DOCTOR STRANGE

 photo doctor_strange_ver18_xlg_zpsh5rfatny.jpg

La inmensa galería de personajes que poseen los infinitos multiversos de Marvel permiten que nos sigan llegando sorpresas por parte de su división cinematográfica. Tras el comienzo de este conjunto de fases que están revolucionando el género con Iron Man, el paso en falso de Hulk, la aparición del dios nórdico Thor, la llegada descongelada del Capitán América, el paso al frente de Ant-Man, la transformación sufrida por los integrantes de los autoproclamados Guardianes del Universo, los fabulosos complementos de Viuda Negra, Ojo de Halcón, Máquina de Guerra, Quicksilver, Bruja Escarlata, Visión y Pantera Negra, la largamente esperada incorporación de nuestro amigo y vecino Spiderman a la casa y las aportaciones televisivas de Daredevil, Jessica Jones, Luke Cage y los Agentes de S.H.I.EL.D. junto con los Inhumanos, cada nuevo anuncio del cerebro pensante de Kevin Feige en cuanto a los nuevos movimientos estratégicos, nos llena de nervios y emoción.

Ahora, antes de la primera aventura en solitario del Trepamuros en Marvel Studios y antes también de la incorporación de uno de los personajes más poderosos y carismáticos, la rubia Carol Danvers enfundada en el traje de Capitana Marvel, le ha tocado el turno al hechicero supremo de la casa, el Doctor Stephen Strange.

Esto planteaba un nuevo reto en la concepción del universo que habían creado para las películas hasta el momento. Desde el primer momento, con El Hombre de Hierro, intentaron construir un mundo lo más creíble y anclado a la ciencia posible. Ya tuvieron un escollo que salvar cuando llegó el momento de explicar los poderes de los dioses nórdicos, de los mundos que conecta el Bifrost con los diferentes reinos y en general el modo de vida de los habitantes de Asgard. En aquel momento decidieron tirar de aquella frase clásica de Philip K. Dick que reza: cualquier tecnología lo suficientemente avanzada es indistinguible de la magia.

Pero con los mundos alternativos y las artes místicas del Dr. Strange, el truqui ya no servía. Ahora se trata de verdadera y auténtica magia y lo que deciden el director Scott Derrickson junto con los guionistas Jon Spaihts (“La hora más oscura”, “Prometheus”) y C. Robert Cargill (“Sinister”) es volar lejos de las leyes naturales dando a las explicaciones de La Anciana, mentora del doctor, una pátina filosófica.

Esto trae consigo un gran salto de fe por parte de Marvel Studios, que continúa expandiendo las diferencias entre las diversas características de las aventuras que viven sus personajes. Que no sea el mismo tipo de historia y/o enemigo al que deben enfrentarse el Capi o Ant-Man que los Guardianes o Thor, convierte a las diferentes películas en algo mucho más impredecible y apetecible.

Aún así, “Doctor Strange” sigue siendo una película de inicio de personaje, con el esquema formulario que eso conlleva en parte de su argumento. Stephen Strange no es un personaje tan conocido para el público mayoritario como para no necesitar poner al espectador en antecedentes, con lo que una buena parte de la película consiste en presentar a este cirujano egocéntrico, derrochador y pagado de sí mismo, su caída en desgracia y la consecución y el desarrollo de sus nuevas habilidades. Algo que, tanto por la naturaleza del propio personaje como por el esquema de la peli nos puede recordar bastante a “Iron Man”.

