COCOON

Photo Sharing and Video Hosting at Photobucket

Hacía ya mucho que no ponía otra peli de aquella sección titulada “Las películas con las que crecí”, es decir, aquellas cintas, casi todas de los 80, que me tenían con los ojos abiertos como platos delante de la caja tonta, con los cabezales del vídeo chirriando y que han dejado huella en la memoria quizá más allá del Alzheimer. Unas películas que me traen un aroma antiguo y muy agradable a tardes con Espinete, a piques jugando a los trompos (o la peonza, para los que no son de Vigo), a aquel primer ordenador Amstrad CPC 6128 o a enormes aventuras en bicicleta en aquellos tiempos en los que nadie llevaba casco.

La serie la inauguré con “D.A.R.Y.L” hace como mes y medio (algún día me pondré a asignar etiquetas a los posts para encontrar mejor las cosas), una película bastante desconocida por lo que pude ver en los comentarios, y con un chaval protagonista, Barret Oliver, que siempre me pareció un actorazo, pero que decidió dejar muy pronto su carrera en el cine para dedicarse a otras cosas (para los fans de Burton, que somos unos cuantos, podemos encontrar a esta chaval en su corto Frankenweenie).

Pues bien, en esta nueva entrega de la sección volvemos a encontrarnos con Barret Oliver, aunque esta vez en un papel secundario. Se trata de “Cocoon”, una amable película de 1985 (el mismo año en el que salió “D.A.R.Y.L.”) que Eli y yo nos metimos entre pecho y espalda la tarde del viernes, tratando de compensar los nervios que le hice pasar con “Los abandonados”.

“Cocoon” es una película que mezcla amistad, camaradería y amor con una dosis de cine de ciencia ficción. Me recuerda un poco a “Cuenta conmigo”, aquella película sobre la amistad en la adolescencia en la que participaba River Phoenix, pero en versión de jubilados. Tres ancianos que viven en una residencia de Florida tienen un pequeño secreto. Todos los días se cuelan en una mansión cercana para disfrutar de su magnífica piscina hasta que un día se encuentran con que unos extraños les chafan la aventura cuando alquilan la casa. Lejos de abandonar las excursiones, deciden seguir disfrutando de su descubrimiento en ausencia de los nuevos inquilinos para descubrir que poco a poco van notando una palpable mejoría en sus respectivos achaques y enfermedades.

Es una historia sencilla, donde lo que prima es mostrar a la pandilla de jubilados disfrutando de la vida, exprimiéndola como si fueran unos quinceañeros, intentando compaginar su vitalidad con el infrenable avance hacia el ocaso. La diferencia de caracteres de los protagonistas nos sirve para observar las diferentes maneras de enfrentarse al paso del tiempo, sintiéndonos atraídos por estas magnéticas personalidades de la misma forma que el nieto de uno de ellos (Barret Oliver), que se siente más cómodo con su abuelo y sus colegas que con los chavales de su edad.

Gran parte del mérito de que la película funcione tan bien son los actores. Don Ameche, Jack Gilford o Jessica Tandy (inolvidable en su escarizado papel en “Paseando a Miss Daisy”) son algunos de los abueletes, Brian Dennehy como uno de los extraños o el algo cargante Steve Guttemberg (el prota de las primeras películas de la saga “Loca academia de policía”) como un capitán de barco. Todos (menos quizá Guttemberg) construyen personajes de los que te encariñas rápidamente, que consiguen emocionar cuando los vemos recuperar de repente su juventud o a medida que vamos descubriendo secretos. Consiguen que deseemos ser parte de su pandilla, de llegar a viejos como ellos, rodeado de tus amigos y con ganas de seguir viviendo, de seguir yendo de pesca, o apuntados a clases de aerobic o viviendo alguna aventura, por pequeña e inocente que sea.

En definitiva, esta es una de esas películas que puedo ver una y otra vez sin llegar a cansarme, por su simplicidad, capacidad para dejar un regusto de lo más agradable y facilidad para emocionar. Un dulce caramelo para los sentidos.

9 thoughts on “COCOON

  1. siempre me llamo la atencion esta pelicula desde q la vi en un videoclub…me llamo la atencion la tematica…despues me cambie de ciudad y nunca mas la encontre…espero algun dia poder arrendarla, pq aunque me hayan dicho q era mala, siempre prefiero verlas yo y despues emitir mi opinion…
    al parecer es una hermosa pelicula…

    con respecto a Blanca Lewin, hace poco estuvo en españa…de hecho su pelicula En la Cama fue nominada a los premios Goya…y tambien fue estrenada en Madrid
    http://www.enlacama.cl si tienes la posibilidad de verla, hazlo no te arrepentiras

    Saludos
    http://kinettic.blogspot.com

  2. Gattaca,es mas moderna pero va apuesta por un estillo parecido.Mi pelicula mitica de la epoca(y que no volvere a ver por miedo a que me defraude con la perspectiva del tiempo) es Los Goonies.Saludos

  3. Jorge: pues seguiré tu recomendación e intentaré conseguir en la cama a ver que tal. Va para mi lista de pendientes.
    Tomy: Quizá Gattaca sea menos ingenua, un guión más ambicioso y en general, mejor película. Ni que decir tiene que también me encantó. Creo que Cocoon va más en la línea ET, algo más simple y más enfocado a un público infantil.
    Los Goonies, otra que me marcó, ten por seguro que acabará cayendo en esta sección. La he vuelto a ver con el tiempo y la verdad es que me sigue encantando.
    Saludos.

  4. Realmente quedó todo el susto compensado. Que película tan entrañable! Sencilla y dulce , pero no pastelosa eh!
    Volví a esa ingenuidad que tenía cuando vi E.T. y que aunque ya perdí , películas como esta me la vuelven a dar aunque sea por unas horas .

  5. Muy buena elección. A mi esta película me gustó muchisimo, aunque por desgracia hace tanto tiempo que la vi, que ahora mismo no recuerdo con mucha claridad la gran mayoría de las escenas.
    Habrá que hacer un “remember” y volver a verla para recordar…
    Saludiños

  6. En la introduccuón, noto así como… un poco de añoranza por el tiempo pasado. Cuando lo repitas un par de veces, estarás en el caminos de no retorno. De ahí a las historias del abuelo, hay un paso muy pequeño. ¡Bendita sea la memoria, mientras se conserve!.
    Esa peli que creo que nos la recomendó EL BINCHUCO, a mi me encantó. No todo tiene que ser sesudo.

  7. Quintana: Si la quieres “remembear” ya sabes que está en casa cuando quieras cogerla.
    Xabres: Historias del abuelo ya hay desde hace tiempo. Con decirte que ya me repito y todo… no me imagino la chapa que puedo dar de aquí a 40 años.

  8. Recuerdo que esta película me hizo bastante gracia en su día, con aquellos abueletes y abuelitas recuperando el apetito sexual gracias a aquellas misteriosas cosas, y, sobre todo, por la belleza de la hija de Raquel Welch que salía en la peli. Sin duda, un film divertido que también forma parte de mis recuerdos visuales de juventud.

    Un saludo!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.