28 SEMANAS DESPUÉS

Photo Sharing and Video Hosting at Photobucket

El virus de la ira se ha apoderado de Gran Bretaña. Se extiende sin compasión, sin distinción de edades, géneros o creencias, arrasando con todo aquel que se descuide. Cualquiera puede ser contagiado si la saliva o la sangre de un infectado entra en contacto con su organismo. Todos sabemos qué ha pasado 28 días después, la situación es crítica, pero… ¿que pasa 28 semanas después?

Uno de nuestros directores con más potencial, el canario Juan Carlos Fresnadillo (“Intacto”), se atreve a retomar la excelente película de Danny Boyle (“Sunshine”, “Trainspotting”) y logra construir un acertadísimo guión junto con su colaborador habitual Jesus Olmo y Rowan Joffe y filma de manera impecable una película redonda que logra mantener al espectador en tensión durante todo el metraje.

Es complicado rodar una secuela sin caer en la repetición y en este caso Fresnadillo lo consigue llegando al nivel de la original si no superándolo. Con un comienzo perfecto se sitúa la acción más o menos enlazando con el final de su antecesora pero con otros personajes. Un grupo de personas se refugia en una casa intentando seguir con su vida ignorando la barbarie que hay de puertas afuera, hasta que un pequeño error acaba con sus planes provocando que la casa sea invadida por los afectados. Una decisión cobarde por parte de uno de los individuos (Robert Carlyle, “Full Monty”) será el detonante de una historia que traza un paralelismo entre el virus del argumento y los problemas familiares.

28 semanas después del inicio de la epidemia se supone que la situación está controlada. Los infectados han muerto de inanición y la ONU, con los omnipresentes usamericanos al frente, toman las riendas de la situación y se desplazan hasta la isla para intentar reconstruir y repoblar el país (¿una crítica quizás hacia las cagadas de estos soldaditos en Irak?). Poco a poco van llegando los británicos que se hallaban fuera al inicio del brote y la situación se va normalizando, pero la aparición de una persona que quizás lleve en su sangre la solución al virus desencadena de nuevo la plaga.

Prácticamente desde el primer minuto nos vemos sumergidos en persecuciones sin tregua, con una cámara al hombro que nunca deja de moverse y que provoca que nos sintamos en medio de esa carrera hacia ninguna parte, escapando de las multitudes de zombis con exceso de adrenalina y sedientos de sangre. El gore salpica la pantalla mientras los protagonistas intentan esta vez escapar no solo de los infectados por el virus, sino de los propios americanos que en situaciones descontroladas ponen en práctica lo que llevan haciendo a lo largo de la historia: cargarse todo lo que se mueve para garantizar la seguridad.

Si ya he dicho que el prólogo es perfecto, la resolución de la trama no desmerece al primero para nada, dejando al público (el que ha conseguido permanecer en la sala, pues hubo varias bajas) anonadado. Además, podemos asistir a una claustrofóbica escena rodada desde un objetivo de visión nocturna buenísima, como quizás no había visto desde el famoso final de “El silencio de los corderos”, cuando Clarice consigue hallar al fin el escondrijo de “Búfalo Bill”.

Una película no apta para cardíacos en las que es imposible no dejar las uñas clavadas en la butaca, que coloca a Juan Carlos Fresnadillo en el Olimpo de los buenos directores de suspense. A ver si lo tratamos bien y se decide a volver al hogar a insuflar de nuevos y renovados aires nuestro cine, que falta le hace.

6 thoughts on “28 SEMANAS DESPUÉS

  1. Heitor, no sé cómo lo haces pero siempre consigues que una película que, en principio, no me interesaba ver me “pique” la curiosidad por verla… Me encantó “28 días después” y pensé que esta secuela no estaría a la altura de su predecesora, pero al leer tu crítica me han entrado unas ganas tremendas de verla… ¿No te estarás llevando comisiones de las productoras para que “vendas” sus películas? (¡¡No estaría nada mal, ehh!!)…

    Lo dicho, enhorabuena por volvernos a poner “la miel en los labios”…

    Un abrazo…

  2. Pues yo he oído opiniones completamente contrarias a la tuya y ahora no se qué hacer, ¿la veo?, ¿no la veo?… De todas maneras tendría que ver la primera antes, que no sabía ni que existía.

  3. Tony: jeje, ya me gustaría a mí lllevarme comisión por poner bien las películas porque en el fondo soy fácil de contentar. Yo estoy seguro de que si te gustó la primera, esta es imposible que defraude.

    Otro de Sanci: Pues yo te diría que para sacarte de la duda sin arriesgar los 5 o 6 euros de la entrada, te vieses la primera y sólo si ésta triunfa probases con la secuela. Ya se sabe que para gustos hay colores…

    Saludos!!

  4. Tu crítica es muy efusiva lo que refleja el espíritu de este film que parece arrasar con su ritmo mejorando a su antecesor. Una buena oportunidad para disfrutar a este director español. Saludos!

  5. Una pregunta. da mucho miedo???
    Es que no vi al primera… y me lo sestoy planteando no me va mucho el lterror… asi que no se.. si es en plan.. mirad cuantas visceras soy cpaz de poner en panatalla paso.. a mi me gusta mas lo psicologico…

    Reparito 2.07

  6. Budokan: mejorando no lo se, pero igualando, seguro. A ver como va evolucionando Fresnadillo.

    Reparito: Pues miedo… yo diría que lo justo, aunque creo que no soy demasiado objetivo. Me encanta el género de terror y ya no se valorar cuales dan mucho miedo y cuales no. Está muy bien hecha, y tiene una trama muy interesante. Mucho se basa en el terror psicológico, pero no te niego que tiene algunas escenas con sangre y sadismo… no demasiadas eso sí. Yo creo que lo suyo es que consiguieras la primera y si esa te gusta, pues probases con esta.

    Saludos!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.