CENIZAS DEL CIELO

Photobucket

De nuevo, me hallo en una de mis disquisiciones filosófico-pedantes que suelen provocar la inmediata detención de la lectura por parte del despistado visitante y la promesa – por suerte a menudo incumplida – de que no se volverá a pisar un blog de dimensiones tostoneras tan elevadas. ¿Qué es el cine? ¿De donde proviene su calidad? ¿Qué extraña alquimia provoca la simpatía del espectador? ¿De donde venimos, a donde vamos y donde paramos a echar un pis?

Hay veces en las que la excesiva ingesta de films nos nubla el buen gusto y tendemos a pensar que los prodigios técnicos, los planos complicados o un montaje ingenioso son partes esenciales. No nos olvidemos, es la historia la verdadera reina de la fiesta, el resto son trajes que la embellecen o la afean, pero como decía la señora Potts, la belleza está en el interior.

Voy aún más allá – sí, amigos, no os habéis librado aún – y pienso en qué conforma un buen argumento. ¿Una historia bigger than life? ¿Personajes trascendentes? ¿Un mundo capaz de teletransportar al espectador fuera de su vida cotidiana? Pues estas cuestiones son mucho más personales y tienen que ver con la psicología del que está atento a la pantalla. Sin embargo, si la historia va contigo, lo más probable es que te fijes menos en el papel de regalo en el que viene envuelta.

Por eso – ahora sí que entro al trapo, por fin – de vez en cuando aparece una historia sencilla, con personajes sencillos, medios sencillos y directa al mensaje con la que comulgas desde el primer momento. En mi caso, la denuncia sobre las barbaridades cometidas a favor del progreso y el desarrollo y en contra del planeta y aquellos que lo pueblan, y el sublime paisaje del norte de la península – momento morriñento – me ganaron desde el primer fotograma. Trama sencilla, gente sencilla y un problema complicado, buena fórmula.

En un pequeño pueblo asturiano vive Federico, obsesionado con la existencia de una central térmica muy antigua que cada día obsequia a toda la comarca con su dosis de polución concentrada. Hasta allí llega Ferguson, un escocés escritor de guías de viajes que, por casualidad tiene que pasar unos días en el pueblo hasta que puedan arreglar su vieja caravana.

Ferguson descubrirá la titánica lucha de Federico por conseguir el cierre de la central, los rechazos y alianzas que despierta en sus vecinos, las ilusiones y sueños de la pequeña comunidad y las paradojas y tremendos absurdos de las leyes ecológicas, donde es más punible arrancar un hierbajo protegido que asfixiar durante años a la gente a base de malos humos.

Una película pequeña sobre una idea tan enorme e inabarcable como es el espíritu humano, con sus vilezas y sus heroicidades, sus estupideces y los pequeños gestos capaces de mover montañas. ¿Es esta una historia épica? Quizá, aunque eso no quita para que sea algo que se vive todos los días, en todas las partes del mundo. La historia de los que no se conforman, de los que se resisten a ser pisoteados, de los que no tragan con la injusticia aunque ésta venga abalada por las leyes.

Un verdadero cuento de héroes.

Leer critica Cenizas del cielo en Muchocine.net

4 thoughts on “CENIZAS DEL CIELO

  1. Non vou ter mais remedio que ver esa “peli”.Se responde a critica qie fas, ten que ser estupenda.
    Vou contarte un segredo, un escritor polo que eu sento verdadeira devoción, fai historias maravillosas cun neno, un vello e un can. Estou a falar de Delibes

  2. Pous sí, é unha asignatura pendiente o de ler algún dos libros do teu amado Delibes. Algún día collerei algún da biblioteca e verei se me engancha da misma forma.
    De momento, se tes a oportunidade, vótalle un ollo a esta peli, que merece a pena.

    Bicos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.