Sin embargo, aunque Tony Stark y Stephen Strange puedan tener muchos puntos en común, gracias a esa arrolladora personalidad que los convierte en gilipollas con carisma, en tipos que en pantalla nos generan simpatía pero que probablemente detestaríamos en la vida real, poseen diferencias importantes que los situará en diferentes puntos del Marvel Cinematic Universe (MCU). Mientras que Stark es un genio que tropieza una y mil veces en los mismos errores, debido a una confianza desmesurada en sus propias deducciones, Strange es un tipo que verá enfrentados los conocimientos teóricos en los que siempre ha confiado contra un nuevo sistema de creencias y de posibilidades. El doctor Strange se convertirá en un tipo que debe humillarse ante la certeza de que no tiene ni puta idea de nada y, de esta forma, se verá obligado a aprender de sus errores, a asumir que puede estar equivocado. Mientras que Iron Man escapa de la muerte en su primera aventura gracias a su sabiduría y a su genio, el llamado a convertirse en Hechicero Supremo debe recurrir desde el primer momento a un mentor cuyos conocimientos superan con creces los suyos propios. Por tanto, a pesar de ese egocentrismo y esa socarronería que lo acercan al millonario del traje de lata, ya desde esta primera película vemos que las circunstancias los guían por caminos muy diferentes.

La elección del actor que encarna al cirujano místico es, como el resto del equipo que conforma la película, un enorme acierto. Ya habíamos visto a Benedict Cumberbatch en un personaje de carisma y aura similar en la serie británica “Sherlock” y aquí vuelve a revestirse de esa pose de potentado que mira a los demás por encima del hombro, pero añadiéndole nuevos matices. Por otra parte, Marvel cambia el personaje de El Anciano, aquel que enseñará a Strange sus nuevas posibilidades mágicas, por La Anciana, despojándole de la raza asiática y dando el jugoso caramelo a una Tilda Swinton que borda su papel y parece pasárselo en grande.

El antagonista de la función recae en un actor de rostro inquietante acostumbrado a meterse en la piel de villanos, el danés Mads Mikkelsen, que se queda con un personaje que no pasará a la historia de Marvel Studios. Uno de esos villanos construidos a imagen y semejanza del héroe que no tienen el tiempo suficiente en pantalla como para ser dotados de verdadera personalidad y sin que lleguen a dar la impresión de que suponen un verdadero peligro de muerte para el protagonista. Algo que, quizá a excepción de Loki, viene siendo el punto débil de Marvel Studios desde sus inicios.

Completan la función Chiwetel Ejiofor como Mordo, un personaje que acompaña en la aventura al doctor y que parece que crecerá en protagonismo en capítulos posteriores, Benedict Wong como Wong, que pasa de ser un personaje demasiado estereotipado y algo racista en los comics, algo rayano al lacayismo, a un personaje más importante en este mundo y con toques cómicos que son de lo mejor de la película y Rachel McAdams como Christine Palmer, el interés amoroso de la historia, con poco desarrollo en el argumento y que quizá recuerda un poco al personaje de Pepper Potts en la saga del Hombre de Hierro.

El director de orquesta de este elenco es Scott Derrickson, un tipo que viene de varias películas del género terrorífico (“El exorcismo de Emily Rose”, “Sinister”, “Líbranos del mal”) que parece pasárselo como un enano inventando el nuevo mundo en el que han de moverse estos hechiceros. De esta forma, el apartado visual y de efectos especiales de la peli es su baza más poderosa, con esos paisajes que se doblan sobre sí mismos y que recuerdan a los sueños de “Origen” y ese paseo al que manda La Anciana al Doctor en su primer encuentro por unos cuantos planos interdimensionales y psicodélicos abriendo un mundo infinito de posibilidades a las aventuras del nuevo héroe de la franquicia.

Marvel Studios sigue ampliando su imaginario y apostando con ese modelo que tan buen rédito parece estarle aportando, esa fórmula que combina apuestas sobre seguro, con características que han ido puliendo a cada nueva película, con algunos elementos de experimentación que le permiten no llegar a estancarse en la realización de la misma película una y otra vez.

Estoy seguro de que, una vez presentado el personaje, en su nueva aparición, liberados esta vez de la necesidad de un valioso tiempo de metraje dedicado a un necesario prólogo, nos traerá grandes satisfacciones, gracias al cariz sobrenatural y psicodélico, repleto de oportunidades, que da la exploración de mundos tan alejados a los terrenales. Por no hablar de las aventuras de los nuevos personajes que llegan proximamente a la franquicia.

Yo, por mi parte, estoy deseando que volvamos a vernos en el próximo capítulo de esta emocionante aventura superheróica.

Nos vemos en “Guardianes de la galaxia vol. 2”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.