BIG BAD WOLVES

 photo Big-Bad-Wolves-Mondo_zpsf686f545.jpg

Ni campañas de marketing millonarias con posters empapelando la cuidad, ni publicidad viral enloqueciendo la red, ni eternas giras de promoción con los actores más cotizados del momento, ni filtraciones de rodajes míticos en escenarios que hacen salivar los paladares más frikis del mundillo. Si eres de un país raruno, has hecho una peli con gente desconocida y quieres convertirla en el nuevo hype, consigue que Tarantino diga que fue lo mejor que vio ese año. De ahí, al Olimpo.

Eso es lo que le ha pasado a “Big bad wolves”. El otrora enfant terrible del cine usamericano la puso por las nubes y la convirtió en la niña bonita del cine de género israelí de este año. Festival en el que recalaba, festival en el que encandilaba a la gente y se llevaba premios a cholón. Me imagino perfectamente a Tarantino llamando a sus colegas Eli Roth y Robert Rodríguez e invitándolos a su casa para unas cervezas y una sesión de cine raruno:

Quentin – Tíos, tenéis que venir a ver esta peli.

Eli – Ya estamos, ¿qué coño has encontrado?

Quentin – Una joya israelí.

Eli – ¿Israelí? Joder, tronco, que pereza.

Robert – Quentin, eres el mejor, seguro que es la polla, vamos enseguida.

Quentin – Eli, deja de quejarte y Robert, saca la lengua de mi trasero y veníos ambos para acá, no os arrepentiréis.

Como nosotros somos mucho de ir donde va la gente y de seguir los consejos de peña que no conocemos, pues allá que fuimos a comprobar si era para tanto.

¿Lo era?

Bastante.

Violencia, diálogos con chispa, situaciones tensas y un buen puñado de humor negro. No me extraña que a Quentin le pusiera berraco.

La primera escena nos muestra una nave vacía, a un par de policías brutotes dando cera a un tipo atado a una silla, otro que ordena que le saquen la información y un cuarto hablando con el jerifalte y lavándose las manos. El tipo atado es un presunto violador y asesino de niñas y los otros, pues eso, polis intentando averiguar si es él. Desde ese momento, la película comienza a subir peldaños hacia una espiral de locura, sadismo y retorcido sentido del humor que jamás abandonará.

Los directores de nombre impronunciable y que no tiene mucho sentido poner aquí porque os vais a olvidar dentro de cinco segundos (bueno vale, son Aharon Keshales y Navot Papushado, ¿contentos?) juegan al despiste durante todo el metraje, dejándonos la duda de si el malo es el malo y los buenos son los buenos, un poco al estilo de Polanski y su “La muerte y la doncella” pero con mucha menos contención y mucha más mala hostia.

Cada elemento se encuentra en su justa medida y, quizá, haber enfatizado alguno de ellos habría dado al traste con sus intenciones. Con más humor habría resultado ridícula, con más sangre hubiera acabado alejando a buena parte del público, con un guión más retorcido habría acabado pareciendo tramposa. Cada ingrediente se encuentra en su justa medida y el cuarteto de actores, que lleva en volandas al film hasta su apoteósico final, están pletóricos.

Es una peli que menea al espectador y lo agita en varias direcciones, cambiando el paso cuando el tópico puede acercarse y que se desmarca de las cintas de venganzas que han asombrado a lo largo de la historia del cine y mola mucho que el pelotazo provenga de un lugar tan poco transitado en cuanto a ventas de cine en el mercado internacional como Israel.

¿La mejor película del año? Pues yo que sé, querido Quentin, pero la verdad es que supone un gran mal rato y deja claro que uno puede seguir fiándose de tu gusto retorcido y tu pasión arqueóloga de cine malsano.

One thought on “BIG BAD WOLVES

  1. Great points Dean! Question for you: Do you think traditional banner-ad type campaigns still work, or are they on their way out? As a web publisher, I find my biggest successes are when we engage the audience, do a kind of ‘all out’ campaign with e-blasts, banner ads, contests, reviews, etc. When we *just* do banner ads, they don’t seem all that effective anymore (used to be mo;reo).I&#8217sm not sure if I’m not utilizing them to their full capacity, or if other publishers are finding the same thing?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.