CAPITÁN AMÉRICA: EL PRIMER VENGADOR

Photobucket

Algunas veces, la Marvel Studios, en la traslación de los nombres míticos de la casa a la pantalla grande, hace las cosas bien. No se deja dominar por las prisas de estrenarlo todo a la de ya, escribe un guión decente en vez de un boceto con cuatro chistes malos y se toma en serio a los personajes de los tebeos. Y con tomarlos en serio, no quiero decir que todos los héroes tengan que ser oscuros, introspectivos y densos como el insigne caballero oscuro de Christopher Nolan, sino que sean tratados con respeto y el tono adecuado, aunque este sea ligero y pizpireto como un colibrí enganchado a la taurina.

Con “Los 4 fantásticos” o “Spiderman 3” aprendieron que su público es friki, pero no subnormal del todo. Podemos comprarnos figuritas de resina que valen una pasta, pero seguimos teniendo un mínimo criterio. No está todo hecho con vestir a un cachas con unas mallas y forrarlo con CGI. Sobre todo, cuando nos demuestran que lo pueden hacer bien, como vimos en “Ironman”, “X-Men” o las dos primeras partes del propio hombre araña (a pesar de la blasfemia de quitarle los lanzarredes y dejarlo todo en manos de la genética, algo que ahora parecen enmendar en el “reboot”).

La última puesta en imágenes, de cara a abordar todos los personajes principales de esa orgía superheróica que va a tener lugar en “Los Vengadores”, ha sido el chico bueno de la panda Marvel, el más patriota, repeinao y correcto de las viñetas, con una historia basada en un gran comic actual de la casa, a cargo del nuevo niño mimado de las historietas, Mark Millar, que han titulado “The Ultimates”, que presumiblemente maracará también un poco la línea que seguirán Los Vengadores cinematográficos.

Para ello, nos remontamos a los años 40, con Usamérica en guerra con los malosos nazis, el patriotismo supurando la piel de cada yanki y la conocida carrera en pos de la depuración del suero de supersoldado entre las dos naciones rivales. Bueno, esto quizá no viene en los libros de historia, pero eso es porque los cronistas no quieren contarlo todo.

El caso es que el típico científico alemán pasado a bando contrario ha hecho un experimento (coaccionado, claro está) entre las huestes hitlerianas, que le ha salido un poco rana y está buscando especimen al otro lado del charco para probar las mejoras de su suero. Por suerte encuentra al enclenque, noble y puro de corazón Steve Rogers (por cierto, la excepción a esa leyenda que dice que todos los personajes Marvel tienen la misma letra de comienzo en el nombre y en el apellido) que por su deplorable condición física no consigue entrar en el ejército, a pesar de sus ganas de ayudar a la nación.

Creo que realizar una primera película sobre un superhéroe es una tarea bastante menos complicada que continuar las franquicias. Tienes mucho que contar, motivaciones, cómo decide dedicarse al oficio de justiciero, cómo se hace el traje, cómo consigue sus habilidades… eso rellena mucho guión con historia de verdad, sin tener que recurrir a mamporros todo el rato. Evidentemente, también se puede torcer y pueden salir verdaderos engendros, pero no es el caso de la primera película del Capi.

Los efectos especiales están al servicio de la historia y no al revés, como demuestra el impresionante trabajo de caracterización de Chris Evans en las escenas en las que aún es pequeñajo y pegable. El guión se toma su tiempo para contar cómo nace el mito y la figura del héroe y me encanta la parte en la que se le pide que su único trabajo sea hacer de cheerleader para vender bonos del ejército. La narración es correcta y parece beber en muchos momentos de clásicos del cine de acción, como demuestra la secuencia inicial, que parece sacada de alguna película de Indy. Las interpretaciones están perfectas, tanto en la pareja de guapetes Chris Evans (que se está especializando en personajes de la casa Marvel, comenzando con la Antorcha Humana y continuando por el Capi y siempre muy bien) y Haylel Atwell, como en los secundarios de lujo que dan relumbrón al conjunto, Tommy Lee Jones, Hugo Weaving, Stanley Tucci o Toby Jones.

En definitiva, la peli constituye un buen comienzo de Capitán América que nos pone a salivar aún más ante esa reunión de Vengadores que nos espera, presumiblemente, hacia el verano del año que viene y de la cual hacen un pequeño avance en el clásico epílogo que se esconde tras los títulos de crédito.

Ay, todopoderoso Stan Lee, dame fuerzas.

Photobucket

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.