más románticas que he visto nunca. Una elegía a la locura y la irracionalidad del amor que por alguna extraña razón, pues no se parecen demasiado, siempre he asociado en mi memoria a “La princesa prometida”. Supongo que será por ese aroma a fábula que desprenden, por conseguir despertar ganas de organizarle a tu pareja una cena romántica a la luz de las velas. Supongo que los alérgicos al romanticismo no pueden acercarse a menos de tres metros de esta historia, pero, enamoradiz@s y romántico@s del mundo, esta película está hecha para vosotros@s.

Johnny Depp es el protagonista que da nombre a la película, un joven de 21 años con un sentimiento romántico exacerbado, que tiene la intención de suicidarse a manos del mejor espadachín del mundo al no verse recompensado su amor por la única mujer que le ha rechazado, y a la que ama con toda su alma. En este intento de suicidio se encuentra con el doctor Jack Mickler, interpretado por Marlon Brando, un psiquiatra a punto de jubilarse que se debate entre las órdenes de sus superiores de medicar e internar al joven y la vitalidad y los sentimientos que le va provocando su historia, de la que no sabe discernir cuanto es real y cuanto está inventado por su fértil imaginación.

Así, entre sesión y sesión, el doctor Mickler no está seguro de que deba “curar” a este moderno Don Juan de su visión del mundo, devolviéndolo al gris universo en el que tanto él, como sus escépticos y fríos colegas de profesión, viven anclados. Gracias a las conversaciones con el muchacho, Jack Mickler se va impregnando de romanticismo y ganas de vivir su vida, contagiando a su mujer Marilyn (Faye Dunaway) y mejorando su relación.

¿Debemos renunciar a nuestras excentricidades para encajar en el mundo gris y frío que se ha construido a nuestro alrededor para parecer normales? ¿Podemos en cambio renunciar a todo convencionalismo social y vivir al margen de las reglas, en un universo propio, sin ser tachados de locos o marginados sociales? ¿Existe un término medio en el que podemos conservar nuestra inocencia y nuestros sueños? Todo es un homenaje al individualismo, a no dejarnos arrastrar por el rebaño, a pensar y sentir por nosotros mismos a pesar de lo que los demás puedan decir de nosotros.

Entre Johnny Depp y Marlon Brando se establece una química especial que trascendió fuera del rodaje. A partir de entonces se hicieron grandes amigos, llegando a participar Brando en la primera (y única hasta la fecha) película de Depp como director, “The brave”, y esto se nota. Los dos llenan la pantalla en sus conversaciones y a Brando se le nota cómodo aunque ya hacía tiempo que aceptaba papeles más de forma alimenticia que por amor a la profesión de actor.

La música también ayuda al ambiente de romanticismo presente en cada plano, con una banda sonora alrededor de una canción compuesta por Brian Adams (Have you ever really loved a woman), que a muchos también les supondrá un sacrificio, ya que llegó a sonar cansinamente en la radio, de igual forma que la que compuso para “Robin Hood: príncipe de los ladrones” o la de “Los tres mosqueteros” con Sting y Rod Stewart.

Una película para dejarse llevar por los sentimientos, sin complejos.

 

4 thoughts on “DON JUAN DEMARCO

  1. Amiguiño, esta “peli” eu non a vin, maís a bofé, que a merarei.
    Se Melonblando, está agusto tranallado, seguro que está genial, mais individualista e o mesmo tempo solidario, anque esmemelle unha “contradictio”, que il mesmo, non sei se haberá. Cascarrabias, o mellos tampouco, ós xenios ainos que deixar, na súa mergulladadura.
    Os cantos a amizade, se tamén, son abertos a entender os demaís, e aprender deles ben bidos sexan.
    Up saude!.

  2. Uhmm, me ha gustado mucho el modo en que describes la película. Es verdad la química que dices existe entre Brando y Depp… La verdad es que me gusta también esa manera de ver el mundo, pareciendo excéntrico, pero realmente feliz… el personaje, chapó!

  3. Una nota, que Marlon Brando se encuentre a gusto trabajando no quiere decir que sea ni de lejos su mejor papel… ni el de Depp. Pero la peli tiene un no se que, y un que se yo que yo que se.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.