ANOTHER YEAR

Photobucket

Cuando vi el trailer, que ahora soy muy dado a ello con la nueva y flamante sección del blog que a duras penas consigo tener actualizada, tuve muchas ganas de comerme el nuevo largometraje de Mike Leigh. No porque fuera de él, concretamente, ya que solamente había visto “Vera Drake” de las pelis de su filmografía que, aunque me había gustado, no había sido suficiente como para elevar al director a los altares.

Quizá más por uno de sus protagonistas, Jim Broadbent (Jaime Anchaaptitud, en su traducción literal), un tipo camaleónico y con cara de Santa Claus bonachón, al que suelo buscar por la cartelera, capaz de dar vida a casi cualquier personaje . Tan sólo hay que ver la diferencia entre un papel como el de esta película y el de maestro de ceremonias en “Moulin Rouge” para ver que nada se le queda pequeño.

El avance mostraba una película costumbrista, una dramedia de diálogos naturales y personajes cotidianos, con el punto justo de extravagancia para hacerlos interesantes. A esto ayuda el método de rodaje del director al coger a los actores, muchos de ellos fijos en sus planes de rodaje y ya amigos y ensayar con ellos bastante antes de chasquear la primera claqueta, improvisando sobre el guión hasta que los diálogos fluyen de forma natural y hacen suyos los personajes.

He de reconocer que, finalmente, no me encontré exactamente los esperado y la estrella de la función no es la madura pareja protagonista, formada por el ya citado Jim Broadbent y por Ruth Sheen, sino la histérica y perdida amiga del matrimonio que clava, en una actuación portentosa, la actriz Lesley Manville.

Aunque se trata de una obra coral, en la que, a lo largo de las cuatro estaciones de un año, el matrimonio Hepple va interactuando con la gente que se mueve a su alrededor, atraídos por una especie de aura de bondad y de sabiduría, son las apariciones de esta amiga un tanto desequilibrada y egoísta, Mary, las que ofrecen los mejores momentos de la película.

En ella, vemos reconocidas, quizá de una forma un tanto caricaturizada aunque sin llegar a resultar paródica, vicios y actitudes que hemos visto en alguna ocasión. Un carácter infantil y extremadamente dependiente, la infructuosa y simplista búsqueda de un amor idealizado, los berrinches de quien se quiere hacer el centro de atención y que es aceptado casi por pena. La entrada en la madurez tardía de quien no ha aceptado aún haber salido de la adolescencia.

Un personaje absolutamente adorable y detestable a partes iguales que provoca no pocas situaciones de vergüenza ajena, en algunos casos difíciles de soportar, sin el cual la película cojearía en un argumento sin demasiadas cosas que contar, más que el devenir de una familia muy normal, a pesar de que la cámara de Leigh consigue adentrarse en esas situaciones de puntillas haciendo que nos sintamos cómodos con algo tan común como la visita de un hijo para presentar a su novia.

Quizá no sea la película más completa del director británico (estoy deseando ver “Secretos y mentiras”, de la cual me lleva hablando Jorge muy bien hace años), pero sí una buena ocasión para disfrutar de un film pausado y sin estridencias y de constatar, una vez más (y ya he perdido la cuenta) que los británicos son una raza superior para esto de la interpretación.

3 thoughts on “ANOTHER YEAR

  1. Ehhhh, ese Jorge soy yo!!!! (creo). Si, secretos y mentiras peliculón. Esos larguiiiiiisimos planos secuencia en que la tensión esta tan a flor de piel que a veces cuesta. Bueno, o al menos lo que recuerdo de ella, ya hace tiempo…
    PD: muchas gracias por la mención!!! Millones de personas sabrán de mi existencia desde este momento. Ehhhh, eso lleva royalties? 🙂

  2. Jajaja, pues sí, es usted. Para que no diga que no tengo bien presentes sus consejos, por mucho tiempo que pase. A fuego grabados.
    Los royalties puede pasarlos a recoger por mi casa cuando quiera. Creo que hasta ahora tiene acumulados un mondadientes y un botón viejo.

    Saludos!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.