AMORES PERROS

Photobucket

Guillermo Arriaga tiene dos cualidades importantes a la hora de dotar a sus guiones de emoción e hipnotismo. Por una parte, parece estar en posesión de la llave que abre pequeñas y escondidas puertas que llevan hacia esos oscuros secretos del alma humana que queremos mantener a buen recaudo, sin que nadie hurgue en ellos, ni siquiera nuestra parte consciente. Por otro, consigue desmembrar esta búsqueda en historias que discurren por caminos aparentemente divergentes, pero que acaban uniéndose en un “big bang” emocional central y se pavimentan sobre una idea conductora que hilvana el relato y lo globaliza, independientemente de la cultura y la sociedad en la que sitúe a los personajes.

La primera colaboración entre este escritor y el director Alejandro González Iñárritu, antes de que Hollywood se fijase en ellos y los rostros del “star system” empezaran a dar vida a sus personajes, fue “Amores perros”, una historia de canes (con una sola n, no confundir con el festival) que se parecen a sus amos, o amos que se parecen a sus mascotas o, simplemente, una analogía de lo visceral, arcáico y primitivo que puede ser el comportamiento humano cuando se enfrenta a los golpes del destino.

Celos, pasión, frustración, arrepentimiento, codicia… la película es un muestrario de sentimientos desencadenados por la diosa fortuna encerrada en la pluma de Arriaga. Sentimientos que, eclosionando en un ambiente tan turbio e intenso como el que se respira en México D. F., repleta de contrastes, despiertan la parte más animal del ser humano e igualan las miradas de bestias y hombres.

Octavio está profundamente enamorado de la mujer de su hermano, un tipo pendenciero que la trata como si fuera de una clase inferior. O a lo mejor sólo está encoñado, pero eso no es óbice para que intente conseguir dinero a toda costa para huir con ella hacia una vida mejor. Aunque ella no vea aún su punto de vista. Para ello utilizará a su perro en las sangrientas y crueles peleas callejeras, hasta que el mundo de las apuestas se vuelve contra ellos.

Valeria es una mujer a la que la vida le sonríe. Está con el hombre al que ama, cuyo infeliz matrimonio está a punto de concluir, su carrera de modelo va viento en popa ,su imagen decora fachadas de edificios y hasta estrena nuevo hogar, en donde su pareja, su perro y ella van a vivir felices y comer perdices. Hasta que la vida, se pone perra (o más bien humana, visto lo visto) y transforma su sonrisa en una mueca sarcástica, convirtiendo la existencia ideal de la modelo en una mezcla de odios, vilezas y envidias.

El Chivo es un tipo que ha perdido la fe en la raza humana. Abandonó a su familia para aliarse con rebeldes que pretendían cambiar el mundo, pero lo único que vio que cambiaba a su alrededor fue su propio micromundo, al ver como era repudiado por su familia y dado de lado por una sociedad tan enfangada que es imposible limpiar. Todo esto lo ha llevado a valorar mucho más la vida de los perros a los que cuida que la de los encorbatados a los que ajusticia sin piedad y por encargo.

Tres pedazos de vida que dan un radical giro al compás de una campanada bestial, que suena en mitad del cruce de caminos, dando lugar a historias que, la mayoría de las veces, nos sitúan más cerca de la acuosa y fiel mirada de un perro que de las decisiones de nuestros congéneres, empañadas por una oscuridad interior que desearíamos no llegar a poseer.

Leer critica Amores perros en Muchocine.net

4 thoughts on “AMORES PERROS

  1. Mola esta peli, xa a vira. Impactóume bastante, jeje.
    E tomo nota da peli da vergüenza, q me chamera a atención, pero parece q non é moi boa, non?
    En fin, bicos primi!!! Masé

  2. Para entender mejor la peli, habia que saber algo de la jerga esa tan pendeja. Se hacia demasiado pesado la manera de hablar.
    Por lo demás muy bien, consigue emocionar.
    Johan Serra

  3. A veces sucede como en las pelis argentinas, que uno se pierde un poco entre tanto lenguaje urbano, pero al final cuenta con un lenguaje universal mucho más poderoso: las imágenes. Vista ahora, quizá no suena tan original, pues esa forma de desestructurar la narración se ha seguido explotando, pero en el momento fue una maravilla argumental.

    Un saludo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.