CIUDAD DE DIOS

Photobucket

A veces sucede. Es como cuando alguien encuentra una perla dentro de una ostra o un trébol de cuatro hojas. En este caso, el ávido buscador de buenas historias, abre la precintadísima caja de un DVD y se encuentra un tesoro. Un guión fantástico, personajes que convivirán en la memoria del espectador, junto con otros anteriormente recopilados, mucho tiempo y un estilo visual distinto que sirve de perfecto vehículo a lo que el director pretende transmitir. Por recomendación expresa de Carlos, he encontrado uno de esos tesoros. Viene de la mano del brasileño Fernando Meirelles, es un cofre repleto de sueños, traiciones, vidas que se tuercen, se enderezan o se truncan y un retrato profundamente sentido de una sociedad y se llama “Ciudad de Dios”.

Ciudad de Dios es una favela de Brasil donde sobrevive la clase más baja de la sociedad. El tráfico de drogas, los trapicheos, los atracos, las armas y las muertes violentas campan a sus anchas sin que la policía se atreva a intervenir. En este infierno terrestre crece Buscapé, un chaval con una conciencia que supera infinitamente la media de su barrio que intenta llegar a la vida adulta manteniéndose al margen de la delincuencia, algo bastante difícil cuando es prácticamente el único modelo en el que puedes fijarte a tu alrededor.

Buscapé quiere ser fotógrafo, probablemente porque su analítica mirada se detiene inquisitivamente en todo lo que le rodea, la belleza, la crueldad, la avaricia, la nobleza o la estupidez de cuanta gente se coloca delante de sus ojos. A través de su mirada y de su memoria, Buscapé nos guiará por la historia de su barrio, el ascenso y la caída de los diversos personajes que intentaron hacerse dueños de Ciudad de Dios, por las traiciones, las alianzas y los amores de seres humanos condenados a subsistir en un purgatorio enmarcado entre polvo y sol.

Me atrapan enseguida las historias de pandillas, pero se encuentran pocas tan bien puestas en imágenes como ésta y situadas en un universo tan auténtico e inhóspito. “Cuenta conmigo”, “Sleepers” o la increíble “Mystic river” también parten de un grupo reducido de personajes que asimilamos y hacemos nuestros desde el principio y sin embargo “Ciudad de Dios” consiguió meterme en ese paupérrimo universo como pocas películas consiguieron hacerlo.

Meirelles planta la cámara en medio del alma de cada personaje y deja que sean los protagonistas los que llevan la historia, casi como si estuviésemos viendo un documental y a pesar de todo, el montaje es excepcional. Prueba de ello es la fiesta de despedida de uno de los personajes, un batiburrillo de gente en una enorme extensión donde la cámara vaga de uno a otro lado uniendo los hilos de actuación de cada persona que participará en un desenlace fatal. Las imágenes se van acelerando a medida que se acercan al climax y nosotros nos vemos inmersos en esa caída sin frenos hasta que todo se resuelve entre imágenes estroboscópicas donde se adivina mucho más de lo que se ve. Una planificación de la secuencia sencillamente perfecta.

Pocas veces volveremos a encontrar tanta violencia y vileza narradas con una dosis tan elevada de ternura y mimo. Las paradojas de este estilo, del mismo modo que los tesoros escondidos, aparecen muy de cuando en cuando. No está mal el aprovecharlos.

Leer critica Ciudad de Dios en Muchocine.net

16 thoughts on “CIUDAD DE DIOS

  1. ¡¡¡ALELUYA!!!

    No sólo has visto la peli después de tantos meses alejada de mi estantería, sino que encima te ha encantado. Mola.

    Poco más puedo añadir a la gran crítica que has hecho.

    Yo no he hecho mis deberes, aún. Pero Abyss cae pronto, no te preocupes.

    Carlos
    ______

  2. Carlos: en algún momento tenía que caer. Me hago de rogar hasta dar la sorpresa cuando uno menos se lo espera.
    Tendré que seguir confiando en ti, porque la película merece mucho la pena.

    Babel: Muy cierto.

    Saludos.

  3. Jo, y a mi que me da perecita… bueno si es tan buenacomo dices, probaré un día.

    Eso si, yo también quiera la crítica de 24 hours party people aquí!!!

