COLD SOULS

Photobucket

Cuando leí, por primera vez, las sinopsis de las películas que podríamos ver en la VII muestra de cine fantástico SyFy, hubo una que atrajo mi atención por encima de las demás por dos razones fundamentales: su protagonista y su punto de partida. Os diré por qué.

Empecemos por el protagonista, Paul Giamatti, un todoterreno absoluto, un privilegiado en el arte de la interpretación, un secundario de lujo capaz de subir el nivel de una cinta con su presencia. Un tipo que comenzó pasito a pasito en la maquinaria jolibudiense haciéndose con toda clase de papeles de actor de reparto, destacando en la comedia y abriéndose paso a base de talento. “El show de Truman”, “Salvar al soldado Ryan”, “El negociador”, “Man on the moon”, “El planeta de los simios”, “El ilusionista” o “Cinderella man” cuentan con su buen hacer. Un tipo con una presencia tan intensa que es capaz de eclipsar a cualquiera que ose compartir escena con él.

Por todo esto, una producción que tenga su nombre, ya ha conseguido que disponga de mi atención para, al menos leer de qué va el asunto. Si a continuación, el argumento es una marcianada que parece sacada de la mente de Michel Gondry o Charly Kaufman en forma de extraña fábula fantástica, ya me ha ganado del todo.

En esta comedia surrealista, Giamatti, que se interpreta a si mismo, se halla inmerso en los ensayos de una obra de teatro de Chejov, “Tío Vania”. La intensidad dramática que debe aportar al personaje y la parte de él que se queda en el papel le producen una intensa ansiedad y un dolor interno que le paraliza y angustia. La solución parece encontrarse en un extraño anuncio que lee en un periódico, que promete aliviar el sufrimiento interior a través de la extracción y almacenamiento del alma durante el tiempo que el cliente necesite.

Así que, llevado a medias por la curiosidad y a medias por el desasosiego interno, acude a la clínica a interesarse por el proceso y acaba por someterse a la extracción. Efectivamente, las preocupaciones se minimizan pero deja de ser él mismo y su actuación se torna gris y vulgar. El problema viene cuando quiere recuperar su alma y los de la empresa no la encuentran en el almacén.

¡No me digáis que el punto de partida no es una locura fantástica! Pues el desarrollo me pareció a la altura de lo prometido, con un tour de force interpretativo a cargo del que no me corto en etiquetar como uno de los mejores actores en activo del panorama usamericano, capaz de ofrecernos un espectro de emociones prácticamente infinito, construyendo un personaje conmovedor, con un punto de comicidad marca de la casa.

La directora, Sophie Barthes, tuvo esa mezcla de talento y estrella que millones de aspirantes a actores, directores o guionistas, buscan. La susodicha tuvo un sueño extraño y magnético, lo convirtió en guión, lo presentó a un concurso, lo ganó y se plantó en el instituto Sundance con él. Empeñada en conseguir llevar a cabo el sueño de rodarlo, busca al único actor que es capaz de imaginar en ese papel y sin el cual, está convencida de que no hará la película. Por suerte, coincide con él en la fiesta de algún festival cinematográfico y el actor se interesa por el guión de tal forma que accede a llevarlo a cabo a través de la productora que dirige junto con su mujer. El film consigue realizarse, con ella de directora y se presenta en Sundance, obteniendo, finalmente, distribución y muy buenas críticas tras su estreno.

Un sueño hecho realidad para alguien que tan solo tenía dos cortometrajes en su currículo, que consigue llevar a la pantalla un sueño propio, creando una extraña y divertida película con aspecto onírico.

“Cold souls” se estrenó en Usamérica en agosto del año pasado y, para variar, aún no tiene fecha de estreno en nuestro país. Para que luego digan que somos malísimos si nos bajamos archivos de la red y que las descargas generan chorrocientosmil millones de pérdidas.

5 thoughts on “COLD SOULS

  1. A mi me pareció una película bastante sosa y poco estimulante… y eso que ese punto de partida de metaficción surrealista prometía todo lo contrario.

  2. Yo me metí en la historia desde el principio y sólo por ver en acción a ese monstruo llamado Giamatti, ya me mereció toda la pena. Un festival de maestría de interpretación que ten por seguro que no pudimos ver en “Canino”, jejeje.

    Saludos.

  3. Una película no la sostiene unicamente la interpretación de un actor… aunque estoy de acuerdo en el buen trabajo de GIamatti.

    Ojo, no te metas con Canino… que te doy… cada vez que pienso en esa obra maestra del cine me emociono!!!!

  4. Cierto es en la primera afirmación, pero la trama me gustó, ese rollo surrealista y cómico que me pareció que funcionaba tan bien…

    Con respecto al segundo párrafo de tu comentario… pasapalabra.

  5. Lo que más me gustó de esta película fue sin duda la interpretación de Giamatti… Lo que es el desarrollo de la trama y demás no me pareció tan interesante, aunque me resultó entretenida.

    Re-saludos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.