CIUDAD DEL MEDIO AMBIENTE

El género humano involuciona, estoy seguro. Cada vez nos volvemos más egoístas, más materialistas, más avariciosos. Iniciamos guerras por motivos económicos, nos cargamos la naturaleza y hacemos de la injusticia algo tan habitual que llegamos a pensar que es la única forma de hacer las cosas.

Leer el periódico o ver los telediarios es, cada día más, una tortura para mí. Voy enfado tras enfado y desilusión tras desilusión, para comprobar que nada cambia. Quizá cuando el planeta se canse, cuando lo hayamos exprimido tanto que nada tenga que ofrecer, cuando el dinero no valga nada ante un horizonte yermo y sin nada que llevarnos a la boca, pensemos que quizá hubiéramos tenido que hacer las cosas de otra forma.

La última noticia que he visto que ha hecho que me planteara cuestiones tan profundas es la de la construcción de una “ciudad del medio ambiente” en la provincia de Soria. Básicamente, esto se resume en coger un paraje natural, albergado por un buen número de especies diferentes de aves, con su río poco contaminado y su aire puro, y construir 800 chalets, un centro hípico, un parque industrial y dos torres administrativas para a continuación desperdigar por el lugar un montón de humanos. Evidentemente esto no puede acabar bien.

Ahora bien, puede pasar que la gente no vea bien que tú, impulsor bienintencionado de la citada ciudad, pases a formar parte de la lista Forbes de nuevos ricos con tus geniales ideas sobre el ladrillo y, haciendo gala de muy mala leche, intente que no llegues a destrozar dicho espacio natural. No pasa nada, amigos míos. Siempre hay soluciones originales para los obstáculos que plantean estos intolerantes. Y es que algún listo ha dispuesto que todo plan o proyecto de carácter regional considerado por la Junta de esta autonomía como de “excepcional relevancia para el desarrollo social o económico” podría ser aprobado como Proyecto de Ley, apartando así a ciudadanos y administraciones locales de poder protestar, que la gente protesta por todo.

Así que no hay ningún problema. Declaro mi genial plan como excepcionalmente relevante para la economía, organizo un concurso para que alguna de las empresas seleccionadas por mí, a dedo, se haga cargo del mismo y a forrarme hasta poder llenar una piscina con billetes, como el tío Gilito.

Otra cosa es que las cigüeñas, los milanos, las águilas, y demás alados no lleguen a entender demasiado bien mis proyectos. Pero no importa, porque las asociaciones de economistas me llenarán de premios por mi privilegiada visión.

Os dejo por aquí un par de artículos sobre el asunto, de Ecologistas en acción y de la revista de montaña Desnivel.

 

6 thoughts on “CIUDAD DEL MEDIO AMBIENTE

  1. Coincidio contigo en todo Hector.Los planes urbanisticos en este pais son un despropósito.Solo una cosilla.Los economistas no tenemos asociaciones de esas que dan premios…son más bien asociaciones de empresarios(que no es lo mismo)

  2. Es una auténtica vergüenza lo que pasa en España con las concejalías de Urbanismo… Y es todavía más indignante que esté previsto “construir” doce campos de golf en la Comunidad de Madrid con la situación de sequía que vivimos.

    Por otra parte, la viñeta de Ramón, maravillosa, como casi siempre!

    Bikiños!

  3. A Tomy: Gracias por aclarar conceptos. Había leído lo del premio concedido y he tirado de la primera palabra que me ha venido a la mente.
    A MaeMae: Lo de la presidenta de la comunidad de Madrid no tiene nombre. Seguro que aún le quedan bastantes desaguisados por hacer.

  4. Pues bueno , yo solo escribo para mostrar mi apoyo a todo lo expuesto en este post , y como estudiante de empresariales/lade pues para defender a aquellas personas , ya sean empresarios o simples asalariados del sector, que apuestan por ideas y proyectos que fomentan la cultura de la responsabilidad ante el medio ambiente , que tambié existen , pero a estos ni les dan premios ni salen en los medios de comunicación. Muy buen post y muy buena redacción…!!!!!

  5. totalmente de acuerdo,y es que el hombre es unico animal que es capaz de lo mejor y lo peor para la naturaleza,y parece que hemos escogido lo peor.espero que mejoremos todo por nuestro bien

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.