CASABLANCA

 

Pues por fin me he lanzado y he visto uno de esos clásicos del que dicen que debería ver todo aquel que sienta pasión por el cine. Siempre me pasa con este tipo de películas, normalmente nunca encuentro el estado de ánimo suficiente para verlos, creo que va a ser más un trabajo que una devoción… y al final acabo comprendiendo por qué han alcanzado la categoría de leyenda y disfruto como un enano cuando las veo. No es la primera vez que me pasa y tampoco será la última (“El Padrino” sigue esperando por mí, aunque Jorge y Tomy quieran matarme).

Así que ya está, quizá la película más famosa y más nombrada de la historia del cine pasa a formar parte de mi memoria, y ahora entiendo por qué es una de las favoritas de Graciela. Personajes perfectamente perfilados que acaparan la simpatía del espectador, diálogos llenos de humor, ironía y cinismo que se cruzan a velocidades supersónicas, imágenes repletas de una enorme belleza visual… todo se conjuga para hacer de ella una película para no olvidar.

El punto de partida de la historia es simple. Estamos en plena segunda guerra mundial, los alemanes han invadido media Europa, llegando hasta París. La gente huye de los países bajo dominio alemán hacia paraderos que les puedan llevar hacia la libertad, y uno de esos lugares es Casablanca. Allí Rick (Humphrey Bogart) regenta un café intentando mantenerse al margen de la política y simplemente sobrevivir, pero el cinismo y neutralidad que le caracteriza empieza a derrumbarse cuando entra por la puerta Ilsa (Ingrid Bergman), la única mujer que ha amado.

Los actores, en aquella época del “Star system”, donde los papeles se hacían a medida, están inconmensurables. Humphrey Bogart es capaz de transmitir con un pequeño gesto más que muchos otros actores en una escena de varios minutos. Ingrid Bergman construye un personaje triste, que se debate frágilmente entre dos amores, sin poder elegir. Claude Rains interpreta a un gendarme oportunista y sin moral que inmediatamente nos cae bien. Peter Lorre, en un corto papel, consigue dar vida a un mafiosillo con pinta de arenque de la forma que solo él sabía hacer. Paul Henreid es “el otro”, un líder de la resistencia con alto sentido del honor. El percusionista Dooley Wilson interpreta a Sam, el pianista del Rick’s café americain y fiel amigo del protagonista. En fin, toda una serie de personajes inolvidables.

Sin embargo, a pesar de la obra maestra conseguida el rodaje no fue nada fácil. Dos prestigiosos guionistas de la Warner, Julius y Philip Epstein, comenzaron a escribir la adaptación de lo que era una obra de teatro fallida, rechazada por los empresarios de Broadway. Pero a mitad de rodaje, con la historia aún sin rematar, los guionistas tienen que abandonar la empresa para escribir una serie de documentales patrióticos que iban a ser dirigidos por Frank Capra.

Así que se llamó a un par escritores para completar la historia y cada uno de ellos influyó en algún aspecto de la trama. Frente a la ironía de los Epstein, Howard Koch hizo hincapié en los valores morales y Casey Robinson aumentó el carácter romántico. Así, las especialidades de varios profesionales construyeron el emblemático guión.

A pesar de ello, cuando ya faltaba poco para acabar el rodaje, no se sabía cual iba a ser el final, así que los actores se encontraban perdidos puesto que no sabían el orden cronológico de lo que rodaban, ni lo que iba a suceder después. Ingrid Bergman le pedía a menudo al director Michael Curtiz que le dijera de quién estaba enamorada realmente, a lo que éste le respondía: “Aún no lo sé, mientras tanto… actúe”.

Tuvieron que regresar los hermanos Epstein para escribir lo que sería el famoso final y aún así, fue el productor Hal B. Wallis quien introdujo, en el último momento, la frase que remata la película y una de las más famosas. La que, entre la niebla que cubre el aeropuerto, le suelta Rick al capitán Renault:

“Creo que éste es el comienzo de una buena amistad”.

 

 

alt : undefined

11 thoughts on “CASABLANCA

  1. Acabo de ler o teu comentario sobre Casablanca, e aledame bastante que unha “peli” da época dos teus pais te fixera “tilin”.
    Ainda que a xente xoven crea que e falso, en épocas,pretreritas, tamen se facia un bo cine.
    Sobre todo gustoume que viras que aqueles monstruos do star sytem eran bos,con as excepcións que deberá haber, dician mais con unha ollada, que aluns dos famosillos de ahora,con unha hora recitando a shaekespeare.
    Tamen no cine español,a pesar de casi todo, habia xente que facia bon cine, como exemplo podoche decir o tiulo de unha grandiosa peli “eL VERDUGO, donde Pepe Isbert,siempre en vis comica borda el papel.
    Un abrazo

  2. Tomy, no sé quien eres Tomy, pero yo soy Jorge. Un día tenemos que cogerlo y atarlo a una silla y ponerle las 3 seguidas y despues Casino, Scarface, Los intocables y alguna más como castigo 😛

  3. Ostrens ! me pasa lo mismo que a mí, porque poco a poco me estoy dando cuenta, que se han vivido épocas doradas en el cine, irrepetibles en el tiempo, y que merecen mi devoción. Fue una manera genial de entender este arte.

