A DAY TO REMEMBER – ALL I WANT

Esto de catalogar grupos dentro de una corriente musical debe ser carrera de cinco años, posgrado, doctorado y máster, por lo menos. Objeto de grandes sabios del pentagrama, las semicorcheas y las fusas.

Buscando información por la Wikipedia sobre el grupo que hoy dejo sonando por aquí, leo que se encuadran en el post-hardcore, que es un género derivado del hardcore punk, que a su vez se deriva del punk surgido en Norteamérica y Reino Unido a finales de los 70, es decir, cuando yo vine al mundo. ¿Seré yo un derivado del punk?

Del post-hardcore, por su parte, se derivan géneros como el Screamo y es familiar (no pone si directo o lejano) del grunge.

En cuanto a su sonido, viene marcado por sus ritmos precisos y su instrumentación basada en guitarras ruidosas acompañadas por interpretaciones vocales que a menudo son cantadas con susurros y Gùtturales, que es una técnica vocal consistente en desgañitarse como lo haría el diablo si le pisaran el rabo.

También comenta que antes las letras se acercaban más a la rabia y el enfado así, en general, con todo lo que se moviera, del punk, pero que con el tiempo ha ido evolucionando hacia el estilo poético del rock alternativo, que habla más de amores, desamores, chicas, sexo, tetas, rupturas y la luna, presente en un 90% de los temas románticos.

Como yo no hice la carrera, ni el posgrado, ni el doctorado, ni el master, lo único que puedo es ponerme la canción y mover el pie medio al compás, mientras disfruto de una canción cañera que habla de buscar las palabras, tener algo que decir y soltarlo al mundo, de encontrar nuestro sitio, de intentar instalarnos en ese hueco espaciotemporal en el que somos felices.

Mejor dejarse llevar por el rock y dejar la clasificación para los listos de la clase, mientras los tontucos saltamos y movemos las greñas al final del aula.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.