ANT-MAN Y LA AVISPA

Después de la épica y la tragedia griega que supuso ese pelotazo en forma de Guerra del Infinito magníficamente armada por los hermanos Russo, tocaba cambiar de tono y brindar una historia mucho más ligera y cómica y para esos momentos está el personaje de Ant-man en el universo marvelita.

La primera de las aventuras de este héroe aficionado a lo microscópico, a pesar de la amarga salida de Edgar Wright del proyecto, fue un nuevo soplo de aire fresco en el MCU y en ésta no sólo se confirma un continuista ambiente humorístico sino que parece que toma conciencia de que ese es su papel y, libre ya de culebrones, se dedica a entretener y hacer reír, gracias al enorme talento cómico de un actor como Paul Rudd, que logra tener química hasta con las hormigas.

Con eventos que transcurren en paralelo a la batalla de los demás héroes con Thanos pero sin afectarse en nada mutuamente, la película comienza con Scott Lang en arresto domiciliario después de los sucesos de Civil War y ya a punto de cumplir los requisitos para poder salir en libertad.

Sin embargo, las investigaciones de Hank Pym del mundo cuántico le llevan a pensar que su mujer, Janet Van Dyne, la avispa original, podría seguir viva y necesita el conocimiento de Scott para llevar a cabo una posible misión de rescate.

Por otra parte, entra en escena un extraño villano que se hace llamar Ghost, que parece poder evaporarse y que, por alguna razón desconocida, trata de dar al traste con los planes de Hank y su hija, que permanecen prófugos a la justicia por un motivo que se me escapa y que quizá tenga que ver con la búsqueda del gobierno de los artífices de la tecnología que permitió a Hank participar en las reyertas entre Capi e Iron Man.

Todo esto conforma una aventura “menor” (en cuanto a repercursión en el universo Marvel, no me malentendáis) y en donde prima la explotación del humor de los personajes que ya conocemos. Aparte del propio Rudd y su interactuación con Hope (Evangeline Lilly), Hank (Michael Douglas), su hija (Abby Ryder Forston), su ex-mujer (Judy Greer) y el novio de ésta (Bobby Cannavale), están las hilarantes participaciones de ese trío encabezado por el gran Michael Peña y secundado por David Dastmalchian y T.I., sin olvidar las nuevas incorporaciones de Lawrence Fishburne y Hannah John-Kamen.

La película de Peyton Reed, que continúa con las labores de dirección después de la primera, es un producto de entretenimiento sin más pretensiones que las de armar un producto familiar de diversión repleto de risas, que no es moco de pavo. Un producto de acción que bebe de las aventuras juveniles de los 80 y 90 llenito de actores con un carisma que supura a través de la pantalla.

Un tipo de película que no es nada fácil de ver hoy en día, dada la oscuridad y la trascendencia que se pretende imprimir al mundo del entretenimiento, salvo honrosas excepciones y una buena cantidad de series en el mundo televisivo, que continúa ganando terreno al cinematográfico en muchísimos aspectos.

A mi juicio, Marvel Studios sigue mostrando una capacidad inagotable para abordar cada nuevo proyecto bajo parámetros diferentes, aportando a cada personaje de la franquicia de identidad propia de cara a no estancarse ofreciendo fotocopias de señores y señoras en mallas saltando de un lado a otro y, sobre todo, ya lo he dicho muchas veces, otorgando a cada héroe una personalidad propia y reconocible que enriquece cada vez más el universo marvelita y propicia que las reuniones de héroes estén plagadas de diálogos antológicos.

La siguiente en entrar en escena será la Capitana Marvel, con una nueva película de orígenes que retrocede hasta los años 90, para a continuación introducirla en el tablero que dará fin a la guerra contra Thanos, que ha ganado una primera batalla, dejando nuestros corazones rotos, pero no ha ganado aún la guerra, como parece haber predicho Stephen Strange. Momento en el que cambiaremos de fase y, seguramente, veremos cómo los protagonismos del MCU dan un vuelco.

Madre, que ganas de saber cómo acaba todo este lío.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.