    Hace una semana que ví por primera vez Casblanca y mañana la volveré a ver. “Full Metal Jacket” , peli que fue rodada antes de que naciera, es de lejos el film que más veces he visto en mi vida; y hace dos meses que ví el Padrino, y ya las he visto todas 2 veces, excepto la primera, que la he visto 3. Sólo te dgo eso, por si te sirve.

    He hecho grandes descubrimientos en el cine clásico. Os animo encarecidamente. Aunque no hay que dejar de gozar de las ocasionales perlas del presente (Pulp Fiction, por decir una de las mejores).

    Un saludo desde el exilio !

  4. Para Xabrés da Teixeira: ¿Quen discutiu nunca que as películas de antes eran malas? E tamén é certo que o star system deu moi bos actores, pero hai que ter en conta que un dos primeiros actores que se sairon del, e empezaron a intentar cambiar de pel cada vez que interpretaban un papel distinto é considerado como posiblemente o mellor actor que nunca houbo: Marlon Brando.
    Por certo, que os de antes foran bos non quita que os haxa agora que tamén sexan uns xenios.
    De todas formas, xa irei descubrindo clásicos, que hai tempo.

    Para Jorge y Tomy: venga, no me fustigueis… prometo verlas con mucha atención y si no me gustan dedicaré mi blog a hablar del apareamiento de las lagartijas comunes, o algo así.

    Para Duff: La chaqueta metálica (que con este nombre llego a España Full metal jacket) tampoco la he visto. De hecho Kubrick es aún un gran desconocido para mi, pues yo creo que solo habré visto “El resplandor” y “2001, una odisea en el espacio”. Pero como las dos me han encantado, seguiré revisando sus obras maestras. De hecho tengo muchas ganas de ver por fin “La naranja mecánica”, otra gran ausente en mi memoria.

  5. ¿Y lo que se disfruta viendo clásicos?? Yo creo que es con las pelis que más disfruto, porque sabes que tienes que verlas y te da un poco de pereza, pero como dices, cuando te pones a verla, empiezas a entender porque estás ahí plantado, diciéndote a tí mismo lo buena que es. Y ahora:
    1)Tienes que ver el Padrino!!! Por favor, Tomy, Jorge, presionadle todos los días hasta que lo consigais de puro aburrimiento. Y además, las tiene que ver todas juntas. Yo hice maratón de El Padrino hace tiempo y sobreviví (No puedo decir lo mismo del maratón de Superman)
    2) Kubrick!! Avísame cuando veas la Naranja Mecánica, que a mí de no me dejaban verla en casa.
    Hace unas semanas echaron en Telemadrid “Scarface” y “Toro Bravo” seguidas, en la noche de Scorsesse, y los sábados por la noche (de madrugada más bien) casi siempre echan clásicos en la tele (Telemadrid y Cuatro sobre todo)
    Y ala, a seguir descubriendo clásicos. Yo tengo pendientes “Rebeca” y “La fiera de mi niña” (Gracias Celi, prometo devolverlas pronto)
    Mantennos informados de tus descubrimientos!

  6. Mola que compartas el gusto por los clásicos, por cierto, esas dos pelis de Celi, creo que las voy a reclamar para verlas, que yo tampoco he tenido el gusto. Y ahora:
    1) Que siii, que siii, lo veré, lo prometo…
    2) Te llamaré cuando la vea. No puede faltar mucho tiempo.
    3) ¿Toro bravo? Me mola incluso más ese título que Toro salvaje, hay que proponer a Scorsese que lo cambie, jeje.
    Saludos!

  7. Me ha gustado tu blog. Casablanca parece mentira que fuera tan improvisada, con unos diálogos tan perfectos, tipo : “¿Nacionalidad? “Bebedor”, o “Me odias, verdad, Rick?” “Si pensara en ti te despreciaría”. Aunque el personaje de Rick es precioso y carne de mito, mi favorito es el capitán Renault de Claude Rains. Soberbio

  8. Ops, debió ser la hora, que postee metida en la cama y esas cosas. Jeje. Por cierto tienes VHS? Porque una de las pelis es en VHS, jejee, que molá más… Y porque no lo tenía en BETA…

  9. Gracias. A veces, las obras menos pretenciosas son las que acaban saliendo redondas… es la ley de Murphy. Cuantas películas hay que están diseñadas para romper taquillas y acaban siendo muy malas…

  10. Irene, la verdad es que no tengo vhs en casa… ya nos parecía mucho decirle a Asier que lo comprara, jeje. Así que la que sea en ese formato ya la veré por otro lado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.