  4. jferreiroc: a mí las que me dan perecita, que todo el mundo habla de ellas y que tardo un montón en verlas suelen gustarme mucho. A ver cuando supero la gran pereza de “El padrino”.
    24 hour… en la lista y en puestos altos, don’t worry.

    Saludos.

  5. Siempre he tenido la idea de que en algún festival o algun sitio donde se proyecte cine (no una sala comercial por supuesto) debería hacerse una doble sesión, (lo que no se es en que orden), emitiría dos películas: “Ciudad de Dios” de Meirelles y “Tropa de élite” de Padilha.

    Sería muy pero que muy interesante, Heitor, te recomiendo la segunda que es el contrapunto de esta, quizás un poco inferior.

    Saludos…

  6. A mín esta gustoume un montón tamén. É unha visión moi dura e tamén moi realista dunha realidade da que nos non temos nin a menor idea…
    Hai outra peli, creo que do mismo director, que se chama Radio Favela. Tamén está moi ben.
    Bicos!!
    Masé

  7. Troncha: pues de momento la de “tropa de élite” me ha dado bastante pereza… por los trailers me parecía bastante más cruda y algo más reaccionaria, pero claro, estoy opinando por un extracto pequeñito. Algún día me pondré.

    Masé: A de radio favela non me sona, pero a porei na lista de pendientes. Tamén deste director, acábase de estrenar “A ciegas” nalgún festival, unha peli basada na novela de “Ensayo sobre la ceguera” de Saramago que din que está moi ben. Tamén teño moitas ganas dela.

    Saludos y bicos.

  8. La reseñé en La Linterna hace bastante. Es una obra maestra, un claro ejemplo de que se puede hacer un scorsese (porque la película es un puto scorsese) en cualquier otra parte del mundo si tienes el talento suficiente. La sesión doble con “Tropa de élite” (no es que sea más reaccionaria, es que es más panfletaria) sería algo fantástico, aunque no recomendable para la industria del turismo brasileiro: se te quitan las ganas de pasearte por Rio de Janeiro. Peliculón. Saludos.

  9. Caray, entre la pedazo de crítica y los comentarios aquí vistos creo que voy a verla yo también, aunque sólo sea por ver cómo es el elemento de apoyo en el que termina esa espalda tan morena….jijij…me da que según lo que has descrito aquí la que suscribe va a llorar a lágrima viva,ya te contaré mi percepción cuando la vea.
    Un beijhinho para ti, a ver cando nos vemos que teño mil ganas, igual te visito,jiji, se me invitas claro, ainda que irei igual, porque teño ganiñas de falar contigo que vai que non o fago.
    Apertas.
    Nane Nane

  10. Naneeeee!! Xa te digo, vai tempo de abondo que non falamos. Por suposto que tes sitio por aquí cando ti queiras. Hostal Heitor está aberto as 24 horas do día, 365 días ó ano. E se non a ver se me acerco por Santiago nalgunha visita sorpresa.

    Bicos rubia!!

  11. Marcbranches: pues no acabo de ver que me había saltado tu comentario… de todas formas, nada que añadir. Yo también pienso que se trata de una obra maestra, filmada con una sensibilidad casi imposible de conseguir en un mundo tan sórdido, una lección de cómo conseguir el tono justo.

    Saludos.

  12. Hola Heitor!Hace tiempo que vi esta película y me gustó muchísimo.Sólo decir que en el aspecto fotográfico fué comentada en revistas de foto como un lujo de la imagen,en el que incluso usaron una película de Kodak que hacía mucho que no se usaba por su precio y dificultad de revelado,pero que da unas imagenes muy particulares.
    Saludos y espero verte pronto,que casi no me acuerdo ni de como eres,juas,juas,ja.
    Fernando.

  13. Feeeer!! Maemía, voy a tener que poner más películas de este estilo porque contestáis todos. Desde luego, cuando pongo frikadas usamericanas sólo tengo ahí a Lete apoyándome.
    Pues uno es bastante ignorante en esto de la fotografía y no sabía nada de esta historia, eso sí, los tonos anaranjados y polvorientos que dominan la hacen bastante característica.
    Hay que ver lo que aprendo con un público tan informado.

    Saludos nene!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.