CONTAGIO

Photobucket

¿Estaremos ante una cuenta atrás de Steven Soderbergh?

En un arranque de hartazgo, el director de Atlanta confesó a la prensa que estaba hasta las gafas de pasta de dirigir películas, que ya no sentía esas mariposillas poniéndose detrás de la cámara, que todo se había vuelto gris y rutinario. El caso es que fue poco después de dirigir “The girlfriend experience”, protagonizada por la estrella del cine porno Sasha Grey, quien sabe si después de que ésta le dijera que lo quería, pero sólo como amigo, que la culpa era de ella, no de él. Aunque esto son sólo conjeturas.

El pollo ha dicho que del 2014 no pasa y está apurando las últimas películas que tiene en ebullición. Quizá por este miedo de no tenerlo en el currículo, un porrón de actores de Jolibú y de medio mundo se ha apuntado a currar con él en la última que ha llegado a las taquillas españolas, “Contagio”, una historia bastante realista de lo que pasaría si, de repente, se propagara por todo el mundo una epidemia virulenta, que se contagiara tan sólo por el contacto.

Soderbergh rueda la debacle desde multitud de puntos de vista y se hace un montón de preguntas del tipo “¿y qué pasaría con?”.

¿Y qué pasaría con las autoridades sanitarias? Quizá reaccionaran a tiempo en busca de una vacuna, pasando de las compañías farmacéuticas, para garantizar su distribución en el menor tiempo posible. Quizá no tuvieran, en este caso, dificultades burocráticas para conseguir que los mejores científicos de todo el mundo se ayudaran unos a otros a solucionar el problema. Y quizá no.

¿Y qué pasaría con las autoridades? Quizá informarían rápidamente a la población, advirtiendo de la gravedad a la menor sospecha para minimizar las pérdidas. Quizá se sentarían en un ambiente de colaboración global a manejar la pandemia mundial. Quizá antepusieran los intereses de la población por encima de sus propios intereses. Y quizá no.

¿Y qué pasaría con la gente? Quizá atendería a las precauciones, manteniendo una higiene adecuada sin que cundiera el pánico. Quizá se estableciera un clima de comprensión y ayuda. Quizá se demostrara por fin que podemos unirnos ante un problema común sin que nadie sacase partido de una situación tan complicada. Y quizá no.

Un montón de frentes abiertos que trata con fluidez, pasando de uno a otro sin que la historia parezca una exposición de diapositivas aunque con el problema de no tratar ninguno en profundidad, dado lo extenso de lo que se quiere abarcar. Quizá no se pueda hacer mejor con ese material pero cabe pensar si no hubiese aportado más entidad el focalizar un poco el objetivo de la cámara en vez de intentar retratar todo el cuadro.

El plantel de caras conocidas, es inmenso. Matt Damon, Gwyneth Paltrow, Kate Winslet, Lawrence Fishburne, Jude Law, Marion Cotillard o Elliot Gould. Incluso nos encantó ver en un papel pequeñito a la flamante ganadora del premio a la mejor actriz en el festival de Sitges del año pasado, la Hongkonesa Josie Ho, protagonista de aquella maravillosa brutalidad llamada “Dream home”.

“Contagio” es una película que mantiene en tensión la hora y tres cuartos que dura, ya que no se detiene en ningún momento. Una carrera contra un virus imparable alrededor del mundo viendo las miserias que engalanan nuestra raza. Otra prueba que demuestra las enormes dotes de Steven Soderbergh con una cámara en las manos.

Será una pena si la cambia por una sartén, una brocha, un berbequí o un espéculo vaginal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.