DIAMANTE DE SANGRE

 

Seguimos con tanda de películas presentes en los Oscar con una película que me sembró una duda cuando se encendieron de nuevo las luces y salí de la sala. No tengo muy claro si lo que vi fue un una peli de denuncia que se inclina hacia el thriller o un thriller en toda regla con algún tinte de denuncia. Lo que está claro es que, a pesar de que la mayor parte del metraje es acción pura y dura, muestra una situación que ocurrió (no nos queda muy claro si se ha solucionado) en África en la década de los 90.

Se muestra como un pescador de Sierra Leona llamado Solomon Bo, muy bien interpretado por Djimon Hounsou (“Amistad”, “Gladiator”), pierde a su familia cuando el FUR (que creo que significa frente de unión revolucionaria) asalta el pueblo donde vive y se lo lleva a buscar diamantes que luego serán vendidos a traficantes, que a su vez se los venden a las compañías de los países del primer mundo. En su camino para tratar de recuperar a su familia, se cruza con Danny Archer, que en este caso lo interpreta el también nominado Leonardo DiCaprio (“Infiltrados”, “¿A quién ama Gilbert Grape?”). Éste último es un ex mercenario sudafricano que ahora se dedica a traficar con estos diamantes, para un día poder escapar de un continente que aborrece.

El punto femenino lo pone Jennifer Connelly (“Dark water”, “Dentro del laberinto”), en el papel de una periodista que intenta, en vano, denunciar todos los chanchullos que llevan a cabo empresas multimillonarias en un país en el que, por causa de los dichosos diamantes, mueren cientos de personas, o se recluta a niños soldados para utilizarlos en una lucha sin sentido.

Quizás el argumento es demasiado embarullado para poder llegar a hacerse una idea general de todas las relaciones de los implicados en el tráfico de diamantes y no creo que sea lo que el director Edward Zwick (“Traffic”, “Yo soy Sam”) pretende. Si se toma como una película de acción, muy bien realizada e interpretada, y como mucho, como un punto de partida para investigar la verdadera y sangrienta historia de estos países, entonces gustará.

Las escenas de acción están rodadas con una cámara que no para de moverse, que se arrastra por el suelo cuando lo hacen los protagonistas, dando la impresión de que se está metido en medio del fregado, y puede que esto sea la mayor virtud de la peli. Por lo menos a mi no se me hizo larga en absoluto, a pesar de los 143 minutos que dura. El argumento, como ya hemos dicho, no se para demasiado a analizar los problemas de los protagonistas, si no que avanza de forma ágil mostrando la continua búsqueda de los protagonistas, uno para recuperar a su familia, otro para conseguir un pasaporte a una vida mejor y la otra para conseguir concienciar al resto del mundo sobre lo que allí ocurre.

Otro punto destacable es la necesidad de los dos protagonistas masculinos de ayudarse a pesar de tener objetivos diametralmente distintos. La relación entre una persona materialista y pragmática con la de otra más inocente y con fines mucho más sencillos. Y es cuando aparece esta relación en pantalla cuando más brillan las actuaciones de los dos actores.

Como nota negativa, los dichosos rótulos finales contando que al fin las empresas fueron muy buenas y dejaron en paz el tráfico de diamantes, pero que hay que seguir peleando para conseguir que en África se viva mejor, cosa que sabemos de sobra sin que un director Yanki nos lo tenga que venir a decir.

Por último solamente comentar, que en vez del cartel oficial de la película, he decidido dejar éste con la Jennifer… por razones obvias.

 

4 thoughts on “DIAMANTE DE SANGRE

  1. Pues es cierto, la peli está bien para una peli de acción y es cierto que la amistad entre los protagonistas llega a ser muy profunda, pero en realidad yo iba predispuesta a ver una peli protesta que me hiciera salir de mala leche del cine, con esa reconcentración que te hace ver lo injusto que es el mundo y que tenemos que cambiarlo ya!…. pero no, y supongo que eso le restó puntos a la peli bajo mi punto de vista, me esperaba otra cosa, la verdad, esperaba que me transmitiera más cosas y que me llegara más a la fibra sensible…. pero tengo que decir que Dicaprio hace un papelazo, creo que el niño se ha convertido en un actorazo!

  2. Bueno, yo aún no he visto la película, y aunque en parte también esperaba ir a ver una peli protesta, no esperaba que fuera Siryana. Aún así, creo que iré a verla.
    De todos modos, vengo con mis links debajo del brazo. Estos los tenía en favoritos desde hace algún tiempo, así que chicos si quereis enfadaros, echarle un vistazo.

    http://www.elmundo.es/documentos/2003/04/guerras_olvidadas/index.html
    http://www.elmundo.es/internacional/sierraleona/

    Como vereis el primero es de todos los conflictos en distintas regiones del mundo, que no ocupan la portada de los periódicos o si quiera una esquinita inferior, pero que están ahí y no podemos olvidar.
    El segundo es más concretamente de Sierra Leona, para que despejeis las dudas sobre la situación más o menos actual del país, aunque esté un poco desactualizado.

    Un beso y espero que no os deprimais mucho con lo que vais a leer.

  3. Vale, ya he visto la película, y bueno, dos películas sobre el continente africano en menos de un mes es mucho para mí. Mi sensibilidad no me lo permite. A pesar de que no sea una peli de denuncia, sí que se puede pensar mucho a raíz de ella. Sobre todo la primera parte de la peli. Sólo quería comentar que no me gusta el final, y para no estropearselo a nadie si lee esto, diré tan solo que me parece demasiado feliz. Que la vida no es así y mucho menos en Sierra Leona.

  4. Bueno, ya sabes como son los americanos. Si les pones un final triste y desasosegante se hunden. También está todo visto de un modo muy superficial… por eso decía yo que era más de acción que de denuncia.
    De todas formas, se deja ver muy bien.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.