SITGES 5 – DAMNED BY DAWN

Photobucket

Risas. Chascarrillos. Aplausos irónicos. Abucheos. En ese momento, empecé a volver a la butaca desde donde fuera que me hubiera llevado mi sueño y, lo que vi en la pantalla fue el mismo zombie africano con rodilla rota. ¿Me había dormido tan sólo un momento o la película era capicúa? Fijándome en las caras que mezclaban sorpresa, hastío y hasta cabreo, iba a ser lo segundo. En diez minutos “The dead” había acabado, yo me había ahorrado hora y media de aburrimiento y encima las fuerzas estaban renovadas, con la barrita de energía por encima de la mitad. Así que, nos cambiamos de sitio para que nuestro cuello volviera a una posición normal y nos preparamos para la segunda película del maratón zombie. Después de los comentarios de la sala, era muy difícil que la siguiente peli fuera peor… pero subestimábamos la capacidad de recopilación de basura del festival.

Así que, nos acomodamos en nuestra nueva situación, más lejana a la pantalla, le pasé mi testigo a Iban, él me pasó a mí el suyo y nos cambiamos los papeles, mientras Carlos, incapaz de dormir, trataba de acabar de secarse del chaparrón de la cola. Se apagaron las luces y apareció en la pantalla el siguiente título de la noche, “Damned by dawn”.

La acción transcurría en algún lugar de Irlanda, creo, en una casa a la que acuden una rubita y su nuevo novio, en plena presentación familiar. Normalmente, uno le tiene un poco de cosa a no causar buena impresión a los progenitores, pero la que realmente da miedo aquí es la yaya, que tiene una especie de deuda (esta parte no quedó muy clara) con unos espíritus de muy mala leche y si no es enterrada de una forma específica corre peligro de ser torturada en la otra vida y hacer la misma imposible a los que queden vivos.

Como ya no me esparaba nada, el inicio me sorprendió. Un paraje apartado sumergido en una niebla espesa y blanquecina. Un caserón de pueblo en medio de una fuerte tormenta. Un oscuro secreto familiar anclado en ancestras raíces folclóricas. El sonido del viento filtrándose por entre las grietas de las piedras y dando lugar a un siniestro grito, tan real, que podría provenir de otro sitio. Elementos de partida que podrían haber dado lugar a un relato de fantasmas, de esos que se cuentan durante un apagón, en la casa de los abuelos. Pero cuando fue la hora de desarrollar el esquema inicial, todo se desmoronó como castellers sujetados por desnutridos.

De repente, la cámara se acerca a los fantasmas, los espíritus, las banshees y demás fulano del más allá y el hechizo se rompe por completo. Los maquillajes parecen clowns pillados a medio proceso de caracterización y es imposible no soltar una carcajada cuando golpea ese triste primer plano. Los cuerpos vuelan por entre los árboles enfundados en sábanas rotas y blancas y uno se imagina sin ningún esfuerzo los cables anclados a las grúas. La historia entra en barrena y se convierte en un sinsentido repleta de persecuciones, muertes absurdas y efectos muy cutres. La idea que dio lugar a todo se agota y ese ambiente de cuento de terror a la luz de la hoguera desaparece dando lugar a un montón de tópicos sin ninguna gracia.

En la descripción de la película que podíamos leer en la página del festival, hacía mención al cine de Sam Raimi y esto me parece como comparar los reportajes de la Pantoja y Julián Muñoz con la trilogía de “El padrino”. Sí, podemos encontrar alguna similitud en el tema, terror de bajo presupuesto y una cierta querencia al sentido del humor gamberro, pero ahí se queda todo. Cualquier tipo de capacidad artística, de dirección o de estilo se ha perdido entre la densa niebla del bosque.

“Damned by dawn” podría ser tranquilamente una película de sobremesa de esas que se duermen mucho mejor que se ven, entonces, ¿qué pinta en un festival de fama internacional? ¿No se hace suficiente cine de género en todo el mundo como para cubrir la programación de un festival que dura una semana y pico? ¿No sería mejor recortar las sesiones, alargando un poco la vida neuronal de los asistentes y filtrar mejor? ¿Se ha visto el señor Ángel Sala, director del festival, estas películas? Si es así, ¿se le ha hecho algún control de estupefacientes en algún momento de la programación?

Cuando acabó, los relojes marcaban más allá de las seis de la mañana, los músculos empezaban a presentar riesgo de necrosis y el cerebro pedía una almohada a gritos de banshee, por lo tanto, decidimos saltarnos la última película del maratón. En ese momento ya dudábamos seriamente de que nos fuéramos a perder una obra maestra.

7 thoughts on “SITGES 5 – DAMNED BY DAWN

  1. Iban, Carlos: y aún así… no iba a ser lo peor!!

    Neovallense: a mí me gustó “Hombres de negro 2”, jejeje. Pero, aún así, es imposible que esta película le deje a alguien contento si no es bajo sustancias ilegales.

    Saludos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.